viernes, 11 de marzo de 2011

Los estilos de atribución

Ayer os adelantaba que el post de hoy iba a estar muy en relación con un concepto que quiero tratar. Los estilos de atribución es, dicho mal y pronto, el "cómo se toma las cosas la gente" (y también el porqué). Pero vamos a explicarlo mejor.

Qué son
Una atribución (en cualquier disciplina) hace referencia a establecer relación entre dos sucesos o entes.
"Atribuyo que el arroz está soso a que no le he echado sal"
(yo y mis ejemplos tolilis jajaja)

En psicología, las atribuciones son relaciones mentales que establecemos y tienen mucho que ver con...

  • Nuestras expectativas, para bien o para mal (lo que esperamos de algo y cómo nos sentimos cuando sale bien/mal).
  • Nuestras emociones sobre estos sucesos, y nuestra interpretación subjetiva de él.
  • La probabilidad de que, en un futuro, ante situaciones idénticas o semejantes, nos enfrentemos con mejor/peor ánimo a esos retos.

Con un ejemplo lo vemos mucho mejor.
Ante un examen suspenso, hay estudiantes que piensan/sienten...

    • He suspendido porque no estudié
    • He suspendido porque el profesor capullo me ha puesto un examen imposible para mi nivel
    • He suspendido porque tengo muy mala suerte
    • He suspendido por alguna razón, pero puedo modificarla para la próxima.

Cualquiera de estas 4 es ejemplo de los diferentes modos de buscar razones que tenemos las personas. Pero una u otra van a afectar bastante a nuestra manera de enfocar el "próximo examen" (o lo que quiera que sea).

El ser humano es un ANIMAL RACIONAL y esto le lleva a buscar relaciones continuamente. Es decir, cuando nos suceden vivencias,buscamos los porqués: trabajamos cognitivamente, ponemos en marcha el "coco" para darnos una explicación a nosotros mismos cuando un éxito o fracaso inesperado nos produce una incertidumbre cognitiva (=duda)



Cómo pueden ser:las dimensiones

Para explicar los estilos de atribución, se han creado 4 dimensiones que van en pares, vamos a verlas también con un ejemplo de otro tipo.

Imaginemos una persona "desgraciada en amores". Puede atribuir su situación a...

  • Los tíos (las tías, la sociedad...) son todos unos mierdas y no me comprenden.
  • Soy un desastre emocional y me lo merezco.
  • Tengo un "mal de ojo" que nunca me quitaré de encima
  • Esto tiene que tener una solución y tengo que dar con ella, aunque sea pidiendo consejos.

Externo vs. interno:

Hace referencia a dónde localizamos el FACTOR QUE CAUSA el problema/éxito/decepción que tengo. Si es externo a mi, pocos visos de solución tiene por mi parte (y ojo, que a veces lo es). Si es interno, al menos obedece a factores que controlo (pertenecen a mi YO) y por lo tanto, puedo modificar.

Crónico vs. temporal:

Hace referencia a la DURACIÓN que yo percibo en el problema/éxito/decepción. Si es crónico, apaga y vámonos, no tiene arreglo! Sin embargo, si es temporal, soy consciente de que algo (aunque sea el mero paso del tiempo) está ahí para que pase o perdure.

En este sentido, en ambos ejemplos encontramos el estilo atribucional externo ("el profe es un capullo" / "los tíos son idiotas"), interno ("no he estudiado"/"soy un desastre") y también el crónico ("tengo un mal de ojo") y el pasajero.

Si mezclamos las 4 nos sale un bonito cuadro (jajaja): 








En qué influyen
Pues como habéis podido leer en los ejemplos, no podemos decir que ningún estilo de atribución sea mejor que otro a priori: depende de las circunstancias. Como podéis ver en el cuadro, en algunos casos (si cambiamos el ejemplo), es mejor tender hacia un tipo de atribución u otra según el caso en que me halle. Me explico: En el factor "éxito en los estudios" lo mejor puede ser una atribución de "tipo esfuerzo" porque me predispone a esforzarme más, seguir, empezar ha hacerlo...pero en otros casos no.

De todas formas, el estilo de atribución de cada uno de nosotros nos puede influir en muchos otros aspectos...hasta en la manera de afrontar una enfermedad grave o una depresión; de ahí que lo haya traído a colación de, como hablábamos ayer, la indefensión aprendida: un estilo de atribución que siempre tienda a lo externo y crónico, donde haga yo lo que haga...no hay "arreglo".

Espero que os haya sido interesante, la semana que viene, nueva tanda: vamos a seguir cambiándonos para cambiar el mundo, pero desde otras perspectivas.
¡¡Besos!!

@gadirroja en INSTAGRAM