martes, 15 de febrero de 2011

¡¡Mi pareja y yo nos aburrimos!!

¿Conocéis la típica pareja joven que después de 10 o más años juntos (desde el instituto) y una relación más que asentada rompen porque “ya se sentían como una pareja de personas mayores”? Empiezo con este ejemplo porque yo sí que lo he oído a menudo y en algunos casos, incluso días antes de una boda ya en proceso.
Y respecto a esto quiero comentar dos cosas: la primera, que la comparación con la pareja de “personas mayores” es ya de por sí un prejuicio (¿forzosamente tiene que dejar de ser interesante la vida en pareja a los 60?) y la segunda, que es el tema del psicopost de hoy, a verdadera razón: la rutina.

La rutina es el “fantasma” que acosa a cualquier pareja asentada (por ejemplo la mía, que no es sexagenaria) y, claro está (y de ahí el prejuicio que como siempre alguna razón de ser tiene, aunque sea falaz) el dar por supuesto que a más tiempo que llevemos juntos, menos nos vamos a aportar el uno al otro.
Sin embargo, también conozco otro ejemplo, en el otro extremo, aunque abunde menos: esa pareja que ya tiene hasta nietos, y siguen hablándose con coquetería, saliendo a viajar juntos, riéndose de los mismos chistes y manteniendo esa “llamita”.

El que nuestra vida sea, en cierta forma, rutinaria, es inevitable (salvo para espíritus libres que se atreven a convertir su vida en una continua aventura impredecible; cosa que, por otra parte, tampoco deseo yo para mí). Vivir rutinariamente forma parte de la sociedad. Los niños empiezan a trabajar las rutinas desde que nacen (comida, baño, cuento, cuna), después en el colegio, con intentos de rebelión en la adolescencia (“¿Maestra ,pero porqué tengo que estudiar esto todos los años?”) y finalmente, la vida adulta, con el trabajo, los hijos si se tienen, y otras obligaciones está llena de ellas. Las rutinas no son “malas” de por sí (a gente como yo incluso les encantan jajaja) si aprovecho el tiempo libre que tengo para dar emoción a mi vida.
¿Cómo vivir mi vida sin que esta rutina me agobie, me aburra y sobre todo, llegue a mi vida de pareja?
Lo primero, como siempre, DETECTARLA. Una cosa es cumplir con mis obligaciones a diario, y otra, que mi vida diaria sea una obligación de 24 horas. Síntomas de que mi pareja y yo estamos cayendo en la rutina, según  la autora, son…

  • Cuando el otro está en casa, hay mayor dedicación a actividades individuales. Ojo,esto no implica que yo no pueda estar leyendo mientras él ve la televisión…implica que ambos siempre prefiramos hacer actividades por separado, y nunca disfrutemos de hacer cosas juntos.
  • Disminuye claramente el apetito sexual
  • Se siente alivio (este me parece muy fuerte!) si el otro miembro de la pareja se ausenta por un viaje o causas semejantes
  • Nos hacemos preguntas constantemente acerca de cómo sería nuestra vida con otra persona al lado…o con ninguna.
  • Me irritan costumbres del otro/a que antes no me molestaban.
  • Aumentan las discusiones
  • Silencios “no disfrutados”  y sensación de incomunicación.
  • Atracción habitual hacia otras personas.

 Menudo panorama, ¿no?
Ante esta situación, lo primero es NO ALARMARSE ni darlo todo por perdido en tu relación. Ser consciente de algo no implica que no tenga solución si se detecta a tiempo. Hay que ser claros con la pareja y no dramatizar ver cuáles son de VERDAD nuestros sentimientos e invitar al otro a que analice los suyos. ¿Vamos a luchar AMBOS por apartar el aburrimiento de nuestra relación? En ese caso, nos vendría genial…

  • Buscad nuevas actividades para hacer juntos
  • Quedad con amigos y si son amigos más recientes o amistades que hacía tiempo que no veíais, mejor.
  • Planificad viajes, excursiones, deportes...que nunca os habíais atrevido a hacer.
  • Y, por supuesto...innoven en la cama, señores/as!! jajaja


¿Se animan? ¿Sienten rutina a veces?
Mañana trataremos un tema inevitable al hablar de relaciones amorosas: las rupturas y cómo afrontarlas.
BESOS!

18 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Yo, ahora mismo, no tengo este problema, jajaja!
Un beso!

Jane dijo...

Hola, de momento no es mi problema, jejejeje mi novio es un culo inquieto, siempre de arriba para abajo. A mi me gusta la verdad. Una tarde piensas, ¡bien! hoy me sentaré en el sillón con la mantita, un té, un libro porque hemos hecho una excursión por la mañana y entonces, aparece él y zas! que me dice te voy a llevar a un sitio, ¿dónde? ahhh ya verás, así que nunca me aburro con él, siempre hay algo divertido, así que si un día es un poco tranquilo también es bienvenido. A mi me gusta mucho la cocina asi que los viernes y sábado noche si no salimos a cenar fuera me gusta experimentar con nuevas recetas y luego lo que hacemos es poner una mesa guapa, con detalles, etc, no se son tonterías pero para nosotros es como una especie de ritual.
Intento tener mi vida propia con mis amigas, el blog, etc y creo que eso es también muy bueno de cara a la pareja, sentir que no has renunciado a nada de lo que quieres y que además, de alguna manera, luego lo aportas a tu relación. Me ha gustado mucho la entrada, espero la de mañana aunque espero no necesitarla jamás, muaksssssssssss

Marionnaud dijo...

Muy adecuado este post de auto-reflexión para el día post San Valentín!
Habrá que aplicar esos consejillos y huir de la rutina de una vez por todas!
A por ello! :)

Isabel dijo...

Yo soy una de esas parejas que llevan muchos años juntos y soy de las que piensa que cuanto más tiempo llevas con una persona, más complicidad existe entre los dos y no lo cambio por nada del mundo a esa novedad y todo lo emocionante del principio de una relación (que también está muy bien, pero yo prefiero esta estabilidad). Sí que es verdad que cada vez quedan menos cosas por conocer de la pareja y más cuando se ha compartido mucho, pero eso es lo bonito del amor no? Compartir mucho, confiar, tener complicidad, quererse y mimarse mucho, sorprender...
Un beso.

Mia ♥ dijo...

Me ha encantado este post, de momento no tengo ese problema pero quizás algún día me venga bien pensar en "las sabias palabras de Gadi" ^^

Besos!

Mª José dijo...

nosotros somos ese tipo d pareja, empezamos a salir en el instituto y ya llevamos 10 años y medio juntos, pero la rutina nunca llegó. Hemos crecido juntos y pasado por diferentes etapas, d los 17 a los 27 hay muchos cambios, hace año y medio q nos casamos y estamos pasando un momento d los mejores, aunq cada año digo lo mismo, q es el mejor. Cada momento tiene sus cosas buenas y malas, hay q saber llevarlo. Nose si algun dia llegara esa rutina, d momento, aun nos sigue gustando mucho los ratitos en el sofa viendo peli con manta, o haciendo planes con amigos, o por separado, nunca hay q invadir el espacio del otro, y por supuesto hay q dejarle momentos independientes. Despues d tanto tiempo aun m llama desd el trabajo todos los dias, nos reimos haciendo el ganso... nos entendemos con solo mirarnos.... yo si q lo q tengo no lo cambio por nada! ojala dure mucho tiempo mas.... un beso Gadi

Lucía dijo...

Llevo yo ya casi 7 años... y aqui seguimos jeje :)

Amore dijo...

Por ahora no me siento en esa tesitura pero desde luego,bien viene saberlo!bess

Lileth dijo...

Pues después de trece años de relación hay momentos en que la rutina compartida se agradece, la tranquilidad, los buenos silencios compartidos...

Y salir de esa rutina a veces está bien también.

Pero lo de disfrutar cuando el otro se va de viaje... ¡qué fuerte me ha parecido a mi también!

Sonolila dijo...

Yo no tengo pareja, pero no me gusta nada la rutina! Actualmente mi vida es una rutina, pero una rutina buena (para mi si) por que todos los dias hago miles de cosas, y me encanta ir estresada de un sitio a otro (lo se, soy un poco masoca), pero me encanta estar activa, y eso es lo que pienso que deberia ser una pareja, un no para de hacer cosas, juntos por supuesto.

Miss Thirty dijo...

Yo llevo con mi marido 9 años y me aterra lo de caer en la monotonía por eso intentanmos hacer tantas cosas juntas como podemos, pero creo que también es muy importante que cada uno tenga su espacio... un besazo y gracias por esta reflexión

BEAUTYVICTIM dijo...

Conozco muy bien el tema del aburrimiento pero esta vez me voy a callar.
Muy buena tu info.
Un besazo, guapa

Inma

tita hellen dijo...

Creo que monotonia no tenemos, tenemos stress, tenemos épocas de dosificar el tiempo juntos a cuentagotas, de todo, pero de monotonía no... cuando la tengamos, me releere el informe este. Besis

Princess dijo...

yevo 6 años ocn mi chico, aun no vivimos juntos... pero quieras que no si que he sentido muchas veces el peso de la rutina; pero no dejo que me consuma!! Siempre intentamos hacer algo nuevo para animarnos como programar algún viajecito o hacer algo que hace tiempo no hacíamos :) buen post. besos

NaiSan dijo...

Sé perfectamente de lo que hablas, mira que llevo con el que ahora es mi marido desde los 16... El truco es dar a cada etapa su valor, a cada cosa su momento... aunque haya días que sientas que te come la rutina...

Gracias por el post!!!

aLiCia eN eL PaíS De LaS PiNTuRiLLaS dijo...

Nosotros tenemos rutina...dentro de unos límites. La rutina de llamarnos a ciertas horas, pasar juntos los fines de semana, salir juntos...pero hay que innovar, hacer cosas nuevas..porque el aburrimiento es el peor amigo de una pareja.
Un besazo¡

Ronury dijo...

Que razón tienes, yo cuando veo las parejas que despues de un tiempo se aburren, no lo entiendo, yo creo que cuando quieres de verdad a alguien por más que pasan los años cada vez compartes más cosas y te quieres más.
Además para salir de la rutina está el fin de semana, es importante hacer cosas juntos...
Tengo conocidos que una vez casados siguen saliendo tooodos los fines de semana separados y la verdad no lo entiendo, una cosa es de cuando en cuando quedar con los amigos y otra muy diferente es por norma todos los findes irse de fiesta por separado.
Me ha encantado esta entrada y la de TU MANOLO depotando sombras es impresionante,jejeje. Pero como vais a aburriros,jejeje.

101205i dijo...

Pues yo en contra de todos los comentarios puedo decir...qué me aburro y mucho!!! Es verdad que me gustan innovar y cambiar mucho o incluso demasiado pero ahora mismos me da la sensación de que me encuentro en una fase(espero que sea eso, solo una fase)de pareja aburrida. Sin embargo, como he empezado una nueva vida laboral compenso ese aburrimiento con el estress y novedad del nuevo trabajo...Es útil o válida está compensación?

Me gusta