martes, 3 de agosto de 2010

El actor espectador

En esta ocasión los planteamientos son acerca de los roles que tenemos en nuestra vida. ¿Son más activos o pasivos? ¿Somos más de acción o de contemplación? Obviamente, dependerá de la circunstancia y del momento de nuestra vida. Nadie es totalmente pasivo ni totalmente activo. Y en la vida tiene que haber de todo.

Por tanto, podríamos hablar de un “espectro” en el cual tendemos a ser más participantes, creadores, dinámicos hasta llegar al punto contrario, en el que se es más reflexivo, contemplativos, serenos. Que ojo!, también es una manera de participar en el mundo desde un plano intelectual. Si el mundo estuviese lleno de gente activa en todos los ámbitos y aspectos de su vida sería una locura jajaja

Lo importante, llegado el caso, es que necesitamos de ambos roles en diversas situaciones de nuestra vida y de nuestro propio yo. Pensemos por ejemplo (como siempre, pero creo que es útil) en los roles que se establecen en una pareja. Aunque seamos muy activas, seguro que hay aspectos del compartir que supone el trabajar por una relación en que preferimos adoptar un rol más estático. A mí me pasa, por ejemplo, en los aspectos referidos a la planificación de un viaje (no me preguntéis porque, que no tengo  ni idea, pero siempre es así y me ha pasado también en otras relaciones) aunque en general soy muy sociable, no tengo problemas para moverme, preguntar, insistir...y regatear si hace falta, a la hora de planificar un viaje (alojamiento, trayecto y rutas…) me vuelvo una ameba y lo dejo todo en manos de mi-manolo, que además disfruta como un bebé.

Es un aspecto con una trascendencia nula, pero así a caso rápido es cierto que me pasa. ¿Supone un problema para mí o para mi pareja, o por ende, para la relación? No. Pues así seguirá siendo.

Imaginemos, por otro lado, que siempre tuviese que ser yo la que “tira de” mi pareja para quedar con amigos, salir, conversar con gente...probablemente terminas cansándome es pasividad, y eso sería algo para arreglar entre nosotros.

Realmente, el hecho de que en general yo sea más activa (necesito siempre estar haciendo algo, no puedo ver la tele por ejemplo, y no hacer otra cosa a la vez, necesito “crear”, a lo largo de mi vida me ha gustado dibujar, escribir, maquillarme, modelar arcilla, coser…- lo cual no quiere decir que sea buena en todo esto! Jajaja) y él más contemplativo (le gusta leer, ver pelis, tumbarse…) nos viene genial. Si en algún momento y aspecto, dejase de serlo, habría que trabajar para “arreglar” este reparto de roles. De eso trata este post.

¡¡Besos equilibrados!!

@gadirroja en INSTAGRAM