martes, 8 de junio de 2010

Hoy hace cuatro años...

...que fui mamá por primera vez.

Gorda, gordísima, reventando por la caló granaína y con más miedo que vergüenza (no soy miedosa, pero estas cosas imponen, sobre todo por la bebé), estaba, a esta hora, rodeada de correas y esperando la llegada de Marina.

La espera (13 horas!) se hizo corta gracias a mi hermana y mi madre, que se dedicaron a hacer chistes y recordar todas mis tonterías para sacar sonrisas hasta a la matrona. Pasadas las diez de la noche me intervinieron, porque Marina no tenía prisa por conocernos...¡¡estaba dormida cuando la sacaron!!

Y solo pude apenas ver que era una bebé sana y gordilla, mientras confusa, escuchaba a mi madre gritar lo guapa que era.
¿Pasión de abuela? A mi me pareció y me sigue pareciendo la más bonita del mundo (ahora comparte podio con su hermana, claro). 

  • Llenando mis días... y a veces, a mi pesar, mis noches con su cariño y sus necesidades, con su amor y sus miedos.
  • Abriendo mi mente, desde sus cuatro años, con sus curiosas preguntas y reflexiones.
  • Enseñándome la pureza humana de los niños, con su nobleza y su originalidad, fuera de convencionalismos por poco tiempo.
  • Y haciéndome sentir, sobre todo, que aunque tenga a mi alrededor tantas cosas por las que ilusionarme todos y cada uno de mis días, la vida merece la pena vivirla (y sufrirla, cuando tercia), por ella y por su hermana.


Felicidades, pero sobre todo, gracias mi niña.

@gadirroja en INSTAGRAM