jueves, 1 de julio de 2010

Hay cosas que vienen como agüita de Mayo (autoaceptación)

...El palabro entre paréntesis era el título inicial del psicopost de hoy. Por un motivo simple y llano: es el siguiente del capítulo de la obra sobre autoestima que está guiando los últimos psicopost.
Y resulta que amanece, hago mi recorrido blogueril con café y tostá en la mano, y me encuentro con un fantástico ejemplo práctico sobre lo que vamos a hablo hoy.
Así que vamos al lío, y al final os dejo el link (tú ya sabes quién eres, reina mora mía!)

Hemos hablado (hace siglos, parece!) de vivir conscientemente en el sentido de captar el sentido y las implicaciones de lo que hay en mí, de mi conducta (con sus motivaciones traseras, of course) y de la de los demás.
Una vez que soy consciente de estos aspectos, el siguiente paso, el que nos ocupa, es de perogrullo: aceptarlo y vivir con. Pero esto tiene telita-tela.
...Ser consciente de que no voy a la playa por mis complejos
...ser consciente de que no me comprometo por miedo al fracaso o a "desnudar mi alma" y sentirme abandonada
...ser consciente de que no quiero tener hijos porque no me siento preparada
...ser consciente de que me caso por convencionalismos y no sé si lo quiero de verdad

...ejemplos cotidianos que ya suponen un gran paso, pero ahora viene el salto: no solo "saberlo", sino "vivir con" o, yendo más allá, "vivir feliz con" esa condición. Eso es la autoaceptación.

¿Y que nos cuentan sobre esto? Vamos a destacar y comentar, si os parece, las frases que más me han gustado de este capítulo:


  • "Cuando se aprende a aceptar el miedo, se deja de considerarlo como una catástrofe.  Y entonces deja de ser nuestro amo" Aparte de temer a las alturas, los bichos que reptan y las pelis de niños-fantasma...a qué miedos se referirá este hombre? ;)


Algunas recomendaciones prácticas para esta práctica (típicas de peli americana, advierto...cuánto mal nos ha hecho la popularización de la psicología).

  • - Completar frases ("Una de mis emociones que me cuesta aceptar es...", "Una parte de mi cuerpo que me cuesta aceptar es...) y también en positivo ("Me gusto cuando...", "De mi personalidad me encanta...")
  • - Verbalizar emociones. Sí, hablar en voz alta, sí. Mejor cuando estéis sola que en el metro jajaja pero es increíble como decir en voz alta las cosas nos dá otra percepción sobre ellas. Quizá tenga algo que vez con lo pre-programados que estamos para "depdender de" el otro ser social que nos hace persona (madre, amigo, pareja...mil a lo largo de la vida).
  • - Fantasear. Sobre situaciones en las que me comportaría como habitualmente NO ME permito comportarme (a mí este me funciona mucho: me da ideas, opciones, me quita la ira...)


Cuando empiece a trabajar este paso, me encontraré además otro descubrimiento importante: no solo me conozco y me acepto, sino que ahora estoy dispuesta a trabajar por aquéllo que acepto pero quiero y me es posible cambiar. "No nos sentimos inclinados a cambiar aquello cuya realidad negamos". Mi autoestima no depende de mi atractivo físico ni de mi cociente intelectual, pero mi voluntad/falta de voluntad para verme y aceptarme sí que tiene consecuencias en mi autoestima.

Termino con una frase que me ha encantado "La autoaceptación es un verdadero acto heróico"...y, a continuación, os dejo con mi heroína de hoy... (leed también los comentarios de otras heroínas ;)

¡¡Besos!!

Me gusta