viernes, 14 de enero de 2011

Let's flow!! (Vamos a fluir)

Ya os adelantaba ayer que el último punto para un optimismo sano, junto a la capacidad para afrontar los cambios y la automotivación era el estado de flujo.

También os comenté que al principio me sonó un poco raro...y una, que es muy agnóstica para ciertas cosas, desconfía. ...Hasta que seguí leyendo, y llegué a las características del estado de flujo:



¿Os son familiares? A mí, mucho. Me pasa a menudo. Cuando escribo en el blog, cuando dibujaba, cuando estoy en el ordenador redactando un informa que me apasiona (sí, soy friki, y capaz de emocionarme redactando un informe o haciendo un proyecto educativo, qué le vamos a hacer!)...pierdo la conciencia del espacio y del tiempo, y cuando miro el reloj, me quedo flipada del tiempo que he pasado tan abstraída, tan concentrada. Otras veces entra alguien al despacho, o me habla un familiar y me quedo un rato en lapsus hasta que "aterrizo". ¿Os pasa esto o realmente soy más rara de lo que pensaba?

La autora define el estado de flujo como aquel estado en que nos "despegamos de nosotros mismos", como si no tuviésemos entidad corporal y fluyésemos junto a lo que hacemos sin sentir el menor esfuerzo. Se compara con un estado de "éxtasis" creativo o productivo donde todas nuestras energías o atención está puesta en la tarea. 
Realmente, este concepto tuvo como precursor a un tal Csikszentmihalyi (un apellido facilísimo de pronunciar, amos) y luego autores como Goleman lo han retomado y desarrollado.

Otra característica del estado de flujo, aparte de este "desapego temporal del yo" es el disfrute. Esta tarea se vive de forma placentera y cuando terminamos no nos sentimos cansadas, sino satisfechas.

Otro ejemplo estupendo del estado de flujo lo encontramos en los juegos de los niños: cuando están abstraídos en sus juegos, aunque los llames 15 veces en tono barítono...no te oyen. Pero es que a veces, ni si quiera oyen cosas interesantes para ellos...decimos "están en su mundo". Y están concentradísimos, y disfrutando. Creando un juego, una conversación entre muñecos, un dibujo o una serpiente de plastilina. En estado de flujo.

Todo esto es estupendo, pero ¿podemos "convocar" el estado de flujo? ¿Podemos aprenderlo? Desde mi experiencia personal creo que no solo se puede trabajar sino que el entrenamiento es acumulativo, como en el deporte. Cuanto más lo hagamos, más fácil será conseguir esa concentración creativa. Así que os dejo unas pautas de la autora para conseguirlo que espero os sean de utilidad:


...y ahora, mi pregunta ... ¿No os pasa también el estado de flujo al crear un look?
La semana que viene empezaremos otra sección dentro de esta misma tanda, dedicada a la empatía.
¡¡BESOS!!

12 comentarios:

  1. Pues la verdad es que conforme iba leyendo me acordaba de cuando me pongo a maquillarme, mirando sombras, probando, aplicando... la verdad es que me abstraigo mucho, y sobretodo leyendo, esa sensacion de que estas en el libro que lees y nada más, la verdad es que es una sensación estupenda y que solo puedo vivir cuando no tengo estres que ahora es casi nunca jajaja.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante! A mí me pasa con todo lo relacionado con el arte: la pintura, la escritura, cuando me maquillo de forma artística... A mí por lo menos con el maquillaje del día a día no me pasa (suerte si no me hecho el rimmel en la nariz jajaja).
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. A ver si soy capaz de decirte todo lo que quiero sin que se me olvide nada (viva el despiste)
    Aunque eres bastante agnóstica, habrás oísdo hablar de meditación. El estado de flujo es, precisamente, ese estado de concentración calma que se busca a través de la meditacion.
    Hay algunos "pensadores" (no sé cómo llamarlos), comoOsho, quedefienden que hay más de 200 formas de meditación y que la base de ésta es realizar una tarea mecánica, automatizada (conocida, vaya)a un ritmo determinado por nosotros y poninedo toda nuestra atención, que no nuestra tensión en esa tarea.
    Vamos, que hasta limpiar los cristales puede ser meditación (para quien le relaje hacerlo, a mí me pone de los nervios)

    También, por otro lado, conocerás los mandalas tibetanos, unos dibujos que se realizan con arena de color en el suelo.
    Afortunadamente, para poder dibujar o pintar mandalas no hace falta ser tibetano ni jugar con arena, hay plantillas e instrucciones en internet y muchos libros ya en el mercado, algunos hasta con rutinas de evolución.

    Para mí, lo de maquillarse podría estar cercano a lo de dibujar mandalas. Y sí, relaja.

    Quizá te sirva para alguna cosita pedagógica, o incluso de entretenimiento personal; ahí te lo dejo por si acaso.

    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Gracias Miss Potingues!! Sí los conocía, tengo un amigo bastante "fans" de todos estos temas. BESOS!

    ResponderEliminar
  5. Estado de flujo, qué interesante... Y encima mencionas a Goleman! me encanta cómo explica las cosas este señor :)
    Hay tantas cosas que pueden hacer que yo experimente un estado de flujo... Leer, ir al cine, cocinar, escribir, conducir... Y lo mejor es que son cotidianas!
    Este finde por ejemplo me toca estado de flujo culinario jajajaja
    Muy interesante Gadi!

    ResponderEliminar
  6. Ojalá pudiese hacerlo todo "fluido", hay cosas que pesan mucho XD.

    Besazos

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasaba mucho antes,ahora ya pierdo la concentracion con mucha facilidad.
    Lo de los niños es verdad.
    Quiero volver a fluir.

    ResponderEliminar
  8. Mmm... Goleman, me acuerdo de él. Me leí su libro Inteligencia emocional hace algunos años y la verdad es que me gustó mucho. Toca muchos temas diferentes y explica todo de una forma muy clara y no se hace para nada aburrido (vamos, que se lo recomiendo a quien no lo haya leído). Cuando hablaba sobre el flujo, me animó mucho saber que cualquiera puede conseguir entrar en ese estado de una forma fácil (claro, practicando bastante) sin necesidad de ser muy inteligente o tener "habilidades especiales", sólo con fuerza de voluntad y cosas que te gusten.

    ResponderEliminar
  9. jejeje a mi me pasa continuamente, sobre todo en los exámenes, parece que estoy en otro planeta se puede estar prendiendo fuego la clase que ni me entero.

    Paz!

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo me ha "GUSTAO" la entrada! y el comentario de MISS POTINGUES no tiene desperdicio!! LO QUE APRENDO CON VOSOTRAS Y LO QUE CREZCO personalmente, (de altura ya no ;(
    GADIIII!! "FLOW" ME TO THE MOON.....lalalalaaa, lalalaaaa.....
    ¡Ya empiezo a fluiiiiiiirrrr!!!!!
    Muchos besos de amor potinguil para todas ; )

    ResponderEliminar
  11. creo q entro en el estado de flujo cuando tomo fotos, antes podia tenerlo en otras situacones tambien, como cuando pintaba, pero ahora no duro mucho tiempo concetrada pintando, si me pasa con la foto, supongo q por eso intento vivir de aquello. Haceun tiempo me propuse tener una sesion semanal, y no lo he logrado, pero sé q si espero q las ganas lleguen solas es mas producto q forzarme a hacerlo, porq sino termino frustrada.

    aprendi mucho con esta entrada, no sabia q ese estado tenia un nombre y q era algo ya estudiado.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Suelo experimentar el "estado de flujo" siempre que me pongo a trabajar en lo que sea, siempre y cuando me interese lo que estoy haciendo. Si me aburro, mal asunto porque no se da ese "flujo".

    Pero si me gusta lo que hago, todo fluye perfectamente y salen las cosas muy bien: las beauty parties, los talleres, el blog, las producciones de belleza... Y otras cosas que han ido muy bien en otros trabajos que he tenido.

    Uno de los mayores enemigos del estado de flujo son las dudas, que se lo cargan todo.

    Muchas gracias por esta entrada.
    Un besazo

    Inma

    ResponderEliminar

@gadirroja en INSTAGRAM