lunes, 31 de mayo de 2010

Ives Rocher y los punticos de los coj*****

Perdón por el título borde, pero este post así lo requiere. Aunque, para ser justas, no es la marca en sí la soba-ovarys, sino el infantilismo de la peña. Os cuento.

El viernes tarde estuve de compras (a ver si subo el jaul mañana) y, como os decía en el video de los cuidados pinreliles, quería renovar mis cremitas de IR. Cuál es mi sorpresa cuando al pasar por delante veo el cartelito de todo al 50%.
La verdad es que había pensado aplazar la compra, porque estaba ya avanzada la tarde, las niñas patosillas y mis pies y estómago con ganas de terracita y tapa. Pero no iba a dejar pasar la oportunidad cuando además sabía lo que quería.

Situación: tienda semivacía. Una señora en el mostrador para ir a pagar, la menda con Marina (a Irene se la llevó su papa, aquí hacemos repartos de bienes para poder comprar) y una chica que entró detrás mía. Mientras cogía las cremas cerraron la tienda.

Señora-de-delante: Me he dejado la tarjeta en casa, ahora como me ponéis los puntos? (llevaba 8 € de compra, osssea, imaginaos la cantidad ridícula de puntos).
Dependienta: Pues no podemos.
Señora-de-delante: Pues me haces un ticket y otro día me metes los puntos.
Dependienta: no, es que no funciona así. Hay que hacerlo en el momento de la compra, sino no se puede.
Señora-de-delante: Es que me la he dejado en la mesa (tras buscar un rato infructuosamente).
Dependienta: qué lástima.

... mientras tanto, Marina se aburría y empezaba a mostrar un peligroso interés por los tarritos de alrededor, y la chica que iba detrás de mí cruzaba miradas aviesas conmigo y las dos hacia la señora.

Señora-de-delante: Es que os llevo comprando desde el pleistoceno, y mira que no ponerme los puntos....
Dependienta: Podemos hacerle una tarjeta nueva.
Señora-de-delante: Pero entonces ¿podré juntar esos puntos con los de la vieja?
Dependienta: ¡Ah, no, claro!! (a favor de la dependienta hay que decir que ya estaría espesa a esas horas de la tarde de lidiar con gilipollas señoras insistentes).
Señora-de-delante: ¿Pero no me vais a dar un regalito?
Dependienta: Si, ya le he puesto una muestra de mascarilla.
Señora-de-delante: ¿Y lo de las bolsas de tela?

... bueno, en este punto, les pido que me abran la tienda. "¿Pero tú qué quieres?" Me dice la dependienta. "¡¡PAGAR!!", se me escapa un poco alto de tono. "Ah, sí, claro... un momento..."

A lo que voy...
- ¿Cómo puede haber gente tan mísera que haga a las dependientas, a tienda cerrada, dar explicaciones durante 20 minutos para un regalito de mierda pequeñito?
-¿Qué clase de antidepresivo toman las dependientas del Ives Rocher para aguantar esto a diario?

Lo mejor: Cuando pago, me pide la tarjeta. "Me la he dejado en mi casa, yo también. Pero tranquila, paso de regalitos!"

Jajajaja (ahora me río, pero qué cabreo tenía!!).

24 comentarios:

Samantha dijo...

Qué fuerte es la gente. Me ha pasado cosas parecidas estando en la cola, todo lo que pasa cuando estas en la cola. Y con mi cara lo digo todo, se me pone una cara de mala ostia jajaja.

Paula Sánchez. dijo...

jajajajaja ai gente para todo!!!
al final te compraste las cremitas noo??
un besazoo

Marina Lara dijo...

Desde luego que vaya vergüenza de mujer... Yo veo eso casi a diario donde trabajo. Hay gente que le importa un rábano que lleven mas de 6 horas detrás de una barra intentando sonreir a todo el mundo y aguantandole a más de un@ sus tonterías.

Rubinha dijo...

la gente tiene una jeta flipante! xD

Make up Nyna dijo...

Vaya situación, lo curioso es que a mí me pasó algo parecido la penúltima vez que estuve en Yves Rocher: a la mujer de delante se le había olvidado la tarjeta y le cargaron igualmente los puntos, perdón, los pétalos, con decir su nombre y apellidos.
Y sí, debe ser muy duro cuando te toque un cliente así, pero también a veces te encuantras con la típica dependienta borde que hasta hay que darle las gracias por cobrarte.
En fin, hay de todo.
Un beso, guapa.

Tessa dijo...

Pobre dependienta y como la entiendojaja

yo he trabajado en tiendas y bueno en una en concreto de bisuteria me paso un caso......en pleno julio a las 2 de la tarde ya cerrando estaba y bueno me dice que solo va a coger unos pendientes,digo venga va pasa!!! ( tonta de mi) yo con las luces apagadas ,la musica apagada,persinas bajadas ,la caja cerrada,yo ya con el bolso colgao jaja y me viene la mujercica, despues de tener que esperarme,con con unos pendientes de 1,95 y un billete de 50 napos!!!!!!!!! y claro no tenia pa cambiarle jajaja y me tuve que esperar que la santa señora fuera a al tienda de al lado a cambiar.
pero eso no queda ahi,el lunes siguiente vino a cambiarlos!!!!!!!!! jajajaja y como esta tengo mil historias jaja

Pues no hay que tener santa paciencia pa estar de cara al publico.Aunque por fuera estes sonriendo y por dentro cagandote en algo feo jaja

Danui dijo...

Si es hay cada tiparraca por ahí...

RuBi dijo...

UFFF es que las dependientas estamos hechas de otra pasta tomas un anti.insultos combinado con un dios dame paciencia y a trabajr ahh y no te olvides un clientes pesados ajjja mi madre son lo peor ademas da igual q se lo expliques vente veces,me pasaba a mi en el Carrefour con la tarjeta club,un desastre ajjja
besitos guapaa!!!
;D

Branca de Neve dijo...

La verdad es que hay gente muy pesada...y siempre nos tocan delante!
Es como cuando ves un montón de colas en el super y siempre me termino poniendo en la más lenta o en la que pasa aldgo, no falla!

Sweet_ApplePie dijo...

madre mía, hay gente que se aburre en su casa y se va a discutir con los dependientes xD

Miss Potingues dijo...

Cuando trabajas cara al público, está claro que tienes que tener más paciencia de la que crees tener (me apuesto lo que quieras a que tú también la tienes y ni te das cuenta)

Con respecto a la señora tocabrevas, hay tantas así que lo único que me preocupa es quitármelas de encima lo antes posible.

Para mí que, más que por el regalo, era por ver si podía salirse con la suya y uego contarlo como la aventura de la semana con las amigas.

Besos, guapa!

KeShA dijo...

La verdad es que hay gente para todo, trabajando cara al publico hay que tener mucha paciencia, yo siempre he trabajado cara al publico y hay cada una que .... dios en ese momento la matabas jejeje.

Hasta hace poco yo trabajaba en una tienda de productos de peluqueria y estetica, pues un dia a la 13:26 minutos exactamente ( cerrabamos a la 13:30 viene una señora y me dice que venia a mirar planchas, que se le habia estropeado la suya que por favor venia desde no se donde andando que le dejara pasar bla bla bla .... total que le dejo pasar, " pobre señora" pense, que ingenua jeje.

El caso es que pasa, le empiezo a enseñar toda y a explicarle: esa coje tanto de temperatura, tiene placas de titaneo, estas de ceramica, esta es mejor esta algo peor bla bla bla, todo el rollo vaya y yo veia que la señora ponia cara rara, me iva diciendo, si que han cambiado las planchas etc etc ... el caso es que me dice: la podemos probar? ya eran las 2 menos cuarto :S, y le digo, venga vale ...

pues no coje la señora y se coje la camiseta que lleva y se pone a "plancharla" imaginaros mi cara :o y le digo: señora pero usted que busca exactamente? y me dice pues una plancha para planchar la ropa y yo: que???????????????????????? jajajaaj casi me da algo, total que le digo, xo aki solo se venden productos de peluqueria y estetica y me dice: aa es que pense que vendiais de todo un poco, jajajajaja.

Os juro que casi me da algo y hay comprendi la paciencia que se tiene jeje.

Ladamadelcuore (Lidia) dijo...

Muy buena entrada. Ja, vaya situación. Es de esas en las que estás a punto de decirle algo sin más a la señora - de - delante! Yo no podría, me hubiera ido. Paso de señoras pesadicas. Y deberíamos reconocer la paciencia de las dependientas!
Saludos ;)

Kyllie dijo...

Madre mía, no me extraña que salieras cabreadísima. Es que hay gente que no sabe en que momento tiene que dejar de molestar y aguantarse con lo que le digan.
Por cierto ¿qué te compraste? :D

Bettie dijo...

Pues sí, vaya tela marinera.... Decimos de las dependientas a veces, pero es que las pobres ......

un beso!

Anónimo dijo...

Haul con j..

cagate

Gadirroja dijo...

Anónimo: si me leyeras más y tuvieras un mínimo de sentido del humor, verías que lo hago de coña, cariñín.

Gadirroja dijo...

...y por cierto, ya que nos ponemos doctos, "cágate" lleva tilde en la A.

Heaven* dijo...

Madremia, pero que rídicula llega a ser la gente!
Mira, yo también he trabajado de cara al publico y durante bastante tiempo además, y aun nose como pude resistir sin coger del cuello a ciertos personajes que venian a la hora de cerrar a tocarnos "los winflis". Es para dar de comer aparte...

Un beso!

Eurídice dijo...

Jajajaja te cuento anécdotas???

Dioss, un día actualizo con alguna de esas, pero son reales y las hay muchas y variadas.

Te cuento una de las más recientes, del viernes.

Hubo una señora que andaba viniendo toooooda la semana preguntando por precios. Decía que ella era comerciante en Murcia y que se quería llevar algo para su nieta. Le gustó una pulsera de 90 euros. Se empeñó en que se la tenía que dejar en 80€ (sisisi, la peña le echa morro) a lo que yo le decía que no. Llamé a mi compi y le medio dije que si se podía quedar en algo menos (ufffffff) y ella me dijo que en 88€ (normal, es que la cosa no está para regalar). Yo le decía que habían otras de 80 y ella quería eso por el otro precio. Total, que el viernes por la tarde me dice que se la lleva pro 80 o nada. Le dije que nada. Me dijo que vale, 88, pero que se lo tenía que poner precioso: le pongo una caja preciosa de terciopelo azul y me dice que es cutre. A todo esto la tienda petaiiiiiiiiiiiita de gente. Mujer-clienta-tapón. Diciéndome en tono alto alto que yo era muy agradable pero que la dueña era una agarrada y que eso no le gustaba, que ella es comerciante.

Todo esto, y no exagero, en tres cuartos de hora. Yo me quería morir.

Detesto a la gente que me pide y regatea y que cuando le digo ¡que yo no soy la dueña! ( es que yo llevo la tienda sola) me dicen¿ah, no?? es pa' cagarse en la madre que las parió. Encima las que más tienen son las más miserias, y las que no tienen mucho no te piden que te quiten nada ni que un regalo de 10 euros parezca que cueste 100.

En fin, un día pondré algo que me pase que merezca la pena jajajaja

Lorenina dijo...

Si es que trabajar de cara al público es muy malo para la salud

Ángeles Make Up dijo...

Trabajar en atención al público es difícil, siempre viene alguien molesto...tengo unas cuantas historias de pedidos de rebajas (pero por centavos..) y hasta amenazas de despidos por no cumplirles los caprichos (como si fueramos las dueñas de la tienda!), y cuando estás de clienta también es malo, porque después de una de esas pesadas, la empleada te atiende mal porque queda "cargada" con las malas ondas de la clienta anterior, eso me pasó hace poco..en fin..
Creo que es gente que no tiene mucho que hacer.
Besos!

Sílvia dijo...

Si es que hay gente para todo... Y en cualquier parte, te lo dice una que trabaja de camarera y me han llegado a preguntar cosas tan absurdas como: ¿esta cerrado? Cuando tengo la persiana autimática bajada casi hasta abajo que tienes q hacer contorsionismo para entrar y las luces bajas... jaja.

Besos.

Gata dijo...

Ves? yo por esas cosas no puedo ser dependienta, xD Me pasa eso a mi y echo educadamente a la señora. xD

Está claro que tener que llevar fisicamente la tarjeta no es de los mejores sistemas (Estaría muy bien que tuvieran tus datos y vía), pero es una cosa que ya sabes que tienes que hacer :P

Me gusta