jueves, 25 de marzo de 2010

Hoy tocan manualidades...

...hace poco me hice un par de bandejitas muy cucas para los lápices y máscaras de pestañas. Pero como compro más... enseguida se me quedan pequeñas!!
Así que rebusca que te rebusca, encontré esta caja:


Como el acabado era satinadillo, me imaginé que con las témperas me iba a costar un poco pintarle motivos, así que me puse a rebuscar entre los cuadernos de pegatinas de mi hija y descubrí que tenía uno de brujas sin terminar. Me gustó bastante la idea de una caja para potis con motivos brujiles, ya que algo de brujillas en plan alquímico tenemos no? ;)

No sé si se aprecia en las fotos, pero la tapa tenía impresa un logo (de la marca de la caja, vete-tú-a-saber-cuala) y abajo además, una pegatina de código de barras que era imposible de quitar sin estropearla. Así que esto me terminó de decidir para el pintureo.

Pues vamos con el paso-a-paso:

1.- Decidí que iba a ser una caja brujil, quería un color brujil, pero no negro (ya tengo la de cebra). Le dí una capa de malva y antes de secarse, otra por encima de verde intenso. El resultado parece "envejecido":
 
Antes de acabar con el verde y sin barniz                                                   ...y aquí barnizada.

Finalmente, viendo que a Marina no le molan los bichos ni potingues brujiles, cogí sus pegatinas, las fui colocando y le dí otra capa de barniz a la caja para que no se le caigan ni se estropeen:


...y así quedó la cajica.

Desde luego, estoy pensando hacer organizadores con cajas de zapatos para guardar los cachivaches de mis hijas, porque quedan graciosas y se aprovechan sus pegatinas.

¡¡Besos!!

Me gusta