viernes, 1 de abril de 2011

COLECHO...por "webos"

El otro día leía en FB un comentario que me sorprendía mucho, y como lo sigo rumiando, he decidido "exorcizarlo" convirtiéndolo en post.
El comentario denunciaba la visión sesgada con que el programa de televisión "España Directo" (creo recordar) criticaba el colecho porque, según ellos, interfería por ejemplo en la vida sexual de los padres.
Sólo pude responder si es que en el programa citado no conocían la existencia de un invento llamado sofá (o cualquier cosa sucedánea que además no solo va a empobrecer la vida sexual de los padres, igual hasta la anima!).
A lo que voy: muchas veces se utilizan las diferentes corrientes, aportaciones o teorías de la Pedagogía y de la Psicología para CREAR CULPABILIDAD EN LA GENTE. Y mal vamos, señores.
  • Por cada investigación que demuestra que las mujeres somos peores en ciencias, hay una que demuestra lo contrario.
  • Por cada estudio que demuestra que los bebés que maman del pecho de su madre a demanda son más inseguros y/o dependientes, hay otro que afirma que son más cariñosos y autónomos.
  • Por cada "Método Estivill" que encontramos en las librerías, hay un "Abrázame, mamá" que lo rebate.
¿A dónde quiero llegar con esto? A que es absurdo y feo, que las aportaciones de la Psicopedagogía se usen de forma vana y generalizada, porque si algo aprendes al estudiar este campo es lo DIFERENTES que somos las personas, desde el mismo momento de la gestación.


- He visto a madres llorar por no poder darles el pecho a sus hijos.
- He visto a parejas discutir porque el bebé no aprende a dormir solo.
- He visto a padres de adolescente "echarse las culpas" mutuamente de no saber imponer un castigo a tiempo, de ser "demasiado blandos y consdescendientes" o, por lo contrario, "no haber dialogado nunca con tu hija, no saber ni lo que le pasa por la cabeza".

...y nadie tiene la RAZÓN ABSOLUTA al respecto, porque somos imprevisibles. La única verdad es que ser padre es una aventura, una difícil y hermosa aventura.
En psicología, y en educación, hay tantas corrientes que cuando las estudias en profundidad terminas por posicionarte en una en base a tus propios valores y a tu idea personal de lo que es un ser humano. Ninguna de ellas tiene la verdad absoluta...
  • Aprendemos por condicionamiento (recompensas y castigos)
  • Aprendemos por modelaje (Aprendizaje social)
  • Aprendemos lo que se nos explicita, pero también lo que NO
  • Aprendemos cognitivamente (mentalismo)
  • Al aprender, reconstruimos la realidad para nosotros, bajo nuestro exclusivo punto de vista (constructivismo)
  • ...y podría seguir hasta aburriros.
Que haya "expertos" que se dedican a sentar cátedra o establecer "verdades absolutas en este campo dice poco en su favor.

Personalmente, nunca me han gustado las teorías tipo "Estivill" (es un método de aprendizaje para enseñar a los bebés a dormir solos, de corte conductista que consiste en dejarlos llorar en intervalos de tiempo, al principio más cortos, después más largos). No es que no funcione (funciona) es que...
  • Los padres deben ser CAPACES de llevarlo a rajatabla. Hay bebés que pueden llorar horas seguidas, vomitar, volver a llorar...hasta quedarse afónico.
  • Personal y profesionalmente, he llegado a la conclusión de que un bebé es un ser que NECESITA  a su madre al lado, los primeros meses y años de vida para dar sentido a un mundo que se le presenta caótico, ajeno e incomprensible.
Ojo! No estoy diciendo que  el bebé sea para su madre las 24 horas del día, ni que haya que consentirselo todo (eso de que "no entienden"...jajaja si entienden!!) Y además tienen intencionalidad desde poco tiempo después de empezar a vivir, aunque no hablen.

Simplemente, que hay que saber comprenderlo. Y sobre todo, integrar al bebé de una manera "práctica" en la dinámica familiar. Y ahora os cuento mi caso.

Marina fue una bebé que dormía mal. Mamó hasta los 8 meses y lo dejó voluntariamente, pero aún así se despertaba continuamente por la noche. A las 2 o las 3, decía que ya había dormido lo suficiente y que quería marcha. Así una noche tras otra, pero cuando dormía, dormía en su cuna. A los dos años la pasamos a su cama. Sin problemas, ahora duerme muy bien (ya va para cinco).

Irene dormía PEOR. Como no había forma de dormirla (y se despertaba y había que volver a dormirla mínimo 3 veces en la noche), la amiga que me la cuida la acostumbró a darle paseos en brazos en su siesta. El día que se dormía en 5 minutos, vale; el que tardaba 30 tenía que recoger mis riñones del suelo (y esto, multiplicado por el nº de veces que fuese a lo largo de la noche). Y yo tenía que, al día siguiente, ir a trabajar y responder a mis responsabilidades de forma normal y habitual, claro (a pesar de que mamó hasta los 18 meses, daba igual, si hambre no era!).

Cuando esto se repite un día tras otro, la cosa se vuelve insoportable. Empiezas, literalmente a perder "claridad mental" (en mi caso, también peso) porque te duermes por las esquinas. Al final, decidí hacer algo que me había prometido a mi misma no hacer jamás: meterla en la cama conmigo y con su padre.

Desde entonces, duerme la noche entera de un tirón. Espero poder cambiarla a la cama este verano (ya tiene una rutina de sueño más que establecida) y cerrar esta etapa, pero para mí ha sido una experiencia estupenda porque SIMPLEMENTE, NOS HA PERMITIDO DORMIR.

No creo que Irene sea más dependiente que Marina (apunta unas maneras que te mueres), antes al contrario. Mi vida sexual no se ha resentido. Y encima duermo!!

...vamos a tomarnos las aportaciones teóricas con un poquito de capacidad crítica y sentido común.
Un besazo!

21 comentarios:

MORGAN dijo...

Como tu bien dices, cada niño es un mundo y hay que saber adaptar el comportamiento que tenemos con ellos a cada uno.
Desde luego, lo del Método Estivill me parece desproporcionado y eso que soy firme defensora de la disciplina.
Besos

TéFresa dijo...

Al principio no sabía ni de qué estabas hablando, pero he seguido leyendo y me ha encantado, me has hecho pensar mucho sobre el enfoque periodístico de los nuevos estudios (y yo siendo casi farmacéutica veo errores garrafales cuando se habla de investigación en tv o internet) y además me ha encantado tu punto de vista. :) un beso

rocio dijo...

Que me ha costado pillar qué era el colecho jajajaja ains, lo q es no tener hijos.
Hombre yo en el caso tuyo q expones (pq no tienes más remedio que dormir), lo entiendo, lo q no entiendo ni al revés es niños ya entraditos en años, vamos que tengo un caso cercano de la hija durmiendo con la madre siendo ya adolescente... y el marido en el cuarto de la hija, pues eso no me parece normal vaya
Bsos
Cansada de besar sapos
http://brownielooks.blogspot.com/2011/03/mi-primer-sorteo.html

Eli aka NC dijo...

Ya te comencé en FB pero lo hago por aquí también: mi hermana tiene dos niñas mellizas de 4 mesecitos y las dos duermen con ella en la cama (mi cuñado no porque como es grandote tienen miedo de que las aplaste a las tres, jajaja) y la verdad es que a mi hermana le viene de perlas porque siendo dos tiene mucho lío, si una tiene hambre le da de comer ahí mismo y no se tiene que estar levantando, además así juntitas duermen mucho mejor y apenas se despiertan por la noche. Imagino que cuando sean un poco mayores ya las mandará a la cuna. Yo personalmente no soy partidaria de que los niños duerman con sus padres los 365 días del año (más que nada para que no se vuelvan dependientes y no tengan miedo a dormir solos, que conozco casos)pero tampoco veo yo que tenga nada de malo...

Miss Potingues dijo...

Nada es blanco ni negro en cuanto a la educación, por eso es tan complicado.
Un beso!

BEAUTYVICTIM dijo...

¡Guapa! Estoy total y absolutamente de acuerdo contigo!!

No creo para nada en el Sr. Estivill, y he tenido varias oportunidades de estar frente a él en ponencias y se lo he dicho directamente. Es una barbaridad lo que propone en su método.
Mi hijo mamó hasta los tres años y medio, lo metía en la cama para darle de mamar por la noche y dormía con nosotros cuando le daba la gana.

Por supuesto, he dado de mamar a demanda y para mí ha sido una experiencia fantástica. Pero es más, lo he tenido todo el día en brazos desde que nació porque me faltaba tiempo para estar con él y comérmelo a besos.

Desde hace mucho duerme solo en su habitación y, de vez en cuando, le pide permiso a su padre para dormir conmigo porque tiene ganas de sentirse bebé un rato. Tiene 9 años.

Es cariñosísimo, listísimo, feliz, feliz, tiene un montón de amigos que lo adoran por lo buen niño que es. Gracioso, con sentido del humor... Y todo lo que hice fue seguir mi instinto y mi intuición en cada momento sin plantearme absolutamente nada más que lo que tocaba solucionar en ese momento. No lo he dejado llorar ni 30 segundos nunca.

Algún cachete sí se ha llevado con las rabietas de los 3 años, pero nada más. Y le exijo muchísimo en los estudios porque si un niño lo tiene todo, como el mío, su única responsabilidad es aprovechar un bien que se le da, que son los estudios.

Esta sociedad tiene una manía tremenda de querer tenerlo todo "atado y bien atado" y como te salgas de lo que algunos "sabios" dicen (o estudios de marketing, que a veces viene a ser lo mismo), vas dado. Te encasillan.

El problema de hoy en día, de la bajada generalizada del nivel en todos los sentidos, que hay en la sociedad, es que la información está muy sesgada porque quien se supone son profesionales de la comunicación, tampoco saben lo que tienen que saber. A ellos mismos les han bajado tanto el nivel de formación y contenidos en la Universidad que hacen una información terriblemente vacía.

No me extraña que se te quedara dentro y lo rumiaras varios días. ¿A que no te gusta cuando lo no profesionales en pedagogía hablan de lo que no entienden? Pues a mí tampoco.

Cada uno debería hablar de lo que de verdad sabe, y además, con muchísima prudencia, porque al final, todo es relativo y como muy bien dices en tus post, no existen los tipos "puros" y siempre hay mil condicionantes alrededor de las personas.

Muy bueno tu post.
Un besazo

Inma

Papish dijo...

Gadirroja, ¡cuánto me ha gustado tu entrada!

Yo no tengo hijos ni hermanos pequeños, de hecho soy yo la pequeña. Mis padres me criaron con mucho cariño, pero también disciplina, y sin embargo las noches en que dormía en su cama se cuentan por pares...

No entiendo métodos como el Estivill... Me parecen torturadores. Otra cosa es que por hacer un "bua" ya estemos encima del niño, porque eso (a mi parecer, claro) acaba convirtiéndose en su método de manipulación. De ahí a dejarlo quedarse afónico por llorar, a permitir que se sienta abandonado y asustado, va un mundo...

En fin, yo no estoy formada en nada de esto, pero creo que no tengo mal criterio... Me gusta mucho leer estas entradas que pones, porque aprendo muchísimo.

Gracias :)

brujilla08 dijo...

La verdad es que cada niño es un mundo! y puede que una tecnica funcione para unos y para otros no.. Creo que las madres adquieren un sexto sentido para saber o intuir como tratarlos en cada momento, aunque a veces se les vaya de las manos,..

En cuanto a la vida sexual de los padres, hay momento para todo! jajaaj y si se quiere no tiene por qué afectar!

Un beso!

tita hellen dijo...

Mi madre lo pasó fatal con mi hermano porque era muy dependiente cuando era bebé, era el primer niño y bueno, fue bastante protegido, cuando llegué yo, todo el mundo estaba harto de niñas y de bebés, asi que mi madre hizo un Estivill sui generis. No me cogia a la primera, para enseñarme que no siempre estaría ahi a mi llamada, lo cual te hace resignarte y todas las noches me daba la mano para dormir, hasta que me dormia y cambiaba su mano por un peluche. Ahora no sé dormir con gente XD. Fuera de coña, todas las personas tienen que aprender que la satisfacción inmediata y garantizada no es buena por regla general y que cada persona es un mundo. Los métodos pueden ser orientativos, pero es como la receta de la tortilla de patatas: cada casa tiene una. Interesante planteamiento. Me alegro que tu vida sexual sea estupenda!Mereces darte alegrias pal cuerpo Macarena!

Besotes

tita hellen dijo...

Por cierto, a mi me retiraron el pecho a los dos meses, por decision de mi madre, y yo mientras hubiese papeo no decia ni mu. Asi que, como dices, por cada estudio que indica un SI a todo, hay otro que indica un No. Besos

Bettie dijo...

Me había perdido esta entrada u.u' No doy a basto xDD El programa era Espejo Público, y mejor no te digo cómo se echaban encima de esas pobres madres Y PADRES que habían tomado esa decisión.

Como tu dices, nos metemos demasiado en la vida de los demás, y todos creemos tener la receta mágica y perfecta para educar a los hijos. Se meten con las madres que dan el pecho y que prolongan la lactancia porque son como vacas (esto lo leí en el semanal de un periódico, ahora no recuerdo cual), pero las madres que defienden la lactancia materna a ultranza, se meten con las que no dan el pecho por que eso es un gesto de desinterés hacia el bebé o a saber.

El caso es que parece que ser madre y decidir cómo tratas y educas a tus hijos es lo más difícil del mundo, no sólo por lo complicado que es en sí, sino también porque todo el mundo tiene una idea mejor que la tuya.

En fin.

Un buen post :D

Ich Selbst dijo...

Dejé la teta como muy tarde en la cuarentena (me da asco la leche). He dormido todas las noches del tirón. No he dormido nunca con mis padres. Y todo esto no me ha hecho ser ni más fuerte que los niños que han mamado mucho (mis hermanos).

Siempre he sido independiente y siempre lo seré. No sé si cuando tenga un hijo utilizaré un método u otro, pero seguro que intentaré no torturar a mi hijo llorando horas y horas a ratos y a no ratos. No puedo hablar porque nada sé, pero me mata que haya quien todo lo critica con la potestad que da la pseudo verdad absoluta.

Küsse, pretty!!! QUé me gustas!!!

Nisa dijo...

Yo recuerdo cuando mi primo era un bebé y pasaba mucho tiempo en mi casa porque mis tios trabajan, lloraba y a los 2 segundos mi hermana y yo en la puerta del cuarto para ver quién lo cogía. Mi madre nos reñía, nos decia que lo dejaramos llorar un ratino y que si no dejaba entonces ya podríamos ir. Mi primo dormía enseguida, asi que esperábamos a que se despertara de su siesta jeje.

En mi casa los tres hermanos no hemos dado "castigo" por las noches, pero éramos muy madrugadores. Cuando ya dormíamos en cama, los domingos nos íbamos a la de mis padres; al final los acabábamos echando y nos quedábamos los 3 dormiditos allí =D

No me gusta para nada el Método Estivill; un bebé necesita de su madre y la reclama, es lo más natural de mundo.

genial post!
un besazo

Amigas Makeup dijo...

Me ha gustado mucho el post, pero estoy totalmente de acuerdo con miss potingues, siempre hay un intermedio donde llegar....bss

aLiCia eN eL PaíS De LaS PiNTuRiLLaS dijo...

Soy muy joven y no soy madre, por lo que no se me puede pasar por la cabeza ni siquiera lo que es. Pero mis amigas son la mayoría madres ya (sí, encima madres adolescentes) y esto me ha servido para darme cuenta de una cosa: cada niño es un mundo, y cada madre lo hace lo mejor que puede (o sabe). Tengo amigas que han hecho cualquier cosa para que sus niños no lloren, y ahora que han crecido un poco se pasan las horas muertas con una rabieta constante, o que, por el contrario, se han calmado y tienen solo las rabietas típicas de los niños. En cambio, tengo otras amigas que han dejado a los niños llorar hasta hartarse, y estos ahora son aunténticos demonios (desde el cariño, ¿eh?). A mí todo esto de los métodos me parece una tontería, creo que hay que fiarse más del instinto que de lo que diga un señor que a lo mejor ni siquiera habla desde la propia experiencia.
Y en cuanto a lo del "colecho"...seamos francos, quien quiere mantener una vida sexual activa se busca las mañas.
Un besazo¡ Muy buen post.

Miss Thirty dijo...

Eres mi idola!!!
Cuando hace 11 años en una clase de bases psicopedagógicas se me ocurrió decir algo similiar, que las teorías eran teorías y que no podíamos encasillar a los seres humanos en teorías; la profesora me dejó para septiembre (por rebelde); pero sigo pensando lo mismo.

Hay bastantes estudiosos, especialmente cuando adquieren cierto reconocimiento dentro de un campo, les en encanta publicar teorías, estudios y sentar cátedra etiquetando a los seres humanos. Yo creo que sí que es cierto que existen ciertos patrones, pero cada patrón admite tantas variantes como personas; porque qué persona, por más independiente que sea, en algún momento no es un poco más dependiente? o por muy racional que seas, en algún momento te comportas de forma más alocada?

Si algo he aprendido en mis 11 años de carrera es que no hay dos niños iguales, me he encontrado patrones parecidos, pero jamás he tenido 2 alumnos iguales.

También he visto a muchos padres que se compran libros (primos hermanos del Métodos Estivill) y lo siguen a pies juntillas, sin ni tan siquiera cuestionarse si lo que está escrito es un disparate.

Hace un par de años, tuve un alumnos que a raíz de nacer su hermano tuvo una regresión y se volvió a hacer pis en la cama, pues llevaron al niño a un psicólogo que les dijo que si el niño se hacía pis que no le cambiaran de ropa (el niño tenía 5 años) y si se hacía pis por la noche tenía que dormir al día siguiente en la cama con las mismas sábanas, yo me pregunto a ese doctor, dónde le dieron en titulo de psicología?

Justo hoy he tenido que exponer mi trabajo sobre la relación de los trastornos del sueño con el trastorno por déficit de atención.. lo que he aprendido!!!

Me ha encantado leer tu post, porque si hay algo que me gusta más que los potis, es todo lo relacionado con mi profesión y con mi carrera, así que tu reflexión de hoy me ha parecido espectacular.

Un besazo y buen fin de semana

Yoli dijo...

Todos los niños son diferentes, mi hermana tardó muchísimo en dormir en la cama solita pero hasta los 5 años. Se levantaba de noche y mi padre se tenia que ir a su cama y ella se metia en la cama de mi madre, fíjate que lio.

MsAlezhita dijo...

Yo pienso que ni un extremo ni otro, en el caso de mis hijos, cuando eran bebés y se levantaban por las noches, aunque el cansancio me doblara, terminaba de amamantarlos y ellos de vuelta a su cuna y yo a mi cama. Soy partidaria de la disciplina pero tampoco soy inflexible, vamos, que a mis hijos les voy cogiendo el truco jajaja. Y como dices eso de ser padres es una aventura, difícil si, pero a su vez maravillosa. Besos!

Con Brochas y a lo Loco dijo...

Me ha encantado tu post, una reflexión genial. En la carrera hemos trabajado tanto el Estivill como el Dormir sin lagrimas y supongo que cada niño es diferente y hay que adaptar las teorias a la práctica e individualizar el caso siempre. Yo soy también de las que dice que jamás meterá al niño en la cama pero es lo que tu dices llegado al punto de desesperación y que me permita dormir y ser solo una etapa del niño, no lo veo para nada malo ni que el niño te vaya a salir dependiente vamos!

Yo creo que hay que quedarse con un poquito de cada teoría y el Estivill tiene cosas muy lógicas como el crear una rutina al niño, siempre dar los mismos pasos, ser algo progresivo de menos a más tiempo pero si no funciona no funciona y no creo que haya que esperar a que el niño te vomite. Por otro lado teorias del tipo dormir sin lagrimas también son interesantes por la importancia de la relación madre-hijo en las primeras etapas, es crucial como dijiste!

Conclusión: que cada uno haga lo que buenamente pueda para que sus hijos duerman y ellos puedan dormir! Y no seamos extremistas, cada caso es unico.

Un beso, Daphne

Ego Makeup dijo...

Guau! no soy madre, pero me ha parecido fascinante tu entrada... me parece que llevas muchísima razón en lo que explicas y en que no se puede aplicar la misma teoría a dos personas y que hay que adaptarse a cada una y a cada necesidad...
Muchas gracias por esta información y por tu opinión tan interesante ;)

Nicamum dijo...

¡Plas plas plas!!!!!! Ole Gadi!

Lo primero que te enseñan en magisterio, pedagogía y psicopedagía es que nadie tiene la recete mágica, nadie tiene la llave de las puertas del éxito.

Pero de eso no se hace eco en ninguna parte. Es mejor se amarillista y crear polémica, alarmar y posicionar al personal, claro que sí.

No se puede ser tan radical en la vida y mucho menos en la educación de un niño. Hay que ser flexible y bueno, guiarse de corrientes psicopedagógicas, pero sólo eso: guiarse. ¿Qué hay de la intuición maternal/paternal?

Ayyyyy señor, cuanto tecnicismo... Relajación!!!

Me gusta