viernes, 12 de noviembre de 2010

Convivencia en el trabajo

Ahora es el turno de hablar de las relaciones en el trabajo. Curiosamente, y aunque sobre este tema podrían verterse ríos de tinta, es el apartado más corto del libro. Pero a mi parecer, está “todo lo que tiene que estar”. Se ofrece una visión general que vamos a repasar en esta tanda.

Nuestro desarrollo profesional puede ser fuente de muchas emociones positivas: nos aporta satisfacción, autonomía y es una fuente de identidad personal y social. Ahora bien, el que esto suceda depende mucho de dos aspectos básicos:
  • ·         Que nuestro trabajo sea estimulante, activo, que nos plantee “pequeños retos”.
  • ·         Que la calidad de nuestras relaciones en él sea satisfactoria.

…igual que el entorno familiar o las relaciones de pareja, el cómo estemos en nuestro trabajo influye, para bien o para mal, en nuestra autoestima.

Últimamente se ha generalizado a nivel popular el concepto de WORKAHOLIC: referido a la persona “adicta” a su trabajo, incapaz de desconectar de él para reservarse un ámbito necesariamente personal y privado. Y apunta un dato interesante: cada vez son más mujeres las que se encuentran en esta categoría (hace unas décadas eran solo hombres)

Otra idea que le ha gustado como la enfoca es la del DESPIDO. Por su experiencia como psiquiatra, el autor habla de muchos casos en los que el despido se interpreta como un FRACASO PERSONAL y por lo tanto genera sentimientos de:
  • -          Humillación
  • -          Rechazo
  • -          Incompetencia


Con la situación socio-económica que vivimos en la actualidad, miles de personas están pasando por estos trances, por lo que enfocarlo como algo más externo a nosotros es mucho más positivo. Aunque sintamos FRUSTRACIÓN por perder nuestro empleo (con las consecuencias económico personales que supone, además), debemos tener OBJETVIDAD para situar la causa de modo externo a nosotros (cuando es así, que hoy en día con las remodelaciones de plantilla, el abaratamiento de los despidos y las jubilaciones “precoces”, es antes de tiempo).
Algo parecido sucede con los jóvenes que BUSCAN SU PRIMER EMPLEO sin éxito: se van generando, y acumulando, sentimientos de INCOMPETENCIA subjetivos, en la mayoría de las ocasiones: no se trata de falta de competencia, sino de condiciones laborales precarias.

Para superar estas vivencias, la CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN es importantísima. En este blog hemos hecho ya muchas referencias a cómo el negativismo y la positividad influyen, para mal o para bien, en como vivimos “lo que nos toca vivir”, y en este sentido conozco dos ejemplos muy ilustrativos que pueden enlazar además con el concepto previo de WORKAHOLIC:

-          P. era una compañera cercana a la edad de la jubilación, pero activa y jovial. Sin embargo, como la vocación en el ámbito profesional de la educación tiene mucho que ver con la persona, P parecía vivir para su trabajo: una persona despierta, inteligente…de esas que necesitan continua actividad para estar contentas. Y que además, se lo pasaba pipa con los alumnos y siempre andaba contando anécdotas e interesándose por ellos. Por eso pensé, prejuiciosamente, que cuando se jubilase iba a costarle adaptarse a su nueva vida, quizá iba a experimentar tristeza o momentos algo deprimida…o incluso iba a perder “agilidad mental” algo común cuando, a partir de cierta edad, dejamos de lado actividades que nos mantienen “engrasado el cerebro”.
Nada más lejos de la realidad…¡¡me da envidia!! P. Ahora viaja, atiende su jardín, pertenece a una asociación a la que acude casi a diario, se marcha (sin fecha de vuelta) a su casa en la costa…y lee, navega en Internet, da largos paseos campestres cuando puede. P. es feliz!!

-          J. es un compañero admirable. Una persona entregada por y para a su trabajo y a sus niños. No solo trabaja en el centro, sino también por las tardes en casa. En ocasiones se ha ofrecido, fuera de su horario de trabajo, para ayudar a estudiar a los chiquillos y nunca sale de fiesta porque prefiere invertir, casi todo su tiempo, en prepararles materiales. J. sigue y seguirá trabajando muchos años porque es más joven, pero cuando acabe su edad de profesional activo, no sé cómo va a tomárselo. Probablemente sabrá enfocarlo bien porque es un persona muy inteligente, pero creo que vivirá un pequeño bajón.

¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia entre A. y J.? ¿Qué no ví en el primer caso para equivocarme? Pues no vi que A., independientemente de su entrega profesional, tiene una vida personal y social intensa y activa, tiene hobbies, tiene otras pasiones y una familia muy cercana. Este mundo de A. le ayuda a…

  • Tener otras ocupaciones igualmente enriquecedoras que su trabajo
  • Mantener su actividad mental al mismo nivel que antes
  • Tener un “grupo de soporte” que enseguida le acoge si le da un pequeño bajón.

¿Adónde quiero llegar con todo esto? A que, como ya hemos mencionado, en esta vida, “MI” vida, no puede reducirse a un ÚNICO ÁMBITO (llámalo familia, trabajo, pareja…), porque cuando este FALLA (en este caso por despido, jubilación, paro…) ME HUNDO.
En este sentido, mi capacidad de adaptación pasa por buscarme, de otra manera y mientras tanto en algunos casos, oportunidades formativas y de desarrollo que me mantengan activa y entretenida: cursos, asociaciones, amistades, hobbies…

En próximo post hablaremos de las MADRES QUE TRABAJAN, un tema que se supone que, entrados en el siglo XXI está más que superado… ¿o no?
¡¡Besos!!

13 comentarios:

BloodyRose dijo...

Otro psicopost excelente guapa.

Pues yo puedo decir que tengo una muy buena relación de convivencia en el trabajo con mis compañeras, todas somos chicas y nos llevamos estupendamente bien con sus altas y sus bajas de vez en cuando.

Lo del despido es cierto, este no es mi primer trabajo así que me han despedido en más de uno es una sensación HORRIBLE! y claro luego estas siempre con la idea de que en tu nuevo trabajo te pueden despedir igual es un pensamiento con el que vivo la mayor parte de mi horario laboral.

En fin que tengas un excelente viernes guapísima!! Un besazo muaaaaaaaaaaa!

Alejandro EscaparateModa dijo...

Pero qué completa eres, me ha encantado este post, muy currado.

Un saludo! :)

Damber dijo...

Ufff yo tuve una experienca en mi antiguo trabajo muy desagradable.
Por suerte he encontrado un trabajo en el que estoy muy contenta y hay muy buen rollo, pero la verdad que cuando estás en un sitio en el que a veces pasas más horas que en tu propia casa con malas caras es lo peor!
Besos guapa!

Miss Potingues dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada.
El problema es que la teoría nos la sabemos, peor cuando estamos en caliente, se nos olvida, sobre todo si tienes una profesión altamente absorbente.

Besos!

cristina dijo...

yo gracias a dios no tengo compañeros pesados tengo solo uno y es muy buena gente y mis jefes son lo mas estoy muy contenta jajaja besos preciosi miaaaaaaaaa

tita hellen dijo...

Ser adicto a cualquier cosa habla de un desiquilibrio interno en alguna faceta de la autoestima, según mi experiencia. He encontrado muchas mujeres que han renunciado a su vida personal por su trabajo, mucha gente lo enfoca como que tienen una vocacion muy fuerte, pero luego ves que tienen muchos problemas para relacionarse con los demás y trabajar es la única manera de poder relacionarse. Es muy duro. Besis

** IrU ** dijo...

Q interesante!!
Por suerte tengo un trabajo con flexibilidad completa q me permite muchas cosas q en otros trabajos no podria, estoy bastante contenta =))

gracias x compartir la info con nosotras. La verdad q es un gustazo leer estos post!

Bsitos guapa!

Lorenina dijo...

Me vendría genial un post de estos tuyos sobre como tratar a los superiores en el trabajo

Me llevo bien con mi jefe (no así con mi jefa, pero como no aparece por la oficina...)

No tengo compañeros (soy la única trabajadora). Echo de menos a más gente, creo que no es sano ser el único "pringado"

Katya_noia dijo...

con esto, ya no se si soy yo o son ellos, no se si es que voy con tanto prejucios y tan a la defensiva por lo que me pasa siempre, que ya me lo captan y acabo mal o que pasa, o simplemente tengo mala suerte y me tocan los cabrones de turno, es algo que llevo tiempo pensandolo, pero bueno, debo de tener por lo menos gran parte de razon cuando siempre que pasa acaban dandome la razon, sobre todo cuando la tarada de tu jefa te amenaza por cojerte una baja y para colmo te raja el coche que no tiene ni un año y te cuesta sudores pagarlo, joer, si es que tengo una mala suerte... T_T Aunque todo hay que decirlo, no soy muy sociable, la vida me ha hecho ser asi, muchas traiciones por parte de compañeras de trabajo, y por lo tanto no busco amistades dentro de la empresa, algo que los demas odian de mi, pero creo que me ahorro muchos problemas. Nada, que soy el quebradero de cabeza de cualquier psicologo, a veces no se si ir, el hermano de mi novio esta en uno porque no esa nada sociable y se pone super mal al lado de la gente y esta mejorando mucho, aunque con medicacion...

Diana dijo...

Menos mal que tengo buen ambiente en el curro, porque hace mucho y queramos o no influye cuando estamos fuera.

Un besote y buen finde!

Mareas dijo...

Un post psico de los tuyos, es muy bueno niña.
Yo tengo buen ambiente laboral, menos mal.
A mí no me han despedido nunca de mis trabajos, siempre me ha acabado el contrato o me he ido yo, debe ser duro.
Un besito.

BEAUTYVICTIM dijo...

Yo soy una workalcoholic en toda regla. Lo tengo muy asumido. Me gusta mi trabajo, disfruto con él, siempre estoy "liando" alguna historia: producciones de belleza para Vanidad, para View, reuniones para preparar futuros proyectos (y después realizándolos), talleres para el blog, concursos... Ocupo mi día al 100% y también me las arreglo para estar en casa por las tardes y tener tiempo de materializar todos mis proyectos e ideas, para que no se queden en el aire como simples proyectos. De paso, controlo a mi hijo de 8 años, aunque tengo una persona en casa que me ayuda un poco con él. Pero era lo que quería, trabajar por mi cuenta para estar más en casa y menos en una redacción.

si estuviera en una redacción fija, todo esto sería igual pero desde una redacción, lo que implicaría que no estaría con mi hijo, y eso no es lo que quiero.

Estoy trabajando, pero le oigo, hablamos, le digo que me enseñe los deberes... tengo un cierto contacto que me ayuda a no perder el contacto con él. También me evito llegar a casa a las 9 de la noche, como cuando he estado en redacciones, en otra época de mi vida.

Pero no me da miedo que llegue el día de la jubilación porque además de ser workalcoholic, soy de las que me apunto a un bombardeo con las amigas, amigos, familia... No pierdo la oportunidad de tomarme un café, de salir por la noche de cuando en cuando, de charlar por los codos, de viajar... Y mi hobby favorito es la jardinería, y después cocinar. Me apasiona escribir historias, la fotografía, la pintura... Así que me identifico plenamente con la profesora jubilada que no para. Incluso diría más, ¡¡De mayor quiero ser como ella!! porque estoy segura de que me lo voy a seguir pasando tan fenomenal como hasta ahora.

Un beso fuerte, guapa

Inma

Tessa dijo...

Yo el año pasado lo pasé faltal en el trabajo por una compañera del trabajo......los ultimos meses bajé de peso,estaba todo el dia triste,casi ni comia.......bastante mal la verdad.Y me dio un ataque de ansiedad y todo.
Y vamos yo es la primera vez que he tenio un problema en un trabajo.

De todos los trabajos de los que me he ido por que me han hechado por el contrato o por que lo he dejado,siempre me he llevado amigas.Pero el año pasado pufff En un ekipo de trabajo todos tenemos opinion y mas a lo que yo me dedico,pero si das con una persona como con la que yo di....chungo.Y esque llega un momento que o le paras los pies o te come.
Y encima das tu el paso de hablar,solucionar las cosas y ves que no sirve de nada y te frustras.
Y mas cuando ves que las demas compañeras ven lo mismo que tu.

Y mira que adoro mi trabajo pero cuando terminé no sabes el peso que me quite de encima.

Y tambien he pasado por el momento del despido,es un mal trago pero bueno,yo siempre pienso que algo bueno viene despues jaja

Un besazo y me ha gustado que tocaras este tema por que a veces te planteas si eres tu la que lo esta haciendo mal.

Me gusta