viernes, 4 de junio de 2010

CAMBIANDO EL CHIP

...Hoy toca psicopost. Cuando me apetece uno, voy viendo de todo lo que hemos hablado y por dónde lo hemos dejado, para ir ampliando.

¿Qué os parece, ahora que andáis muchas en época de exámenes, hablar de la ansiedad?

Ante todo, aclarar en principio, que hablaremos de la ansiedad "común", es decir, de esos pequeños momentos de tensión, nervios y mal-rollito-en-general por los que todas pasamos, o hemos pasado (entrevista de trabajo, presentación ante colegas...) y que nos pueden jugar una mala pasada en nuestra "ejecución" del asunto.
La otra ansiedad, la que va con mayúsculas, la dejamos para mis colegas los clínicos!

Vamos al lío.
La ansiedad se produce a menudo por una percepción de miedo ante ciertas situaciones (examen de conducir, exposición del doctorado, ponencia ante otras personas...). Ese miedo despierta en nosotros una activación física (sudor, temblores, boca seca...) y psicológica. La psicológica suele tener mucho que ver con los pu**teros pensamientos negativos automáticos de los que ya hemos hablado en alguna ocasión.

Y como son pensamientos, se combaten con pensamientos (Ojalá tuviéramos una espada de Darth Vader para ellos!). Vamos al CAMBIO DE CHIP.
Es un proceso que hago voluntaria y conscientemente para combatir esas ideas que solo me aportan cosicas chungas, y sustituirlas por otras que, sin ser ilusamente positivísimas, al menos son más neutras y me convienen más.
En un dibujillo, el cambio de chip sería tal que así:


Obviamente no es fácil. No tengo a nadie por tan sencillo en su ser, como que para leyendo este post supere sus mieditos, jajaja (ojalá, por otra parte). Pero lo que si puedo garantizar (en mis can-nes) es que, trabajado en serio y con una misma funciona. Otro día os contaré mi paso de tímida a casi-sin-vergüenza.

¿Me veis tímida? ¿Noooo? Pues os juro que lo era!!

¿Y vosotras, pasáis ansiedad? ¿Ante qué? ¿Tenéis truquillos? ¿Os vino bien este?
¡¡Besos!!

Por cierto, podéis ampliar este tema de forma amena en "Vivir sin ansiedad", de Helgoe, Wilhelm y Kommor.

Me gusta