viernes, 10 de diciembre de 2010

Cuidarse para cuidar

Buenos finales de semana, chicas!
Hoy tocaba continuar con los psicoposts sobre inteligencia emocional, pero como no tengo en casa el pen drive donde guardo los archivos que voy preparando en mis raticos libres para actualizar, he decidido en vez de no publicar nada, haceros un adelanto del próximo tema.
Entre nosotras, y en la sociedad cada vez más, encontramos a muchas mujeres cuidadoras.
Con el término cuidadoras me refiero a que tienen a su cargo, o participan en el cuidado de personas mayores y/o con discapacidad. 
Debido a que este fenómeno está siendo cada vez más numeroso por circunstancias sociales (¿qué hacemos con los mayores?, la edad de vida aumenta pero no siempre la calidad, el número de casos de demencias o Alzheimer...), creo que es interesante tener una preparación a nivel mental para afrontar este reto. Porque las que ya lo hacéis sabéis lo DURO que es. Y mina, a nivel psicológico (y físico también) a quien lleva toda la responsabilidad. Que a menudo, como digo, es una mujer.

Por eso, cuando acabemos la tanda que ahora nos ocupa, me gustaría tratar cuestiones como...
  • Orientaciones para que los cuidadores puedan entender mejor muchos de los problemas que les preocupan y resolverlos más fácilmente.
  • Saber afrontar los conflictos familiares por el desacuerdo entre la persona que cuida y otros familiares en relación con el comportamiento y actitudes de estos últimos hacia la persona o por la forma en que se proporcionan los cuidados
  • Asumir y saber afrontar los  "bajones emocionales": Los cuidadores se ven expuestos a un buen número de emociones y sentimientos. Algunas de ellas son positivas, como los sentimientos de satisfacción por contribuir al bienestar de un ser querido. Pero también, frecuentemente, son negativas, como la sensación de impotencia, sentimientos de culpabilidad, soledad, preocupación o tristeza
Como dice Marín Cerqueira:
"...la cantidad de trabajo que supone el cuidado de una persona, la presión psicológica y el esfuerzo invertido en dar respuesta a todos estos problemas cotidianos es común a todos los cuidadores. Por este motivo, quienes cuidan a familiares suelen sufrir problemas de salud, psicológicos (sentimientos de malestar, depresión, sensación de «sobrecarga») y sociales (relaciones familiares tensas, problemas laborales). Conocer cuáles son estos cambios es muy útil para comprobar hasta qué punto cuidar a nuestro familiar está afectando nuestra vida y en consecuencia, poner en práctica posibles soluciones para mejorar, en la medida de lo posible, esta situación."

Y debido a que, como comento, esta situación está muy extendida, hay muchas guís interesantes en el ámbito de la atención socio-sanitaria y la asistencia psicológica con consejos que nos pueden venir muy bien, en el presente o en un futuro.

¿Qué os parecería este tema para futuros psicopost? ¿Tenéis a vuestro cargo a mayores o a personas cuidadoras que necesitan vuestro apoyo?
Un besazo!! 

8 comentarios:

Ich Selbst dijo...

Me parece genial cuidarse para cuidar. Si tú no te cuidas no puedes cuidar, está claro.

Mi abuelita está otra vez chunguita, pero esta vez ha sido a raiz de un resfriado que le ha dejado un poquito lacia...

Ya no puede estar la pobre de pie sin nadie al lado porque se cae y pesa demasiado como para que entre mi tía y mi madre solas la cojan.

En fin, sí que me gusta la temática del post.

Küssen y gracias, pretty!

Ich Selbst dijo...

PD. Psicológicamente nos toca a todos.

CasitadePiedra dijo...

Es cierto que hay que estar preparado para poder cuidar, sobretodo, a personas mayores. No todos servimos o no todos nos prestamos. El caso es que también siempre andamos justos de tiempo, con el estrés del día a día, el corre, corre...a duras penas, con un horario laboral que NO podemos conciliar con nuestras familias y a duras penas nos podemos hacer cargo de nuestros hijos, hacernos cargo también de un mayor, es algo complicado en este país.
En este sentido creo que soy algo crítica, porque insisto en que no tenemos tiempo para dedicar la calidad necesaria para enriquecer el entorno familiar, en él, incluyo a nuestros mayores.
Por esa razón es fundamental y me parece genial que exista una asistencia psicológica y orientativa.
Y desde aquí reclamo más política social especializada para personas mayores, que hayan recursos, infrestructuras para mejorar la calidad de vida de todos.
Eso!! ... u horario laboral conciliador... YA!

(aquí una que sale de su casa a las 7:30 aprox AM y vuelve a la puerta de su casa de nuevo a las 20:15 aprox... ahí es nada...más de 12horas fuera de tu casa?? )

Mi abuelita siempre decía, " no le deseo nada malo a nadie, sólo que lleguen a viejos..."
...y con eso lo dice todo, era una abuelita muy sabia y experta.

Es un gran tema Gadi, y de nuevo hoy me encuentro reflexionando contigo y diciéndote lo que pienso.
Ya me has tirao un poquillo de la lengua, me cachisss!!
jajaja... :D

Un besazo!!

sicodivina dijo...

Me parece estupendo,tu mira la hora que es y aqui estoy,dos de la madrugada,todos durmiendo menos la duquesa y menda,hasta que no le entre sueño no se le puede llevar la contraria ya que es peor.
Se siente todo lo que dices y más,pero sobretodo pena por ella,no entiendo como puede ser tan egoista,me paso el dia dandole mimos y la noche compañia hasta que se duerme,pero le noto que no es feliz ni quiere serlo.

Tus consejos siempre han sido buenos,me encantara de veras.Besos preciosa.

BEAUTYVICTIM dijo...

Este tema me toca muy de cerca porque tengo un hermano espina bífida. Es el 5º de 7 hermanos, yo soy la mayor. Le dan ataques de epilepsia y acaba de superar una leucemia que casi se lo lleva "al otro barrio". Pero no es él quien me preocupa, sino mis padres y la forma de vivir la situación de mi hermano. Antes, cuando éramos pequeños, no había problema. El problema es ahora, lo llevan tan, tan mal enfocado que rechazan todo tipo de ayuda psicológica porque se sientes "culpables" de dejar a su hijo solo un momento, ni siquiera para ir a comprar el pan, y es un sin vivir continuo.
Han convertido su propia vida en un infierno, no la de mi hermano, sino la de ellos mismo. Es realmente insoportable siquiera hablar con mi madre por teléfono. Aunque ella ha sido así siempre, al margen de lo que le pase a su hijo. Tiene una visión de la vida terrorífica y, por supuesto, su salud es también pésima.
Por más que le digo que está todo en la mente y que ella podría cambiar su percepción de la vida y de la realidad, no quiere hacerlo. De alguna manera, si lo hace y empieza a vivir de otra forma, dejará de tener a todo el mundo a su alrededor oyéndola hablar de todo lo malo que le pasa.
No le veo solución, y mira que lo intento hablando con ella y queriendo que los libros adecuados, pero no consigo nada.
Machaca a cualquiera que esté a su alrededor.
Un beso fuerte.

Inma

Naishi dijo...

Es un post estupendo, mucha gente tiene a su cargo personas que necesitan ayuda, tanto si son mayores o si tienen alguna enfermedad.
Es un buen tema para tratar, gracias por compartirlo! :)

Tessa dijo...

Me parece muy bien este post.

me parece una labor muy sacrificada estar 24 horas cuidando de una persona durante años.

Mi tia vivia con mi abuelo que el pobre fallecio hceun mes,y esque no dejaba a nadie quedarse a su cargo,era ella y ella.Hasta en el hospital cuando nos quedabamos por la noche tenia que estar ella tambien.

En fin,a veces es tu vida y te olvidas de la tuya propia.Y me parece que es un buen tema para dar alguna pautas o poder entender ciertas cosas.

Un besazo!

BlogHera dijo...

Sería un tema muy bueno, seguro que todos aprenderiamos algo aunque no tengamos a nadie a nuestro cuidado.
Besos.

Me gusta