martes, 20 de abril de 2010

LEER...Y ESCRIBIR

¡¡Hola primores!!

Hoy a empezado en mi centro la semana del libro y ya me he pillado por lo menos 6 o 7 (perdí hasta la cuenta) que os iré comentando según vaya leyendo.
La verdad es que para lo voraz que soy y lo que me gusta, nunca había dedicado ninguna entrada a la lectura,así que qué mejor momento que ahora, a las puertas del 23?
Podría estar bien que dediquemos posts a los librillos que nos vamos leyendo porque por ejemplo, algunos de los que he visto no sé si comprarlos o no y siempre es bueno intercambiar opiniones (aparte de leer la contraportada, jajaja).

Por empezar a introducir el tema, os cuento un poco que el último libro que he leído es de Tom Sharpe. Si no os suena tal cual, pensad en Wilt (¿tampoco ;)?.
Sharpe es un autor inglés que triunfó en los 80 con este personaje (Wilt) del que si no recuerdo mal llegó a sacar una trilogía. Sus novelas destacan por su humor disparatado y ácido (of course), además de una crítica feroz hacia la clase acomodada inglesa y sus absurdos prejuicios y formas de vida.
Además de como retrata este último punto, si por algo me gusta este autor es por que ¡¡me hace llorar de risa!! Las situaciones son tan disparatadas pero creíbles al mismo tiempo que provocan en mí unas carcajadas como para estar a punto de despertar a mis hijas (sufro a la vez que me río, por tanto, jajaja).
Como os decía, el último que leí, fue "Lo peor de cada casa", que se ve que se me escapó en su momento porque lo pillé hace poco de bolsillo en una libreria. Desternillante y genial, como siempre.

¿Y vosotras qué leéis? ¿Cuál es el último libro que os ha encantado?

...Aparte de esto, titulaba el post "...Y escribir", porque leía el otro día acerca de los beneficios terapéuticos de la escritura en personas con problemas vitales. Ya sabéis que los pesaos de los psicólogos son muy amigos de mandar a la gente que escriba listitas y esas cosas. jajaja.
Y os puede parecer una tontería, pero no lo es. Cuando escribimos, transformamos nuestro pensamiento en un mensaje "para otro" (aunque no vaya a leerlo ni el Tato), y por tanto ponemos nombre a sentimientos, identificamos ideas o deseos subconscientes, tomamos decisiones respecto a valores y preferencias... nos posicionamos.

Por eso escribir es también terapéutico. Y por eso, queridas bloggeras, estamos todas tan estupendas...
... porque el blog es para nosotras (mucho más, pero también), algo que nos ayuda, ilusiona, motiva...
¡¡viva la terapial bloguil, jajaja!! (Obviamente, enormemente más divertida que el psicoanálisis).

¡¡Besos!!

@gadirroja en INSTAGRAM