martes, 9 de noviembre de 2010

Desarrollando conciencia...

Ya tengo elegido el próximo tema para los psicopost, pero os lo presentaré mañana.

Hoy os quería hablar de otra cosa, a ver qué os parece...



Cuando era una apasionada estudiante de Magisterio solía tener aquella visión simplista de “las personas son buenas por naturaleza, la sociedad las corrompe”. Afortunadamente, debido a los años, a madurez y mis vivencias personales y profesionales esta idea ha cambiado mucho.
Hasta el punto de que ahora creo algo que, no es talmente contrario, pero sí bastante alejado de esa afirmación. Los seres humanos, por naturaleza (somos animales, al fin y al cabo), pero también por lo complicado de nuestra psique, a veces podemos ser VERDADERAMENTE MALOS. Y es obligación de la sociedad (y ahí me/os destaco como docente y como madre) CREAR CONCIENCIA en quienes se están formando para “suavizar” esos impulsos injustos y no muy nobles, que digamos.
¿Y a qué viene esto? Pues a dos vivencias que he tenido estos días y que me han hecho reflexionar sobre estas ideas de arriba. Si os parece, os las cuento y retomamos el hilo en cada una de ellas.


EN CASA, CON MI HIJA DE 4 AÑOS…
-          ¿Mamá podemos coger un gatito chico?
-          No hija, nosotros ya tenemos a la Lorky (nuestra perrilla de casi 8 años) y en casa no podemos tener más animales.
-          Buaaaa (llantos y lloriqueos durante un buen rato)… ¿Entonces, cuándo podré tener un gatito?
-          Cuando la perrita sea vieja, vieja, y se muera (ya he hablado con ella el tema de la muerte hace más de un año y cuando sale)…nos plantearemos si coger otro animal y entonces tú puedes opinar sobre si quieres un gato.

Se quedó conforme un rato. A media tarde, viene otra vez, muy seria:
-          Mamá…¿Cuándo se va a morir la Lorky?

Jajajaja!! Qué maldad (pensé)…pero sé que es muy común en los niños responder así cuando se les dice que se les dará algún beneficio tras la muerte (sin ir más lejos, un primo mío le preguntaba a mi abuelo todos los días cuándo se moriría porque mi abuelo le prometió dejarle en herencia su caja de herramientas…jajajaja!!).
Esto no sucede así porque los niños sean “malos”, sino porque a menudo NO TIENEN CONCIENCIA DE LO QUE ES LA MUERTE.
Sin ir más lejos, mi propia hija sabe que morirse implica desaparecer para siempre, pero NO HA VIVIDO NINGUNA MUERTE (ni siquiera la de una mascota), no la ha experimentado. En este caso, “CREAR CONCIENCIA” implica que sea eso, consciente, de que la muerte es un proceso doloroso que se supera…y que por tanto no la deseamos nunca para seres que queremos (la perrita).



Otro ejemplo. Estos días he estado atareadísima en mi centro por una coyuntura: Nos ha  llegado un alumno inglés con nivel 0 de español y el Síndrome de Asperger. Este último se ubica dentro del amplio cajón de los trastornos autistas: las personas con Asperger suelen tener inteligencia normal (y en algunos casos capacidades más desarrolladas que el resto como las de memoria icónica, de imágenes)… pero bastantes problemas de desarrollo social porque tienen que aprender INTENCIONALMENTE (el resto de las personas lo asumimos dentro de nuestras vivencias sin que nos lo enseñen explicado ni nada por el estilo) a interpretar las expresiones de los demás, los dobles sentidos, a ponerse en el lugar del otro… en fin, más o menos lo que podáis imaginaros por una persona con autismo pero lenguaje e inteligencia (no quiero ser inexacta pero tampoco daros una clase de necesidades educativas especiales).
Como muchas otras personas con este problema, este chico cuando se pone nervioso por estímulos externos que no pude explicarse (una tiza que chirría en la pizarra, un silbido en el patio, los truenos de una tormenta…) tiene TICS y CONDUCTAS AUTOLESIVAS.
¿Cómo creéis que reaccionan sus compañeros de quince años? RIÉNDOSE. Otro caso donde, obviamente, hay que crear conciencia. La verdad es que yo tengo muy presentes mis quince. Y quizá también hubiera reaccionado así.
He estado trabajando intensamente con sus compañeros de clase, y con todo el centro, no solo que COMPRENDAN lo que es el Asperger; sino que SE PONGAN EN EL LUGAR de una persona con Asperger (y si os gusta el tema o lo vivís de cerca os recomiendo la lectura de “Un antropólogo en Marte”, es genial).
No voy a decir que la cosa vaya como la seda ahora porque os engañaría. Siempre hay alguno que por más que le expliques o le trabajes la empatía se va a seguir riendo (también hay adultos así)…pero la cosa ha mejorado muchísimo.
¿Adonde quiero llegar con esto? Pues a reflexionar sobre como, a veces es necesario CREAR CONCIENCIA de las cosas. La inconsciencia, el desconocimiento, la ignoracia…sino generan maldad directamente, sí que pueden HACER MUCHO DAÑO a nuestro alrededor.
Por eso desde este blog me sumo a las causas solidarias que habéis visto: no voy a salvar directamente ninguna vida, no soy una heroína. Pero al menos, doy visibilidad a temas en los que es muy necesario CREAR CONCIENCIA.

¿Y vosotras, cómo lo véis? ¿Habéis vivido historias como estas? ¿Cómo reaccionáis?
¡¡Besos!!

18 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Cosas como las de tu hija no las veo tan duras como las de los chavales de 15 años. Vale, es una edad idiota y todos hemos pasado por ella, pero me sigue tocando las narices que se rían de una enfermedad, tara, defecto,discapacidad,...llámalño como quieras.
Afortunadamente, el chaval no sufre demasiado porque no entiende las risas igual que no entiende el resto de emociones.

Besos!

Hele dijo...

Me parece super interesante este post...

estoy un poco con Miss Potingues, lo de tu niña me parece super normal porque no sabe muy bien de qué habla.

Lo de los adolescentes me parece ya mas preocupante, se supone que los que si entienden las emociones deberian tener más empatía, no?

Yo también conozco casos de crueldades, y, sin duda, lo habré sido alguna vez, pero recuerdo que cuando estaba en el Insti, entre los 14 y los 16, compartí clase con un chaval que tenía un cierto retraso intelectual. Era evidente para todos y nadie nos metiamos con él, NADIE, y te aseguro que en mi clase había chungos como en todas.

No sé si es porque estabamos más educados o qué, está claro que había problemas, y que a lo mejor uno molestaba el empollón o a la que no salía nunca, o a la que llevaba las Spice girls en la carpeta...pero a él incluso se le protegía.

Jejejeje, odiaba mi instituto y a mis ex compañeros, pero voy a empezar a pensar que no eran tan malos...

BlogHera dijo...

Me parece muy interesante este tema. Al igual que el resto de las chicas creo que ya tienen una edad, y estoy totalmente de acuerdo contigo en lo de que el desconocimiento provoca este tipo de cosas.
Besos.

ebanolaurah dijo...

me ha encantado tu post de hoy.

Alesia dijo...

Me parece muy interesante este post, la verdad es que alucino cómo la gente se rie de algo que no le afecta personalmente.
Pero ésto también pasa con los adultos, y además yo veo mucha gente que está juzgando a los demás, parece como que ellos son perfectos, y me ponen frenética...

No son capaces de ver y sentir lo que le está sucediendo a la otra persona, y en vez de reaccionar y ayudarles en lo que puedan, cogen y optan por lo más fácil, reírse, o criticar, o cualquier cosa...

Estoy de acuerdo con Miss Potingues, y creo que deberían tener más conciencia, yo también tengo muy presentes mis 15, y no me recuerdo así de estúpida, quizás tenía otras cosas de adolescente, pero jamás me reí de nadie, lo que sí recuerdo es que había una presión social tremenda, y si el "más guay" hacía tal cosa, los demás lo tenían que hacer...

Lo de tu niña es normal, no ha perdido a nadie, no sabe lo que es levantarse todos los días y saber que esa persona/animal no va a estar nunca más en casa, ni la vas a poder ver. Simplemente, ella tiene que experimentarlo, y ya está... A mi hermano le pasó lo mismo con mi abuela, le decía que a ver si se moría y le devolvía los comics, ya que mi abuela le dijo que se los dejara hasta que muriera, y cuando se murió al final ya no quería sus comics... Pero esto es normal en un niño de 4 o 5 añitos, no es que sean malos, es que no tienen la empatía de la que hablas en tu post.

Pues lo dicho, que me he liado a escribir y te va a dar pereza leerlo jajaja.

Por cierto, te he incluido en mi blogroll, que me encanta tu blog, y me lo paso genial leyéndolo.
Gracias por hacernos pensar así!!

Un besote wapetona!!

FanuKa87 dijo...

Hola guapa!!
Pues si es verdad que se deberia ir creando conciencia desde pequeños.
Me ha pareceido muy interesante el post.
Un beso!!

BeLa dijo...

De verdad, me bebo estos posts, niña, será que se me da mejor el psicoanálisis que el maquillaje, jjaja.
Pues mira, yo cuando vuelva a Espein seguiré trabajando con mi Joselillo, que es asperger y tiene ahora una edad malilla, 14, y en fin, tal cual lo que dices en clase. Crear conciencia es lo que hay que hacer, si señora.
Y por cierto, me ENCANTA cuando alguien más recomienda Un Antropólogo en Marte. Yo me lo leí en la carrera y niña, que libro tan impresionante. Llegaste a leer los de Birger Selling y Temple Grandin? Besitos!

Rocco dijo...

También tengo rpesentes mis 15 y me doy cuenta que en mi clase también se reían ante ese tipo de cosas. En mi caso siempre he tenido conciencia sobre ello porque desde el jardín de infancia tenia un compañero de clase que era retrasado y mi familia me inculcaba que era como otro niño que quería jugar. Así que jugaba con el. ^_^ Besitooooss

tita hellen dijo...

Yo con 15 años tenía conciencia del otro, creo que es algo que se tiene que formar en las personas desde pequeños, en el colegio y en casa me inculcaron mucho -pero mazo- el pensamiento de "no les hagas a los demás lo que a ti no te gustaría sufrir". Y un chaval de 15 se rie de otro es que no tiene ni conciencia de su propio dolor y a lo mejor con quien te tienes que sentar no es con el hijo, sino con el hijo y los padres. Ahora, dias idiotas tenemos todos

Besazos

cupcaaake dijo...

Ole este post. No puedo contestarte muy bien porque debo reflexionar y releer el post un par de veces, pero no puedo irme sin felicitarte.
un beso

Estre TipsandConfessions dijo...

Las crueldades en el cole son increibles! No le queda nada al pobre chaval con Asperger... La sociedad no esta pensada para las minorias...

Ana Castosa dijo...

Hola wapa!!hace poco que te sigo. Te conocí gracias a Negami, ella me habló de ti y la verdad es que ME QUEDO.
No sabía que eras profe... de que especialidad?? Yo soy de primaria y he trabajado con dos niños de asperger (weno uno de ellos estaba aún sin diagnosticar). Al principio pensé tirarme por la ventada... pero después fui aprendiendo poco a poco y nos entendíamos bastante bien.
Una cosa curiosa es que ambos eran extremadamente cariñosos pero a veces, se les cruzaba el cable y de repente te clavaban las uñas o tenían algún tipo de reacción agresiva.
En relación a sus compañeros no había muchos problemas (al margen de sus problemas de socialización) xq no se metían con ellos... Pero claro, eran niños que estuvieron con los mismos compañeros desde los 3 años y habían crecido ellos, por lo que tomaban con naturalidad sus características. Otra cosita q tb cambien cambia es que yo te estoy hablando de niños de 8 y 10 años... y es muy diferesnte.
Un beso!!

Sagavica dijo...

El segundo caso me parece terrible. Y sé por desgracia que unos cuantos de mi clase reaccionarían igual (justo tengo 15)... Pero no sólo de mi curso, sino de gente más pequeña y más mayor... Yo en 1º me hice amiga de una chica que estaba completamente sola en el patio. No sé exactamente qué tenía, pero ya ese simple hecho hacía que estuviera sola. No era muy habladora pero con confianza, acabo hablando mucho más, aunque se la seguía viendo algo reacia al contacto físico... Yo estuve segura de que se la habrían hecho varias veces y por eso aquella desconfianza... Sé perfectamente por tanto cómo actuaría tantísima gente, pero al menos sé que yo no soy así.
Tu niña es que aún solo tiene 4 años y aún no llega a entender por completo lo que morir significa, porque en mi opinión, se acaba entendiendo con más edad, con más capacidad de reflexionar.
Estos posts son muy interesantes. Os deseo lo mejor con ese chaval.

Besitos!

tereG dijo...

Sí que se ven esos casos más amenudo de lo que quisiera en los coles. Cuanto más pequeños menos casos. Normalmente los profes atajan esas situaciones. Pero como dices, hay algunos adultos que todavía no tienen la conciencia desarrollada del todo. Gracias por la recomendación del libro, lo apunto a mi lista de lecturas interesantes. ¡Qué gusto la variedad de temas del blog! ¡arriba la hermandad potinguera supercompletita!!!!

BEAUTYVICTIM dijo...

Hay veces que con 15 son peores que con 4 años. Lo de crear conciencia está muy bien. Suelo hacerlo con mi hijo ¡¡y también con mi marido!! Porque hay veces que me cuesta creer que los seres humanos seamos crueles, pero lo somos hasta que alguien nos da un toque y nos abre los ojos. Después se agradece porque acabas viendo el mundo de otra manera.

Un beso fuerte, guapa.

Inma

Ich Selbst dijo...

Dicen que Einstein tenía el síndrome de Asperger...

No quiero ser mal pensada, pero siempre he creído y creo que la naturaleza humana es la maldad, por ello lo de crear conciencia.

Cuando tenía 15 años había una chica en mi clase a la que le faltaba un hervorcito y la gente le daba de lado. Mis dos amigas y yo, que andábamos juntas curso tras curso, decidimos que se sentase con nostras en la primera fila, que los trabajos en grupo fueran con nosotras y cosas por el estilo. El caso es que la integramos y dejaron de reirse de ella.

Un día, en clase de historia, esta chica se quedó dormida dormida dormida y cuando la ví me reí. MUCHO. Por eso no puedo tirar piedras, pero no me reí de un defecto o falta de aprecio, sino porque la situación me pareció cómica.

¿Y todo esto a qué? ¡Ah, a que los 15 son muy malos, la educación en casa es escasa (mis padres siempre me han dicho que no hay que reirse del mal ajeno) y la empatía es una asignatura pendiente!

Küsse, pretty!!!!!!!!!!

Alba dijo...

¿Sabes? Me has hecho recordar una de mis clases de psicoanálisis de la facultad. La profesora solía decir que nosotros creamos a perfectos neuróticos y ¡Qué bueno! porque si no, crearíamos a psicóticos o perversos. El punto es que, concuerdo contigo, la naturaleza del ser humano, en gran parte, es formada. No nacemos ni buenos ni malos (entendiendo que ese concepto nos lo hemos creado nosotros mismos) sino simplemente buscando la satisfacción de nuestras necesidades. Con el tiempo y la enseñanza de nuestros padres (sea quien sea que cumpla ese rol) aprendemos lo que "está bien o está mal" y comenzamos a desarrollar un nivel sanito de culpa.
En cuanto a los adolescentes ¡Ay qué difíciles! son seres que se dejan llevar por las masas, esa búsqueda de la personalidad y todo eso se vuelve bien difícil y es muy complicado para ellos saber cómo reaccionar en algunos casos que no entienden.
Pues ya me extendí en mi rollo.
Un beso!!!

Estefania Lovelifefashion dijo...

Por muy joven que sea una persona (15 años no son tan pocos, si has llevado una vida alejada de sobreprotecciones) no tiene excusa para reirse del mal ajeno, sea cual sea, no es tan dificil ponerse en el lugar del otro y saber cómo te sentirías tú. La gente en general es egoista, no se para a pensar ni 2 segundos y disfruta con las desgracias ajenas, menos mal Gadi, que hay gente como tú, que aporta su granito de arena para que este tipo de injusticias no ocurran. Un besazo!!

Me gusta