jueves, 13 de mayo de 2010

Lo que sabe la gente feliz

...es un libro co-escrito por dos autores americanos, Dan Baker y Cameron Stauth. Es un libro MUY americano.

¿Porqué incido en esto? Porque normalmente este dato hace referencia a un estilo dentro de los libros de psicología o autoayuda: son libros que pretenden llegar a una masa, pero lo que usan un lenguaje sencillo, efecticista y bastante comercial. Normalmente los desprecio porque me cabrea bastante, ya que dan una idea falsa de la psicología. La que algunas personas llaman “psicología barata”, que hace referencia a principios simplistas, homogeneizantes (todos somos iguales y encasillables para un psicólogo, es cuestión de hacer 3 tests y ya nos ponen la etiqueta como a un body milk del Mercadona, jajaja).

Nada más lejos de la realidad (salvo en algunos casos, claro). Normalmente, un psicólogo parte de la individualidad de la persona y debe saber que la herramienta más fiable para conocerle y ayudarle es la propia relación que establece con esta persona y la comunicación entre ambos.

Bueno, a lo que iba, que me enciendo cuando en una librería voy a la sección de psicología y veo cosas como “Los hombres son de Marte…” (americano también y de un sexismo que para mí roza la inconstitucionalidad y el fascismo).

Sin embargo, como cuando algo llega a  mis manos no soy capaz de no leerlo (ajajaja), descubrí que este libro, a través de varias historias de maduración y reflexión personal, reflexiona y da claves sobre cómo “encontrar la felicidad”.

Bueno, aquí está ya la falacia nº 1, la felicidad… ¿realmente podemos encontrarla? Hombre, así con mayúsculas ya he dicho alguna vez que lo dudo. Pero lo que sí es cierto es que las personas tendemos a buscarla, o al menos, yo lo que llamaría BIENESTAR.

BIENESTAR como situación de vida en que estoy contenta y satisfecha conmigo y mis circunstancias. ¿Quién rechaza sentir esto?

Por eso me parece interesante contaos algunos puntos que señalan estos autores en el libro, que sí me han hecho reflexionar. Y por tanto, me parece que merecen un post. Como siempre, la negrita es de autor y lo demás, de la menda ;)

LAS DOCE CUALIDADES DE LA FELICIDAD (yo lo llamaría como ya he dicho “bienestar”, sobre todo por lo manido que está esto de la felicidad).

  1. 1.       AMOR. Me parece muy significativo haberlo situado el primero. De cajón es que para crecer en bienestar los niños, los animales y hasta las planticas necesitan amor. No creo que haya que añadir más aunque me da por pensar que a menudo, el polo opuesto (desamor) es causante directo de todo lo contrario (infelicidad) y esto lo sabemos bien, ¿verdad?
  2. 2.       OPTIMISMO. ¡¡Si ya os lo decía yo!! (perdón, que me ha salido la vena maternal-de-echar-cosas-en-cara, jajaja). Me ha recordado esto mucho a lo de “interpretar la realidad con ánimo de buen rollo” (futura o pasada) que tantas veces comento.
  3. 3.       VALOR. Entendido como capacidad de enfrentarnos a los miedos. Eso de …a los problemas es mejor hacerles frente que ignorarlos, porque siguen ahí, pegaditos a ti como una sombra. A veces se esconden y parece que se han ido, pero asoman, los capullos, en el momento menos pensado. ¿A que sí?
  4. 4.       LIBERTAD. Obviamente. Una parcela de libertad es necesaria para todos. Ya lo hemos hablado acerca de las relaciones (sin libertad, la persona que eres se asfixia, ¿dónde queda tu “yo”?). Hasta los niños, para no convertirse en adultos inseguros y dependientes, necesitan libertad. Yo  misma: currita, madre, ama de casa y pareja. ¿A que no adivináis dónde me “libero” ;)?
  5. 5.       PROACTIVIDAD. Aquí voy a suscribir las palabras del autor porque creo que no hay mejor explicación: “…las personas felices participan en su destino…no esperan a que acontecimientos  u otras personas las hagan felices. No son víctimas pasivas.”
  6. 6.       SEGURIDAD.  En nosotras mismas. ¡Ojo! Esto hay que currárselo, no se nace con ello. Es verdad que distintas personas han tenido diferentes experiencias de vida que las han hecho mas/menos seguras de sí mismas, pero también es verdad que el propio trabajo con nuestro “interior” la favorece. ¿A que algunas lo habéis comprobado en directo?
  7. 7.       SALUD.  Condición indispensable en la que también podemos participar activamente. Ya sabéis que siempre digo que cuidarse e interesarse por el propio cuerpo es una señal de “salud mental”. Pues lo mismo.
  8. 8.       ESPIRITUALIDAD. Lo cual no implica religión, pero sí “vida interior”.
  9. 9.       ALTRUÍSMO. Otra vez me han encantado como lo dicen los autores (si es que no se pueden tener prejuicios… nos sorprenden cuando nos esforzamos en dar oportunidades!)… “el altruismo nos conecta con los demás, nos da una finalidad, nos hace salir de nosotros mismos”. Muchas de vosotras participáis de programas de voluntariado, otras sois profesionales “humanas” (de la salud, enseñanza, de lo social…)… ¿cómo nos sentimos cuando damos y vemos los efectos? ¡¡Yo me hincho como un globo y me cargo de energía cuando un alumno mejora gracias a algo que hice!!
  10. 10.   PERSPECTIVA. Para no ver las cosas en términos de “todo o nada”. La vida es de color y todo se arregla según lo enfoquemos. Los momentos malos también nos enseñan… en fin, este tipo de cosas que también todas hemos comprobado en nuestras can-nes.
  11. 11.   HUMOR. ¡¡Este me encantó!! Ya os habréis dado cuenta que soy un poquito cachonda mental y me encanta reírme de mí misma y de todo un poco!!. Esto no implica que yo sea el alma de la fiesta y tenga siempre ganas de coña, pero relativizar las cosas con el sentido del humor ayuda a “tirar de la vida”. Mucho.
  12. 12.   FINALIDAD. Tan simple y complicado como tener un “para qué”. Y aquí el autor propone una pregunta que me deja las carnes abiertas… “Si murieras hoy mismo, ¿estarías satisfecha con tu vida? (Tela, ein?)


Bueno, entre la introducción mía  y los punticos de libro el post se habrá hecho interminable. Espero que al menos sea también provechoso mara “remover cosas en los cajones de nuestra cabeza” (en la mía al menos lo fue).
Ya me contáis.

@gadirroja en INSTAGRAM