martes, 13 de julio de 2010

La liberación de la culpa.

¡¡Suena como fortísimo este título, no? Muy psico-psico, desde luego. Pertenece alque sería el 5º capítulo de la obra de Nathaniel Branden que vengo psicoposteando. Como buen psicoanalista, el autor dedica bastante extensión y densidad al artículo. Vamos a intentar sacar lo más importante de una forma no muy aburrida (espero!).

Pero antes de entrar en chicha, una reflexión personal al tema: Pensad en gente que conozcáis que alguna vez os haya confesado sentir culpa por. ¿Son hombres o mujeres? Yo conozco a muchas MADRES. Y me da que pensar que no creo yo que nazcamos con un gen de la "maternidad culpable", sino que más bien la sobrecarga de funciones que supone (aún) la maternidad para una mujer (educar, alimentar, cuidar, curar, dormir, consolar..) con respecto a los hijos es toda una lacra. ¿Cómo lo veis?

Ahora vamos al lío, que se va el tío. Lo voy a hacer en formas de preguntas y respuestas para que sea más ameno.

¿Qué tienen que ver culpa y autoestima? Para mantener un autoconcepto positivo tenermos que saber ir más allá de la aprobación o desaprobación de otra persona (el autor empieza así porque más adelante justifica el hecho de que muchas culpas son "heredadas" en el sentido en que no derivan de un juicio nuestro, personal, sino de alguien que nos importa. Por lo tanto, antes de fustigarnos jajaja, este hombre propone que aislemos a la Sra. Culpa contra la pared y le chillemos a la cara algo así como:
- ¿Según los parámetros de quién me estoy juzgando?
- ¿los míos o los de otro?
- ¿Qué es lo que YO creo en realidad sobre esto?

¿Qué pasa cuando la culpa tiene que ver con la desaprobación ajena? Normalmente suele estar relacionada con que nos sentimos mal porque nuestra conducta sería afeada por gente a la que apreciamos (madre, padre, amigos, parejas...). Lo primero en estos casos es ser honestas con nosotras mismas, y admitir que ese sentimiento negativo está causado por creencias, valores...una moralidad, que no es la mía. Este es un paso para decir adiós a la culpa, pero también para ganar autonomía.
Ejemplo: Imaginemos que me educan en la religión whatever. En mi casa siempre se ha practicado con fervor,pero al cumplir años voy perdiendo mi fe. Sin embargo, me siento culpable por no participar de las celebraciones y preceptos de esa religión. Esa culpa no es mía. Yo no elegí esa religión, fui educada en ella cuando aún no tenía formado un juicio personal. Necesito revisar hasta qué punto quiero o no, adoptarla como una fe propia, y a partir de ahí juzgaré.

¿Y qué sucede cuando la culpa tiene que ver con mi propio y único juicio? ¡¡Ya la hemos liao (jajaja), ahora no puedo echar la culpa "a la sociedad" (jejeje).
Coñas marineras aparte, también hay ocasiones en que nos sentimos culpables acerca de una conducta propia, que no consideramos en absoluto "influida por las circunstancias". En este sentido, lo primero es reconocer la honestidad que hemos tenido con nosotras mismas al no darle la vuelta a la tortilla y admititr qe ha sido un error propio. Pero Branden va más allá y nos da una serie de pautas para afrontar esos sentimientos negativos:

1. Reconocer, en vez de negar o ignorar, que nos sentimos mal con esa acción (este paso ya se ha dado cuando hemos llegado a la conclusión de "autoculpa"). Pero, además de reconocerlo, analizarlo: conocer para prevenir, explorar las razones para evitar repetir.
2. Si de nuestra conducta resultó una(s) persona(s) herida, es necesario reconocerlo explícitamente siempre que sea posible. Aquí el autor se mete ya más que en psicología, en el campo de la ética y la moral, pero obviamente, todo anda bastante relaionado.
3. (A mis ojos, la más importante), comprometernos a cambiar esa conducta. Este compromiso con nosotras mismas nos dá confianza, y por tanto, autoestima. (¿Acaso no nos sentimos más fuertes, mejor, más serenas cuando asumimos un compromiso, por pequeño que sea, véase: "no comprar más potis innecesarios", "desmaquillarme todas las noches"...jajaja.... pues imaginemos en un campo más "denso".

¿Tenéis situaciones que cuando se os vienen a la memoria os hacen sentir culpables? ¡¡Yo por supuesto que sí...no es que me pase la vida autoflagelándome (jajaja) pero como me gusta darle al "rewind" de mi memoria,  algunos comportamientos míos han sido juzgados por mí, y con compromiso de enmienda, desde luego que sí.

No quiero acabar el psicopost con una frase literal de Branden que me ha hecho mucha gracia:

"...por supuesto que algunos delitos son tan terribles que el autoperdón (...) es poco realista o imposible. (...), las acciones de un torturador en un campo de concentración o de un genocida no se resuelven por esta vía (...) pero esa clase de gente (...) tampoco suele leer libros sobre la autoestima"

jajaja...porque al fin y al cabo, la psicología ayuda...pero no arrgela todos nuestros males!!

Un besazo expiatorio!!

14 comentarios:

Bettie dijo...

Si, creo que tienes razón. No me gustaría caer en sentencias del tipo "las mujeres somos" pero sí creo que las mujeres y sobre todo las madres tienden a sentirse culpables. Pero también los hombres, y creo que en muchas ocasiones es una culpabilidad del 1er tipo, por no satisfacer ciertas espectativas externas: no estar manteniendo bien a la familia, por ejemplo, al no encontrar trabajo.

Muchas veces, evitar la culpabilidad acabamos haciendo cosas que no querríamos... Y eso no es bueno!

Gracias por tus psicoposts!!!

Ness dijo...

Qué interesante. Desde luego que la psicología no arregla todos nuestros males pero ayuda mucho a conocerse a uno mismo y eso es lo más importante. Primero, tenemos que conocernos, aceptarnos y querernos para así ser autónomos en nuestras relaciones con los otros y que nuestro estado anímico no dependa de los demás (un gran error que cometía yo hace algunos años hasta que me dí cuenta)

En cuanto a la culpa, que es el tema que nos ocupa. Me quedo con tu frase del principio de que afecta más a mujeres y sobre todo a madres. En eso no hay duda de que la sociedad tiene mucha culpa. A día de hoy, aunque hemos recorrido mucho camino, todavía los valores y creencias son los que son y no podemos negarlo.

Y dándole un pelín la vuelta, yo reconozco que las mayores situaciones de culpa o incomodidad personal que he vivido han sido en función de los juicios de mi madre. Lo que ella me diga va a misa y sinceramente, no me había dado cuenta de lo mucho que me afectaban sus palabras y cómo influían en mí y en mis actos hasta hace bien poquito. Madre no hay más que una jajaja Un besote!!

Adaldrida dijo...

Qué post tan genial. Para eso los católicos tenemos un arma genial: ¡la confesión! Porque poder peronarse uno a sí mismo ya es chulo, pero que Dios te perdone...¡mola muchísimo!

tita hellen dijo...

Es indispensable quererse, uno pierde humanidad, porque se vuelve un mejunge de lo que los demás esperan y lo que uno cree que esperan y uno debe quererse y ser feliz como uno quiera, no como le hagan querer. La culpa inmobiliza y no sirve de nada, la responsabilidad es adulta y ayuda a madurar, es importante responsabilizarse y no culparse, la diferencia es importante.

Como decia el Cordobes "hay que mentalizarse y quererse de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererse uno mismo a quererse tu mucho, porque quiere también al que tienes a tu lado, y todo sale, de verdad de deporte".

Besis Gadiroja!

Ness dijo...

jajaj me encanta la cita de El Cordobés jajajaj la recuerdo de El Informal jajajajajaja y sí la diferencia entre responsabilizarse y culparse es abismal jajaj un besote!

Miss Potingues dijo...

Me ha gustado mucho este psicopost.
Sobre todo la parte de reconocer que se ha cometido un fallo, bien, no pasa nada, se arregla, y, si no se arregla, se hace por no repetir.

Que el mundo sigue girando.

Un besazo!

Naoko dijo...

Hola pequeña! qué interesante este apartado. El caso es que tienes razón, yo creo que somos las mujeres las que más cargo de conciencia tenemos, creo que porque también solemos darle más vueltas a las cosas que ellos. Aparte, por mi experiencia, ellos tienden más a echarle la culpa a otras personas-cosas-bichos vivientes y además se lo creen (no quiero generalizar y conozco excepciones, pero son más dados a ellos). A mi no me gusta nada sentirme culpable, es una de las peores sensaciones que puedo tener, así que cuando me siento así porque he contestado mal a mi madre, por ejemplo, o he hecho algo que ha afectado a otra persona, le pido perdón. Pero cuando no hay manera de remediarlo es que me entra un mal humor... Un besote y gracias por estos psicoposts :-)

Ewunia dijo...

Es verdad que nosotras, las mujeres, no paramos de darle vuelta al coco... es decir, casi siempre (por no decir siempre) no paramos de pensar si hemos hecho bien esto o lo otro, no dejamos al coco respirar jejej Y nos rondan esas preocupaciones por nuestra cabecita. Ains!! Deberiamos pensar menos jejeje :P Ahora mismo estoy en esa fase en la que por mucho que haya intentado arreglar una cosa, no se soluciona :S (enfadillos madre e hija) pero bueno, puse de mi parte en todo lo que pude y viendo que nada... pienso que la otra parte tambien debe poner de su parte sino, no se soluciona nada. En fin, que me enrollo jeje Que me gusta mucho leer cositas así en plan filosófico, se aprende mucho :D Besitos!!

-Dreams Colors and Glitter- dijo...

sabes que le has dado al clavo con el ejemplo de la religion, en mi caso particular, esa es una de las culpas mas grandes que tengo, el no compartir la misma fe con mi familia y los dolores de cabeza que me da el tener que ir a la iglesia, jajaja
Que lindo psicopost, me ha encantado corazon,
eres un encanto, gracias por ayudarnos a entender que hay en nuestras cabecitas!!
besitos =)

Ich Selbst dijo...

Jajaja buena frase final!!

El sentimiento de culpa ¡ay! a mí me mata cuando yo no me siento mal por algo de alguien y de repente, por ejemplo, mi madre, me dice: pobre... mira qué le pasa... ¿Por qué pobre? por qué la pena? La pena lleva a la culpa y la culpa no trae nada bueno cuando es un sinsentido.

Es como si ahora mis amigos de lo ajenos se tienen que gastar de verdad los dineros en su familia porque a alguien le ha dado un chungo ¿crees realmente que me voy a sentir culpable? pues va a ser que no.

Mecagoensumarelaqueleparió.

Mismamente jajajajaja

Me desfogo ¡ayyyy!!

Küsse!!!!!!!!!!!!!

Ich Selbst dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
alicesmother dijo...

ay chica, como me gustaria tener una charla contigo, aunque sea ´por el chat. Si supieras que cacao mental llevo! y tu pareces teenr las cosas tan claras... besos y gracias

Marina Lara dijo...

Pasate por mi blog que te he dejado una cosita.
pequenosgrandullones.blogspot.com

Luna Catorce dijo...

Este post me ha hecho pensar... no digo más. ¡Gracias!

Por favor, sigue escribiendo estos psico-posts, ¿sí?

Me gusta