jueves, 4 de noviembre de 2010

Las creencias de nuestros padres...y las nuestras.

Sigamos con el bloque la familia. La verdad es que me esperaba que el autor entrase en conflictos diferentes de los que suponen la paternidad/maternidad y educación de los hijos, pero lo cierto es que este apartado se centra casi exclusivamente en esto.

El autor va reproduciendo diferentes casos con los que se ha encontrado (adolescentes, niños de primaria que empiezan a retar la autoridad…) y a responderlas. Creo que este tema así de concreto puede resultarnos aburrido de tratar (aparte de que terminaría parafraseando y eso no me gusta!). Así que si os parece, en lugar de ver las situaciones concretas, y sus respuestas, voy a aprovechar mis propios materiales y hacemos una pequeña introducción a la “escuela de padres”.

No sé si os sonará el concepto. Una “Escuela de padres” es un espacio periódico en el que se debaten temas de la educación de los hijos y se dan pautas para mejorarlas. Como muchas otras cosas, a ser padres se aprende. Y hoy en día, los requisitos a los que nos enfrentan los niños son cada vez mayores: vivimos en una sociedad compleja donde los riesgos, la capacidad de aprendizaje (y de chantaje emocional y manipulación) de los niños es cada vez mayor y más rápida y en la que a menudo, la confusión de valores nos hace difícil educar.

Sé que muchas de vosotras no sois madres. Imagino que un puñao tampoco tenéis el mínimo interés en serlo (me parece estupendo y de hecho yo misma estuve en vuestro bando unos años)…pero creo que son aspectos interesantes porque nos ayudan a reflexionar sobre nuestra propia educación en casa, y sobre la sociedad en general.

Vamos al lío.
Hoy vamos a dedicar el post a algunas creencias que tenemos los padres y que no tienen razón de ser (Y nos llevan a fomentar valores o comportamientos no deseables):

Amplíame, plis!!


En este sentido, puede ser enriquecedor que nos planteemos varias reflexiones: ¿tuvieron mis padres esas ideas al educarme? ¿En qué han desembocado? ¿Y yo, cómo adulta, qué creencias tengo? ¿Son adecuadas y racionales o pueden propiciar prácticas educativas no deseables (consentir a mis (futuros) hijos, no darles libertad, hacerles dependientes de mí…)?

Me gusta