martes, 1 de febrero de 2011

Energia emocional en el mundo del trabajo

Las emociones, según su etimología en latín, tiene que ver con "aquello que nos mueve". En este sentido, tanto las emociones positivas como las negativas, implican energía: la generan, pero también la consumen.

  • ¿A que os ha pasado alguna vez que estabais tan contentas que os sentíais capaces de ir corriendo a las antípodas?
  • ¿O que estáis tan frustradas, tristes o enfadadas ...que acabáis cansadas físicamente? (De hecho en los estados depresivos los pacientes o pierden el sueño o duermen más de lo normal).


Pues estos ejemplos tan sencillos pero certeros tienen que ver con eso, con el concepto de "energía emocional". Pero hoy vamos a verlo en el entorno laboral.
En cuanto a los parámetros que definen la energía emocional, la autora diferencia entre polos opuestos de los rasgos que veremos a continuación:
  • ü  Personas de ritmo lento vs. Rápido
  • ü  Personas dominantes vs. Sumisas
  • ü  Persona tolerantes vs. Intolerantes.

Me parece interesante que profundicemos en ellas, porque aunque como siempre nunca serán el retrato puro de ningún ser humano que sea compañero o directivo nuestro; si puede ayudarnos a entender su conducta, motivación, frustraciones…mejorando por tanto nuestras estrategias al convivir con esa persona en el ambiente profesional. Ni que decir tiene que también ayuda a comprendernos a nosotros mismos, que con alguna de las características que citaremos nos sentiremos identificados.

Vamos, por tanto, a analizar hoy la primera variable: el ritmo de afrontar las tareas (lento vs. Rápido).
Para ello, la autora cita las características centrándose en ventajas y desventajas; y finalmente, nos dá una serie de pautas que me parecen bastante interesantes en el caso de que tengamos compañeros con estos ritmos. Ella las cita bajo el epígrafe “para llevarse bien con un jefe de este tipo”, pero sinceramente creo que aparte de considerarlas para convivir con un jefe, vienen bien también para cualquier compañero con quien trabajemos.










Para llevarse bien con un compañero con este ritmo…
  • ·         Evitar someterle a presión o plantearle más de un problema en cada ocasión
  • ·         Mostrar un ritmo relajado al expresar situaciones de conflicto o abiertas a discusión
  • ·         Mejor presentar resultados que procesos.





Para llevarse bien con un compañero de este ritmo…
  • ·         Ayúdale a establecer un orden de prioridades en sus tareas. Y de plazos.
  • ·         Si no tiene nada que hacer, dale pequeñas tareas o delega sobre él de las que queden pendientes.
  • ·         No le muestres una actitud desocupada: a este tipo de personas no solo les molesta estar ellos ociosos, sino también que lo estén los demás.


Como veis , tienen una lógica aplastante pero creo que también certera. Yo misma identifico en mí bastantes características del 2º subtipo y es cierto que con las pautas que se dan me siento mejor que sin ellas.
Mañana trataremos el 2º subtipo restante y sus pautas.
Besos!