domingo, 24 de enero de 2010

autorrecompensarse es de listas



Antes de ayer me encontré a una compañera de curro por la calle con muchas bolsitas (blanco, bottega verde...) y, claro se me debieron de ir los ojitos, porque ella enseguida se justificó "me siento culpable, ´tia, me he gastado una pasta en cremas..."

¡¿CULPABLE?! ¿De qué? Trabaja como nadie, no gasta entre semana (porque vivimos en un pueblo tan chico que no hay donde gastar), no tiene churumbeles ni hipoteca... ¿Qué tiene de malo darse un capricho?... Y así se lo dije:

"Mira bonita, de culpable nada: yo no gasto más que el pan, pago mis deudas puntualmente - yo si estoy hipotecada-, mis descendietas comen de maravilla (y esto incluye a mi perra)y trabajo como una burra en el curro y en mi casa. Es decir, que cuando voy a la capital, cada quince días, me doy mis caprichos."

Trabajaría igual de duro si no lo hiciese, pero seguro que sería menos feliz.
No derrocho, pero tampoco racaneo.
Y me siento bien.

Hay por ahí tela de gente frustrada porque no se le reconoce su trabajo. Es duro, sí. Así es la peña. Pero no te lamentes y reconócete TÚ.

Me da alegría el "porque yo lo valgo". Así que, ya sabéis, chicas: AUTORRECOMPENSARSE ES DE LISTAS.

@gadirroja en INSTAGRAM