martes, 16 de noviembre de 2010

Estres en el trabajo...

Vamos a hablar hoy de cuando las relaciones en el entorno laboral no van bien… y sus consecuencias.
¿Os acordáis de cuando hablábamos, hace ya tiempo, del estrés-del-bueno? Era el arousal, es decir, un nivel de activación de mi organismo que me hace estar más alerta y responder mejor ante las demandas de mi entorno.
…pero desgraciadamente, el más conocido es el otro estrés, el negativo. Sus consecuencias...
La alteración del funcionamiento de nuestro Sistema Nervioso y hormonal (que es quien regula toda la máquina que es nuestro cuerpo)…este desequilibrio desemboca en los problemas físicos (úlceras de estómago, herpes…muchos trastornos relacionados con el , mal funcionamiento de nuestro sistema de defensas que está directamente relacionado con nuestra sensación subjetiva de bienestar personal, como hemos hablado otras veces) y mentales (estados nerviosos, irritabilidad, tristeza…).
¿Qué nos causa estrés-del-malo en el trabajo?





¿Y cuando sufro acoso?
Otro término “de moda” últimamente es el de MOBBING, ¿verdad? Respecto a qué es creo que hay poco que añadir porque todos lo conocemos por los medios de comunicación…y hasta películas.
Sin embargo, sí me gustaría ahondar en un concepto que sí puede implicarnos a todos. El tercer agente dentro del mobbing, por así llamarlo. Dentro de lo que es una situación de acoso rápidamente identificamos a 2 partes implicadas: el acosador y la víctima, ¿verdad?
Sin embargo, a menudo pasa desapercibida la figura del ESPECTADOR que es el 3º en discordia, en el sentido en que SI NO HACE NADA, se convierte en CÓMPLICE.
Esto es un aspecto que recalco mucho entre mis niños cuando les hablo del acoso escolar. Si presencio situaciones de acoso y NO DENUNCIO ni presto mi apoyo a la víctima, soy COMPLICE del acosador.
Afortunadamente yo a nivel profesional no he vivido este tipo de situaciones entre adultos en mi trabajo. Pero sí he vivido situaciones injustas en las que se han reído de un compañero cuando no estaba presente. Y tengo claro que ni, echo leña al fuego, ni me callo en lo injusto que me parece. Que a veces somos más niños que los niños.

El próximo día acabaremos el bloque de convivencia y en trabajo (y la obra en sí) con otro tema calentito…¿qué pasa cuando la empresa de trabajo y la familia son lo mismo (negocio familiar)?
Un besazo.

@gadirroja en INSTAGRAM