jueves, 6 de enero de 2011

Lo que te puede pasar si robas pestañas postizas...

Fábula con moraleja...

Érase una vez una mujer enamorada de la cosmética...su impulso hacia el maquillaje y los productos era tan fuerte, que cuando se rodeaba de otras féminas de confianza, les hurgaba, sin vergüenza alguna y en su propias narices, neceseres, romys y hasta los cajones más recónditos del baño.
Look hecho con productos robados:
- Paleta de ELF navidades (tonos fríos)
- Múltiple Peach de Elf en mejillas y labios
- Las protagonistas de la fábula

En uno de esos registros de la susodicha, descubrió unas pestañas postizas de su hermana, y una noche, en uno de estos asaltos, se las plantó.

A pesar de que las pestañas no le cuadraban del todo porque estaban cortadas a la longitud de su dueña, la ladrona de lashes se vió bien...
Los pendientes también son robaos.
Se me olvidó añadir que también registraba los joyeros.
Míala, ahí tan contenta, la caradura!!

...y la situación empeoró cuando el resto de la comunidad le dijo" qué guapa estás hoy, ladronzuela"...¡¡con lo coqueta que es esta choriza, sería su perdición!! 

Dicho y hecho. Ni corta ni perezosa, la roba pestañas se las volvió a colocar a la noche siguiente, a pesar de que las pobres interfectas andaban ya bastante desmejoradas porque no eran nuevas...
Look con la I love Berlin (I got it!!)

...y otra vez de nuevo "Gadirroba qué ojos más bonicos te pintaste hoy", "Gadirroba qué rimmel usas?"...y nuestra protagonista, feliz y confiada, sin olerse el final...
En los labios llevo el colorete en crema de Nyx "Glow"
...es que iba genial con el jersey! (también robado)

...porque resulta que, aparte de tener manos ligeras, esta mujer tenía ojos emotivos. Y me explico. Algunas pensaréis que tiene la cara como un muro de hormigón, pero además, es muy emotiva, con lo que sus ojos se ponen acuosos a la menor oportunidad...y lloran, lloran y lloran, aunque sea de risa!!

...en medio de un ataque de risa de estos que le dan a Gadirroba, especialmente con la víctima del hurto, su propia hermana...alguien de 4 años gritó, en medio del bar...
- ¡¡MAMI, SE TE ESTÁN CAYENDO LAS PESTAÑAS DE LOS OJOS DE TANTO REÍRTE!!

Y la pobre Gadirroba, que se sintió observada por la multitud del local, bajando la cabeza ante los murmullos, se quitó discretamente las pestañas robadas, las depositó en una servilleta con serigrafía "Bar La Zurrapa", y tras devolver por fin la mirada a su hermana, siguió tranquilamente con su ataque de risas, ahora con un motivo más para prolongarlo.

MORALEJA: Salvo que tengan tan poco sentido del ridículo como para que estas situaciones les provoquen risas aún siendo las damnificadas, no usen pestañas postizas robadas.

Me gusta