jueves, 4 de noviembre de 2010

Las creencias de nuestros padres...y las nuestras.

Sigamos con el bloque la familia. La verdad es que me esperaba que el autor entrase en conflictos diferentes de los que suponen la paternidad/maternidad y educación de los hijos, pero lo cierto es que este apartado se centra casi exclusivamente en esto.

El autor va reproduciendo diferentes casos con los que se ha encontrado (adolescentes, niños de primaria que empiezan a retar la autoridad…) y a responderlas. Creo que este tema así de concreto puede resultarnos aburrido de tratar (aparte de que terminaría parafraseando y eso no me gusta!). Así que si os parece, en lugar de ver las situaciones concretas, y sus respuestas, voy a aprovechar mis propios materiales y hacemos una pequeña introducción a la “escuela de padres”.

No sé si os sonará el concepto. Una “Escuela de padres” es un espacio periódico en el que se debaten temas de la educación de los hijos y se dan pautas para mejorarlas. Como muchas otras cosas, a ser padres se aprende. Y hoy en día, los requisitos a los que nos enfrentan los niños son cada vez mayores: vivimos en una sociedad compleja donde los riesgos, la capacidad de aprendizaje (y de chantaje emocional y manipulación) de los niños es cada vez mayor y más rápida y en la que a menudo, la confusión de valores nos hace difícil educar.

Sé que muchas de vosotras no sois madres. Imagino que un puñao tampoco tenéis el mínimo interés en serlo (me parece estupendo y de hecho yo misma estuve en vuestro bando unos años)…pero creo que son aspectos interesantes porque nos ayudan a reflexionar sobre nuestra propia educación en casa, y sobre la sociedad en general.

Vamos al lío.
Hoy vamos a dedicar el post a algunas creencias que tenemos los padres y que no tienen razón de ser (Y nos llevan a fomentar valores o comportamientos no deseables):

Amplíame, plis!!


En este sentido, puede ser enriquecedor que nos planteemos varias reflexiones: ¿tuvieron mis padres esas ideas al educarme? ¿En qué han desembocado? ¿Y yo, cómo adulta, qué creencias tengo? ¿Son adecuadas y racionales o pueden propiciar prácticas educativas no deseables (consentir a mis (futuros) hijos, no darles libertad, hacerles dependientes de mí…)?

6 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Bueno, lo primero, que sepas que me he sentido señalada con cierta alusión,peeeeeeeeeeeero que también sepas que la ausencia de interés (por el momento) en la maternidad no implica una ausencia de interés por la educación (¡al contrario!).
Me parece un tema fundamental para entender qué está pasando en nuestra sociedad.

Me ha encantado el cuadro desmitificador.

Quería hacer un apunte sobre la primera afirmación.
A esos padres de "les doy todo lo que yo no tuve":
Decir NO de vez en cuando es bueno. El niño debe metabolizar la frustración (no siempre hay que decir no, pero sí alguna vez; ya que, en su vida adulta tendrá que enfrentarse a que no siempre se consiguen las cosas y seguir siendo una persona estable, equilibrada y no peligrosa para quien le ha dicho no.


Besotes!

tita hellen dijo...

Lo de dar a los niños lo que no tuvimos a veces implica olvidar dar lo bueno que sí tuvimos. Y ves a muchos padres con miedo de censurar a sus pequeños, porque no quieren ser los malos, pero si no censuras, conviertes a tus hijos en carne de psiquiatra.

Esto es como las pelis de vaqueros, a veces hay que hacer cosas duras que nadie quiere hacer, pero alguien tiene que hacerlas.

Besis

Elisa dijo...

Geniales estas entradas, me encanta cuando te pones con estos temas ;)

cristina dijo...

tienes post pa to jaja besos wapa

Rocco dijo...

Muy buena la entrada. Esto reafirma que mis padres lo hicieron estupendamente :D Siempre he dicho que mis hijos se educarían de la misma forma que lo hicieron conmigo. :D

Besitooosss

Tessa dijo...

Yo hice un curso de escuela de padres y la verdad que me gusto bastante y aprendi mucho.

como dicen las demas chicas eso de darle a los crios lo que no me dieron mis padres pues me parece un error por que a losniños hay que enseñarles que hay cosas que si y otras cosas que no.
Cuando un niño se acostumbra a que se lo den todo luego llegan las fustraciones.Llegan los cabreos,los yo no me esfuerzo por las cosas,etc.......

Yo intentare educar a mis hijos cuando los tenga como me han educado los mios.Querer a un hijo no es darle todo y mas,por que ya estamos viendo esta sociedad en lo que se esta convirtiendo.

A mi me da lastima ver a las niñas de 12 años con las caras maquilladas,vestidas como mayores,y haciendo cosas que no eson de su edad.Yo a esa edad jugaba aun con las muñecas.
Se estan perdiendo muchas cosas en esta sociedad,pasan de ser bebes a ser mayores de repente.

Un besazo y este pos tiene mucha chicha jaja

Me gusta