viernes, 10 de septiembre de 2010

Hablando conmigo misma.

En la presentación del libro que ahora tengo entre manos, "El asistente interior" , os comentaba cómo el autor enfoca que la propia psique puede ayudar a solucionar los problemas internos que tenemos. Para eso, es primordial un diagnóstico, ¿verdad?
Igual que cuando tengo fiebre, tos o mocos me tomo cosas calentitas, me abrigo...o algunos toman antigripales. Yo misma me he observado y me he diagnosticado. Obviamente no me salto la visita al médico cuando lo que tengo en fiebre de 40 o un dolor rarillo y sospechoso. Pues lo mismo en el caso que tenemos entre manos.
No quiero dejar en paro a ningún psicólogo jajaja. De este modo, una persona con síntomas de depresión, ansiedad o problemas de autoestima necesitará probablemente ayuda y/o pautas específicas.
Sin embargo, personas con conflictos interiores de carácter más leves, como crisis evolutivas (sí, hay gente que ni se entera y otras que viven una crisis tras otra jajaja), vivenciales (¿qué hago ahora con mi vida?) o de conflictos con el otro, (hijos, pareja...) pueden "mejorarse a sí mismos" mediante este enfoque.

Y entonces, ¿de qué estamos hablando? de versiones (Ojo, siempre suaves: sin ansiedad, fobias, etc.) de estas posibles vivencias:
- Acabo de terminar en la facultad y no sé qué hacer con mi vida.
- Llevo siglos con mi pareja y no sé si quiero seguir.
- Acabo de tener un hijo y mi vida está hecha un desastre.
- Acabo de irme a vivir/casarme con la supuesta persona de mis sueños y ando desilusionada...

Son vivencias de lo más NORMALES. Y nosotras mismas podemos "meterles mano". Pero para eso, necesitamos HABLAR MÁS CON NOSOTRAS MISMAS o ejercer, como lo llama Levy, el "diálogo interior".

No seamos listillos, este tío no inventó nada nuevo...todo el mundo tiene conciencia (daaaaame un silbiditoooo). Pero a veces, por las circunstancias de la vida que vivimos, nos faltan momentos, lugares o ganas para pararnos SOLAS a hablar con nuestro YO interior y ver...
- Qué me pasa?
- Qué me disgusta de mi alrededor? Tengo qué ver en ello? Cuanto?
- Qué porcentaje de responsabilidad/acción tengo yo en eso?
- Qué puedo hacer para cambiarlo? Está de mi mano?

Muchas personas son más reflexivas y esto que estoy contando le suena a algo de perogrullo. Otras no. A veces, a lo largo de nuestra vida, pasamos por más momentos de reflexión o por otros de impulsividad. Ahora os vengo con mi experiencia personal.

Cuando tuve a mi hija Marina (con 28 años y muchas ganas de ver su carita) me consideraba una persona centrada y responsable, y aún así, me vino grande. La quería con mis cinco sentidos y la disfrutaba, pero de ese año, por ejemplo a nivel profesional, solo tengo recuerdos borrosos. Ni hablar de mi aspecto físico: sin ser descuidado (soy muy coqueta para eso!), estaba desmejorada: muy delgada, y con mala cara.
Creo que me podía la angustia de madre!! No saber qué hacer, no saber responder a las necesidades de un bebé, el miedo a las enfermedades, el principio de la guardería... me consumían!

Ahora revivo ese proceso con dos!! Y sin embargo estoy DISFRUTÁNDOLO porque la segunda hija se vive con menos angustia, ya tienes hecho el rodaje. Y también porque he aprendido que por angustiarme más no voy a tener niñas más sanas ni más felices (incluso lo contrario). Con Irene salgo de cervezas desde que era una nena de un mes. Con Marina no pisaba la calle "no fuera a ser que"...

Cuando mi hija Marina cumplió los dos años, empezó a ser más autónoma con comidas, esfínteres y lenguaje, eché la cabeza atrás y me dí cuenta de MI error. Hablé "conmigo", porque poco después decidimos tener a un  a hermanita y yo, de una forma instintiva quizás, por un lado quería tener un bebé y por otro temía pasar por lo mismo.
Así que me senté (raro en mí), le dí al rewind de mi cabeza, y saqué conclusiones y aprendizajes de los errores.

Creo que es un ejemplo como otro cualquiera, pero conozco a gente que ha necesitado ayuda al pasar por estas vivencias. Especialmente gente con un perfil responsable y quizás algo controlador (mmmm me suena....).

En el próximo post seguiremos viendo claves y ejemplos sobre estas ayudas a nosotras mismas.
Un besazo!

12 comentarios:

Chica dijo...

A veces no nos planteamos preguntas sencillas sobre nosotros mismos y es muy necesario escucharnos, sin pasarnos, claro, que hay algunos que se escuchan constantemente.

Ich Selbst dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ich Selbst dijo...

Tienes toda la razón del mundo mundial.

Ahora, ¿sabes lo que siempre pienso en caso de tener un crio? que lo van a criar las abuelas jajaja no quiero tener al bebé pegado todo el tiempo a mí para que no se enmadre... quizás luego no lo quiera soltar ni a la de tres, pero quiero que sea un niño que no me eche en falta más que lo justo. No sé, a lo mejor soy mala persona planteándolo así, pero está bien que esté conmigo salvo cuando quiera salir o entrar o incluso hacer un viaje relámpago. No me gustaría que llorase todo el tiempo ni que sufriera ningún tipo de trauma. Cuando las cosas se hacen poquito a poco y de forma natural no tiene por qué suponer nada malo :)

Otra cosa es que lo vaya a querer como al tesoro más preciado, que así será, pero de ahí a que no se me puedra despegar... va a ser que no! jajajaja

Ah! y de niño consentido nada ¡uy qué rabia! jajajaja

Küsse, pretty, me visto rápido!!!!!!!

Miss Potingues dijo...

Un post muy interesante, desde luego; pero, a veces, anque te conozcas muy ben y te autoanalices, el punto de bloqueo sigue en el mismo sitio y no hay pauta que te saque de ahí.
Creo que es cuestión de actitud y de enfoque, pero cuesta verlo.

Besos!

Adriana dijo...

Lo que dice Miss Potingues es cierto. A veces es imposible ver dónde la estamos "cagando", por más que miremos...
Yo, aunque en mi blog parezca una payasa (que también), soy una persona bastante introspectiva por naturaleza y por circunstancias que ahora no vienen al caso. Y te juro que muchas veces me cuesta ver la realidad.
Menos mal que tengo al lado a algunas personas, sobre todo una (él), que me ayudan a ver qué es normal y qué no.
Ya sé que todo suena un poco abstracto, pero bueno, es así :)

En cuanto a tener hijos, una de mis mejores amigas tuvo su primer hijo hace casi un año. Es la primera de la "pandilla", y durante bastante tiempo me da que va a ser la única, jajaja...
El caso es que la miro y no sé cómo lo hacen (ella y su marido), les ha cambiado la vida por completo.
Tengo un instinto maternal muy fuerte desde que yo misma era niña, salta a la vista de todos. Y aún así no sé si seré capaz, llegado el momento, de adaptarme a esa nueva vida tan bien como lo han hecho ellos, aunque sí que han pasado por sus momentos de desesperación, los pobres...

Bueno, no me enrollo más, Gadi. Me ha gustado mucho el post. Me haces pensar hasta cuando no tengo ganas, coño ;)

Un besazo,
Adriana.

Adriana dijo...

Joé, ¿¿por qué siempre soy yo la que se enrolla como una persiana en los comentarios de todo el mundo?? :_(

*Amigas Makeup* dijo...

Me ha gustado mucho, a veces nos tendríamos que reeplantear muchas cosas.

Y respecto a los niños, a ti tata(hermana pequeña de mi madre,35 añitos) le pasó exactamente lo mismo. Con el primer niño era una obsesiva, en invierno salía para lo justo, siempre pesaba que iba a pillar todas las enfermedades...etc.

y con el segundo, todo lo contrario, ha estado pendiente de él pero no de esa manera, además, el niño no extraña a nadie, y está mas fuerte que un roble.

Creo que eso depende de muchos factores, del trabajo, familia, si te ayudan con los crios, .....

Pero para mí, todas las mamis son unas campeonas por tener esa capacidad de superación, empezando por la mía que tuvo 3 hijos en 5 años, una makina!!!

besos gadi, me encantan estos post.muak

tita hellen dijo...

Hay una cosa que se usa en sociología que es el sistema 6w, o lo que es lo mismo, preguntarnos 6 veces porque ante un problema. Por ejemplo:
No se hacer con mi vida, porque? porque he estado viviendo todo este tiempo de manera muy planificada y ahora no sé como afrontarlo, porque? porque siempre he contado con un apoyo familiar y ahora solo dependo de mi misma, porque? porque quizá sea una manera de salir adelante fácil y ahora me asusta no poder hacerle frente a la vida, porque? porque no estoy preparada, porque? porque me he dejado llevar y no he sido yo misma, porque? porque quiza no haberme dejado serlo es una manera de decir que no me gustan muchas cosas de mi y quizá sea hora de cambiarlas.

Hay que ser muy sincero cuando uno usa este sistema, da con raices de problemas, y eso ayuda a focalizar de otra manera el problema.

Muchas veces nos sentimos únicos,y lo somos, pero nuestros problemas no son nada originales xD

Besazos

GGKandeefan dijo...

esode hablar ocnmigo mia yo lo llevo al día !!! AYUDADME A SEGUIR HACIENDO CRECER MI blOG SIGUéndome en

http://lachicainstyle.blogspot.com/

Romy dijo...

jejeje lo de la chica ich selbst no me parece muy bien, quiere hijos y ¿quiere que no se le pege?
Hombre, yo tengo 20, hijos tendré cuando ya halla salido lo suficiente y halla hecho todas las majaronadas del mundo y pueda dedicarme al 100%.
Creo que su caso dista muchísimo de la intención del post. Una cosa es que tu t agobies por miedo a que le pase algo a la criatura, como es lo que le pasa a muchisimas primerizas, y respecto a eso digas vale, yo me lo tomaría con más calma, buscaría mi espacio, etc.
A decir, po yo saldría y se lo dejaría a las abuelas k no me llore, k no se me pegue mucho, k sea independiente y no mal criado y k luego llegue y me de cariñitos...yo creo que ni una mascota cumple esos requisitos, así que no se como puede esperar eso de un niño/a.
Vamos una verguenza de comentario...
Me he super enrrollado...

Mi opinión del post, es que es lo más normal del mundo agobiarse por cosas como esas. Pero si estamos toda la vida agobiados al final no es vida ni para el niño, ni para la madre, ni el padre. Entonces cuando el agobio pasa a ser algo obsesivo e insano, es mejor reflexionar.

Saludos!

BEAUTYVICTIM dijo...

Seguiremos pendiente de la segunda entrega.
Besitos

Inma

ArVel dijo...

gracias ;) he leido esta entrada en un momento clave. Me encanta que nos hables de estas cosas

Me gusta