sábado, 30 de octubre de 2010

TRABAJANDO PARA MANTENER MI RELACIÓN

El mito romanticón y algo casposillo de que una pareja es como un jardín que hay que regar a diario no es nada erróneo: “Cada día son más las parejas que reconocen el ESFUERZO COTIDIANO indispensable para mantener una buena unión”.

Al fin y al cabo, y ya que estamos con citas clásicas; alguien dijo que “todos somos islas”. Y en nuestro día a día encontrar fuerza y ganas para responder a las necesidades de la otra persona está claro que a veces, requiere bastante esfuerzo.
Por otro lado, como dijimos anteriormente, las PAREJAS CAMBIAN CON EL TIEMPO. De eso trataremos hoy.

Una de las razones que hacen cambiar a las parejas son los EQUILIBRIOS DE PODER dentro de ellas. Obviamente, y por mucho que tendamos a la igualdad plena, en una pareja hay un reparto de roles, poderes y responsabilidades. Y más que IGUALES, lo importante es que sean EQUILIBRADOS.
Si en mi casa, mi vida, mi familia…yo pretendiese que todo fuera matemáticamente al 50%; funcionaría peor, a nivel logísitico. ¿Porqué? Por una sencilla razón: Yo cocino mejor (salvo algunas cosas) y más rápido; él arregla, ordena y hace mantenimiento mejor (aunque no más rápido jajaja).

Este ejemplo ceporrón habría que trasladarlo también al MUNDO EMOCIONAL: por hablar de mí (y no hacerlo de otras personas que no me parece lícito) yo soy abierta, chistosa, mantengo la conversación en los primeros contactos sociales…pero él siempre está ahí, llama más a los amigos, responde más a invitaciones.
Esto ha pasado siempre, incluso cuando las mujeres eran más dependientes a nivel económico porque no tenían autonomía profesional… seguro que habéis escuchado decir a las abuelas “En la casa, mandaba yo”.

Ese reajuste de roles y poderes, siempre que sea NEGOCIADO y que no implique ABUSO de uno de los miembros sobre el otro, es lógico, sano y positivo para la pareja.


Otros de los procesos que hacen cambiar a la pareja son los que se derivan de VIVIR…
·         El nacimiento de un hijo
·         El cuidado de familiares mayores
·         La pérdida de un trabajo, la jubilación, el paro

…Son aspectos cotidianos que pueden influir mucho y muy profundamente nuestra relación. Pueden hacerla trastabillarse o pueden reforzarla. Son “pruebas” de pareja.

Por eso, como colofón, me gustaría acabar con una frase que me parece muy bonita. Hemos empezado rompiendo el mito del amor ideal, pero esta frase sí es romántica y cierta a un tiempo: tenemos la necesidad de sentirnos queridos (y deseados):
“Sentirnos la persona más importante en la vida del otro es uno de los ingredientes fundamentales de la unión de pareja”
Aunque yo haría un inciso, para decir que esto es así cuando no hay hijos (al menos desde como yo entiendo la maternidad y la paternidad. Ahora mismo, las personas más importantes en la vida de mi-manolo son MIS HIJAS. Y así lo quiero yo, porque también así lo siento).

¡Besos!!

@gadirroja en INSTAGRAM