viernes, 18 de febrero de 2011

Si la que rompe soy yo...

Tampoco es fácil, para quien propone la ruptura, afrontarla. A menudo el amor y el cariño siguen ahí, aunque se haya tomado la decisión porque las expectativas sobre lo que “debe ser mi” relación amorosa no se han visto cumplidas.


Sin embargo, la sensación de culpa es aquí la más habitual en la mayoría de los casos…¿cómo afrontarla? Volvemos a trabajar las autopreguntas para poder asimilar nuestras propias emociones negativas:


El próximo día cambiamos totalmente de tercio, ya que hemos acabado de ver la propuesta de la autora que nos ha acompañado en los últimos posts. Os propongo un viaje por un par de obras de Bernabé Tierno donde da claves para sentirnos mejor, ¿os apetece?
¡¡Besos!!