jueves, 3 de junio de 2010

Lecturillas IV: Invisible

... de Paul Auster.

Tengo que decir que solo estoy descubriendo a Auster. Leí "Broklyn Follies" y me impactó al humanidad con que está escrito. Su argumento, aunque no es el objeto del post, es en cuatro palabras, la historia de un jubilado que tras superar un cáncer se marcha a Brooklyn pensando que va a terminar allí sus días de una manera triste. Sin embargo, las tan diferentes personas a las que conoce le alegran la vida y cambian su existencia.

Disfrutar de esta historia me animó a hacerme con otras obras del autor, y tras "La elegancia del erizo", empecé "Invisible".
Lo primero que tengo que decir de esta novela es que me ha pasmado la ejecución técnica de la narración: la historia que nos presenta está dividida en 3 partes, a las que llama Primavera, Verano y Otoño, pero aunque están protagonizadas por el mismo personaje, están contadas en 1º, 2º y 3º personas respectivamente. A pesar de este original planteamiento, la trama se lleva perfectamente hasta el final.

A nivel de personajes, comentar que esta es una historia oscura, con unos personajes atormentados. Esto me costó un poco teniendo en cuenta lo emotivo y tierno de mi lectura anterior... ¿no os pasa que cuando os encanta un libro, al siguiente tardáis en cogerle el puntillo aunque se bueno?

Y respecto a la trama, decir que es toda una reflexión sobre una manera de vivir la vida (o varias), sobre las psicologías de sus personajes ... y con un sorprendente chimpún final que nos deja un sabor agridulce, como es toda la obra en sí.

Como véis, no os cuento nada de la trama para no destrozarla, pero por animaros a saber de qué va incluyo un extractillo de la contraportada...

 "Adam Walker es un poeta ávido de vida y literatura, con mucho más futuro que pasado (...), en una fiesta de estudiantes conoce a una pareja de franceses muy sofisticados, muy seductores (...) y tras varios días de ambigua seducción en los que la pareja va tejiendo su invisible tela de araña en torno al hermoso e inocente americano (...). Adam ya a empezado a sospechar que el profesor francés es un hombre de muchas caras (...) pero en estos juegos peligrosos, ¿quién es la presa y quién es el cazador?"

¿No es tentadora? ¡¡Contadme qué os pareció, qué leéis ahora...

Un beso!!

Me gusta