viernes, 17 de septiembre de 2010

Textos para bajar del tren...

...en sentido figurado, claro. No os bajéis del transporte leyendo que ta'hostias jajaja.
Ahora en serio, ¿cuántas veces hemos pensado eso de que "que se pare el mundo, que yo me bajo"? ¿Cuántas lo de "necesito un "kitkat"?
A menudo vamos, en algunas etapas de nuestras vidas, en una carrera continua. Los días se nos solapan unos con otros, no llegamos "a tiempo" a nada (o al menos, lo sentimos así) y aunque aceleremos más, puede más el estrés que el disfrutar el momento.
Por mi personalidad me pasa esto a menudo. Ya os he contado que, en ese sentido, mi pareja es el complemento perfecto para que me desacelere y disfrute. Si no, corremos el riesgo de mirar atrás y recordarlo todo como en una nebulosa y...qué quedó en mí de esta etapa, de este momento? Supe disfrutarlo? ¡Si parece que apenas lo viví, que apenas estaba yo allí!!

Aunque a mí me pase especialmente por mi carácter, creo que es denominador común de la sociedad en que vivimos las mujeres de hoy día: corres para acabar la carrera, corres para buscar trabajo y corres en él, corres para tener hijos si es que quieres tenerlos...y cuando los tienes, para "dar la talla" en todos los ámbitos que te rodean (casa, nenes,trabajo, pareja...) ...sigues corriendo.

Cuerpo y mente necesitan descansos, cambios de ritmo, para disfrutar la vida (y para seguir, esta vez caminado a veces, o apenas dando pasos). Como de mis pausas "externas" ya os he hablado en más de una ocasión, hoy quería presentaros a José Mª de Toro, un hombre que ayuda a "descansar las mentes aceleradas".

Es conocido por su libro "Educar con co-razón" que ha supuesto una aportación importantísima a la praxis docente en Educación Primaria (y, por supuesto, extensible a Secundaria) respecto a la inclusión del ámbito social y sentimental en la convivencia alumnos-profesorado.

Lo conocí en un curso de profesores porque trabaja diversos temas, entre ellos bienestar emocional docente, estres y educación de los sentimientos. Me impactaron muchas cosas de él, entre ellas su coherencia: habla de lentitud, la elogia y la transmite con su voz, sus gestos y su postura en cada momento: es relajante tenerlo en frente.

Así que, si queréis hacer un kitkat, os animo a que lo conozcáis y lo léais. Os linkeo algunos de sus textos que más me gustan:
ELOGIO A LA LENTITUD 
PARA QUÉ SIRVEN “DOS MINUTOS” 

¿No son hermosos y relajantes? ¿A que nos hacen pensar, comprometernos un poquito con otro ritmo de vida? Espero que os hayan sido útiles o agradables.
Un besito (lento, lento...)