martes, 16 de noviembre de 2010

Estres en el trabajo...

Vamos a hablar hoy de cuando las relaciones en el entorno laboral no van bien… y sus consecuencias.
¿Os acordáis de cuando hablábamos, hace ya tiempo, del estrés-del-bueno? Era el arousal, es decir, un nivel de activación de mi organismo que me hace estar más alerta y responder mejor ante las demandas de mi entorno.
…pero desgraciadamente, el más conocido es el otro estrés, el negativo. Sus consecuencias...
La alteración del funcionamiento de nuestro Sistema Nervioso y hormonal (que es quien regula toda la máquina que es nuestro cuerpo)…este desequilibrio desemboca en los problemas físicos (úlceras de estómago, herpes…muchos trastornos relacionados con el , mal funcionamiento de nuestro sistema de defensas que está directamente relacionado con nuestra sensación subjetiva de bienestar personal, como hemos hablado otras veces) y mentales (estados nerviosos, irritabilidad, tristeza…).
¿Qué nos causa estrés-del-malo en el trabajo?





¿Y cuando sufro acoso?
Otro término “de moda” últimamente es el de MOBBING, ¿verdad? Respecto a qué es creo que hay poco que añadir porque todos lo conocemos por los medios de comunicación…y hasta películas.
Sin embargo, sí me gustaría ahondar en un concepto que sí puede implicarnos a todos. El tercer agente dentro del mobbing, por así llamarlo. Dentro de lo que es una situación de acoso rápidamente identificamos a 2 partes implicadas: el acosador y la víctima, ¿verdad?
Sin embargo, a menudo pasa desapercibida la figura del ESPECTADOR que es el 3º en discordia, en el sentido en que SI NO HACE NADA, se convierte en CÓMPLICE.
Esto es un aspecto que recalco mucho entre mis niños cuando les hablo del acoso escolar. Si presencio situaciones de acoso y NO DENUNCIO ni presto mi apoyo a la víctima, soy COMPLICE del acosador.
Afortunadamente yo a nivel profesional no he vivido este tipo de situaciones entre adultos en mi trabajo. Pero sí he vivido situaciones injustas en las que se han reído de un compañero cuando no estaba presente. Y tengo claro que ni, echo leña al fuego, ni me callo en lo injusto que me parece. Que a veces somos más niños que los niños.

El próximo día acabaremos el bloque de convivencia y en trabajo (y la obra en sí) con otro tema calentito…¿qué pasa cuando la empresa de trabajo y la familia son lo mismo (negocio familiar)?
Un besazo.

9 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Buena entrada, como siempre.
También apoyo la idea de que es tan delincuente el asesino como el cómplice.

Besos, guapa!

tereG dijo...

este tema da mucho de sí y es bastante habitual, por desgracia. Me gustan tus reflexiones Gadi. Bsote

ANA CRYSS dijo...

la verdad que no esta nada mal, la verdad que yo de esto se bastanta ya que va a ser mi profesion en apenas 6 meses jajaja, un dia de estos que no este arta de la psicosociologia en el entorno laboral publicare un post jjajaajaja

perfecto lo as expuesto perfecto!!!!!!!

besosss

Lorenina dijo...

Uy que bien, del cuadrito doy con 4 de 5
:/

Naoko dijo...

Lo que me da más rabia de todo esto que es que en la mayoría de casos, estamos estresados en el trabajo porque con la maldita crisis recortan tanto en personal que hace uno el trabajo de cuatro. Así que los que trabajamos estamos explotados y los que no tienen trabajo están fastidiados. Y respecto al mobbing, es lo más despreciable con lo que uno se puede topar en el ámbito laboral. Yo tuve una experiencia relacionada con eso y al final me fui de la empresa. Estaba tan dolida que pensé en denunciarlo y hablé con una amiga que está en Comisiones, pero la verdad es que mis compañeros se portaron muy bien, sacaron la cara por mi, incluso mis jefes, me arreglaron el tema del paro y me dieron un finiquito generoso, así que decidí no liar las cosas y no complicarles la vida por un par de indeseables que tenían acciones de la empresa y contra los que no se podía hacer nada. Espero no sufrir nunca otro episodio así. Aún lo pienso y me duele. Gracias por tus psicoposts pequeña! un besazo!!

tita hellen dijo...

Yo he sido becaria, y el apoyo de mis compañeros lo noté cuando una jefa suprema me echo una bronca con insultos injusta delante de la gente y sus compañeras de café que estaban delante se quedaron calladas como cobardes y luego el director vino a mi despacho diciendo que sabía que no tenía derecho a pedirmelo, pero que sabia que yo habia obrado bien y que por favor, no le diese la satisfaccion de irme y que me quedase. Yo no pretendo que la gente en un ambiente asi defienda unos a otros cuando siente que su puesto está el juego pero sí debería plantearse en qué ha contribuido su actitud a ese ambiente. Besis

** IrU ** dijo...

Como siempre, con este tipo de post te superas cada dia!
Me encanta leer tus reflexiones :)

Bsitos guapa!

Voga.Chic! dijo...

Excelente post, Gadi! El mobbing se toma en broma o algunos temen denunciar y perder sus puestos. Pero la víctima sufre injustamente y no deberíamos ser cómplices.

Besos!

Elisa dijo...

No habia podido leerlo hasta hoy y genial ;)

Me gusta