lunes, 15 de noviembre de 2010

Madres y currantas

Retomamos el bloque de convivencia y el tema que dejamos pendiente el otro día: madres trabajadoras.
En una sociedad donde el concepto “conciliación de la vida profesional y personal” suena en medios de comunicación cada vez más (vamos, que está demodísima), aún hay enormes diferencias entre padres y madres que trabajan.

No voy a hablar aquí de las diferencias en cuanto a aspectos laborales (permisos, retribuciones, derecho a excedencias…)porque ahí sí se va viendo un cambio poco a poco: aumentan los permisos de maternidad y paternidad, empiezan muy lentamente a crearse guarderías en grandes centros de trabajo, se denuncian (de vez en cuando) despidos improcedentes por embarazo…digamos que, al menos bajo mi punto de vista, la cosa no va acelerada pero movimiento hay.

En cambio, de lo que SÍ voy a hablar es de la concepción que hoy, por hoy, todavía pesa sobre muchas madres que trabajan. Por mi profesión he conocido a muchas mamás que trabajan a cientos de kilómetros de donde tienen a su familia y son ellas quienes asumen que deben desplazarse todos los días un par de veces (exponiéndose con las carreteras que hay aquí y las condiciones climatológicas de plena sierra) para cumplir con su trabajo, pero también con su familia.
No voy a decir que no haya compañeros que hacen lo mismo, que los hay y cada vez más, pero también buena parte de ellos se quedan entre semana, conducen menos y están menos AGOTADÍSIMOS, ya e cuando estás mamás llegan a casa les espera además, la cuestión doméstica y del cuidado de los hijos.

…y luego está el tema de la CONCIENCIA que es aún peor que el de la organización: todavía y hoy por hoy, hay muchas mujeres renunciando a su desarrollo profesional a favor de tener una familia, como si ambas cosas no fuesen compatibles…se sienten que ABANDONAN a sus hijos.
Ojo, no solo pasa esto con las madres. También hay muchos PADRES que están fuera todo el día y se sienten CULPABLES o que “SE ESTÁN PERDIENDO” la infancia de sus hijos.

¿Qué opina de todo esto Rojas Marcos? El autor nos dice…
En general, los pequeños que se crían con padres que trabajan fuera de casa, crecen con normalidad, siempre que estén queridos y estén atendidos por personas alegres y afables. La mayoría de los niños puede sin dificultad crear lazos afectivos agradables con otras personas e incorporar nuevas relaciones gratas a su entorno emocional. (Visto así, resulta hasta positivo: el niño no sólo tiene a papá y mamá, tiene a más personas dentro de su red de soporte emocional: otras personas que le dan cariño, seguridad y límites).
De hecho, las madres que trabajan y están satisfechas, estimulan en los pequeños una mayor sociabilidad y una actitud más firme hacia la igualdad de grupo y en las niñas un alto espíritu emprendedor y un sentimiento mayor de autonomía.

Por lo tanto, y al menos, aunque algunas de nosotras aún andemos haciendo equilibrismos y malabarismos para llevarlo todo pa’lante, siempre que el niño perciba un entorno seguro, de satisfacción y estable, crece feliz. A veces somos los adultos quienes creamos a los niños problemas de los que no eran conscientes.

El próximo día trataremos el tema del estrés en el entorno laboral. Chungo, chungo.

BESOS!

12 comentarios:

Alesia dijo...

Pues mira, llevas toda la razón, porque mi padre siempre nos ha dicho eso, que siente como que se ha perdido nuestra infancia, pero los fines de semana los pasaba con nosotros por lo que o nunca he sentido esa falta, y aunque mi madre también trabajaba (y trabaja ajajaja) como salia a las 15:00 cuando saliamos del cole ella ya estaba en casa...

Pero si que es cierto que yo siento admiracion por mi madre, por llevarlo tan bien...

Creo que me voy a leer ese libro!!! Jajajaja.

Un besote muy gordo, y genial el post!!!
Www.allfashionallstyle.es

Sweet_ApplePie dijo...

muy bueno el post, es verdad que las madres siempre tienen ese reconcome...le dan más vueltas que los padres en general, igual a veces porque son más protectoras, no sé no sé, hablo un poco según veo a la mía :)

un besote!

Miss Potingues dijo...

Como bien dices, las cosas van cambiando poco a poco.
Lo que también ocurre es que muchas madres se autojuzgan a través de los ojos de los demás y son mucho más duras consigo mismas que estos "demases" que, teóricamente" las juzgan.
No sé si me he explicado, peor en fin.

Besos, guapa!

tita hellen dijo...

Mi padre trabajaba mucho entre semana, pero los domingos por la mañana los pasaba con nosotros en el parque, nos llevaba a museos, nos enseñaba a montar en bici o patines... Y mi madre aunque estaba con nosotros, hasta más mayores no ha tenido "momentos de calidad", porque el día a día se los comían. Aún así los han intentado tener y eso se nota mucho, creo que es algo que intentaré tener con mis hijos. Besazos

Romy dijo...

Tienes razon tú y Mario Rojas también jeje
El problema está en que hay niños que no tienen con quien quedarse, porque no hay las suficientes facilidades para padres de clase media-baja como para tener al niño atendido en centros de actividades extraescolar o en el propio colegio.
Los niños a veces pasan muchas horas solos cuando no quedan a cargo de familiares o gente de confianza.
Lo peor es que los padres se sienten culpables y cansados de tanto ajetreo que para tener al crio contento le dan todas las tonterias que pide.
El sistema de este país no está hecho para madres y padres trabajadores, porque un niño necesita cuidados y tiempo más alla de la baja por maternidad esta que dan ¿o no?

Paz!

Pepita de Melón dijo...

Todávía no soy madre, pero me preocpupa la situación que describes. Mi madre siempre estuvo en casa con mi hermana y conmigo, algo que siempre me encantó. Mi padre trabajaba demasiadas horas, no tengo recuerdos de pequeña con él, ni buenos ni malos, es algo que me apena mucho :( pero pienso que mi madre debió haber trabajado para sentirse mejor, siempre ha sido una mujer sumisa y cobarde, así que trabajar la hubiese ayudado a subir su autoestima y y haberse sentido independiente.
Por mi `parte, me acojona ser madre trabajadora pues lo tengo jodido (en parte). Ahora mismo trabajo sólo por las mañanas en la oficina, pero a partir del año que viene lo más seguro es que trabaje todo el día, es decir de 8.30 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 o la hora que se haga. Ese horario no es nada compatible con tener niños, que solo los puedes ver para levantarlos, llevarlos al cole y verlos después de duchados cenados y acostados. Y menos aún cuando tienes una suegra que te dice "nena, no tengáis hijos que yo no quiero criar más nietos" o cuando tu madre vive a 40 kms, pero eso sí, ella los cuidaría con todo el amor, y todas las ganas del mundo pero te separa la distancia, o en las guardes de tu zona te piden 500€ de tener a tu hijo 12 al día, lo que supone que inviertas el 80%, por no decir el 100%, de tu sueldo "porque para eso me quedo yo en casa".
Entonces, habiendo leido lo que opina Rojas Marcos, yo pienso que los padres deben pasar el mayor tiempo posible con sus hijos, que luego ves a tu padre y lo consideras un ogro desconocido. Eso es lo que consideré a mi padre durante muchos años.

Besicos!

CasitadePiedra dijo...

Es un tema muy complicado y cada caso es un mundo, aunque creo que en este país tenemos que caminar mucho y sobre todo conciliar trabajo y familia. Es un "problema" y no se está dando la importancia que debe darse.

Deberían de estudiarse los horarios laborales y establecer el cambio como en otros países.

Un besote guapa!!

Eli aka Negra Cabreada dijo...

Yo opino que para ser madre trabajadora hoy en día hay que tenerlos bien puestos, hay que aguantar mucho, trabajar mucho, sacrificar mucho y que encima luego te recriminen que haces mal tu trabajo porque estás con la cabeza en mil lugares. Las cosas tienen que cambiar pero ya.

BEAUTYVICTIM dijo...

Por eso te comentaba el otro día que preferí quedarme en casa después de tener a mi hijo y optar al trabajo como colaboradora en distintos medios a estar metida de lleno en la vorágine de una redacción. Aún así, cuando mi hijo tenía 2 años y hasta los 3, me hicieron una buena oferta en Hachette y estuve allí poco más de un año. Pero no me gustó la experiencia. Mientras te comento en el post, le estoy oyendo jugar con la wii y si le digo que venga a darme un beso, lo hace y yo me quedo tan a gusto.

Soy muy familiar y estoy muy "enganchada" a mi hijo. Tengo la suerte de haber creado unos lazos maravillosos con él y de haber podido trabajar a la vez, aunque eso sí, con mucha inseguridad porque me tengo que "buscar la vida" diariamente. La suerte es que mi marido está muy bien en su trabajo y me lo puedo permitir. Si no... prefiero no pensarlo porque no ha sido lo que me ha tocado vivir. No me pienso preocupar por eso.

Un beso fuerte, guapa

Inma

Mamá (contra) corriente dijo...

Hola! He llegado a ti a través de Mapachito y he estado cotilleando un rato tu blog, qué bueno!!.

Te comento en esta entrada porque tocas un tema de la maternidad muy interesante y en mi blog hablo de eso, de mi visión de la maternidad.

Si tuviera que resumir lo que opino de este tema te diría: que cada cual haga lo que le parezca, pero dentro de un orden.

Me explico.

Yo creo que todas las mujeres tienen derecho a realizarse en su vida. Para algunas esto será trabajando, para otras probablemente no. Si una mujer es feliz en su trabajo, se siente llena, útil, le viene bien el sueldo (para qué engañarnos), etc, etc, debería tener a su alcance los recursos necesarios para no tener que renunciar a ello por el hecho de formar una familia.

Ahora bien, lo que yo no alcanzo a comprender es para qué se meten en la aventura de ser padres (y ojo que digo padres, es decir, hombre y mujer) parejas que trabajan 14 horas diarias y que no tienen tiempo material para atender a sus hijos. Eso no parece justo ni responsable y no lo apruebo. Creo que todo en la vida es cuestión de prioridades, si quieres matarte a trabajar porque te encanta, genial, pero entonces se consecuente.

Por otro lado, hay algo que me preocupa bastante. Hace unas cuantas décadas para las mujeres era casi obligatorio no trabajar para atender a sus familias. Ahora es casi obligatorio trabajar porque si decides quedarte en casa eres una maruja, una vaga y una tía con bajo nivel cultural. Tanto un extremo como el otro es triste y, desde luego, delezanble, porque coarta la libertad de las personas.

No me quiero enrollar más aunque es un tema muy muy interesante.

Volveré por aquí, un beso.

Purpurina dijo...

creo q la situacion depende mucho, porq claro q es distinto q una madre trabaje con hijos de 10 años, teniendo el apoyo de un padre, a una madre soltera q tiene q dejar su hijo a los 3 meses en una guarderia, 8 horas diarias porq de otro modo no le alcanza para vivir. Es muy distinto trabajar como una forma de desarrollarse, a trabajar por necesidad.

Besos

Gabriela dijo...

Ufff, es un tema complicado sí. Hoy en día cada vez hay más mujeres trabajadoras pero sí que creo que a muchas les pesa no cuidar de sus hijos como quisieran. Todo depende del trabajo también, no es igual una media jornada de mañana que te permite estar con tus hijos por la tarde que una jornada completa partida que apenas te deja tiempo para nada.

Respecto a la ganga que he publicado de Sannai te copio la respuesta que te he dejado en mi blog:
"Gadi es todo online. Tú compras el cheque en Groupon: pagas sólo 19 euros. Esta noche pasadas las 12 te envían el cupón que imagino que tendrá un código y ya puedes realizar tu compra de 49 euros en la web de Sannai cosmetics cuando quieras. Supongo que si te pasas algo de la cifra te lo cobran a parte y ya está."

Me gusta