martes, 27 de abril de 2010

¿Porqué es tan difícil decir NO?

...las que me conozcáis mejor os oleréis ya de qué va el psico-post de hoy, jajaja. La palabreja en cuestión está más vista que el color topo (mira tú por donde), pero a pesar de que han publicado chorros y chorros de artículos, manuales y libros de autoayuda sobre esto, me da a mí que nos queda muuucho por poner en práctica.

Hablo de la señorita ASERTIVIDAD, una chica bastante difícil de llevar. Jajaja.
Bueno, por si alguien no la conoce, asertividad es la habilidad que me permite decir NO cuando tengo que hacerlo (lo considero justo, lo necesito, me apetece, en resumen) o simplemente, me ayuda a emitir un comentario o jucio un pelín delicado sin "levantar ampollas", pero diciendo justo lo que quiero decir.

Así explicado parece fácil, ¿no?... pero cuántas veces...

- No has sido capaz de negarte a una petición que te parecía injusta o no te apetecía?
- Querías sacar un tema delicado y tras calentarte mucho los cascos sobre como hacerlo no fuiste capaz de dar con el momento?
- Te quedaste ojiplática y muda ante un comentario y después acordándote, te decías a tí misma "debí haber dicho esto", "debí haber contestado aquéllo"?

...No sé vosotras, pero yo muchas. Aunque cada vez menos, la verdad. Desde que conozco a Aser (vamos a ser cariñosas con la muchacha, que nos puede echar un cable), me callo menos, digo las cosas mejor y me frustro cero.

Aparte, me da a mi que como a las mujeres se nos enseña explícita e implícitamente a ser más sumisas (sí, aún se nos enseña: en la tele, la religión, la escuela...) pues tenemos más problemas para decir lo que pensamos y al final acabamos un poco jorobadillas.

Lo contrario de algo asertivo puede ser algo pasivo (me callo, digo sí cuando es no, y me jorobo) o algo agresivo (monto el pollo o suelto una fresca y después me arrepiento de las consecuencias). No convienen mucho, la verdad.

Además la señorita Aser es bastante íntima de su vecina Autoestima: la gente con poca autoestima "traga" más, eso está claro. Lo cual les hace tener peor autoestima cada vez por esas experiencias. Amos, la pescadilla que se muerde la cola.

Leer sobre Aser y reflexionar sobre momentos de mi vida diaria en que ponerla en práctica (y juzgar después resultados y a myself, por supuesto), a mi me ha sido útil para ir aprendiendo, por eso comentaba que cada vez me callo menos lo que no me apetece callar. Es como una especie de maduración personal que te ayuda mejor a desenvolverte con los demás y a estar contigo misma.

Así que, si os interesa, como ya os la he presentado, en otro post hago una quedada con ella y seguimos hablando del tema ;)

¿Qué os parece?
¡¡Un beso!!

@gadirroja en INSTAGRAM