miércoles, 6 de abril de 2011

EMOCIONES HUMANAS DESDE LA PERSPECTIVA COGNITIVA.

En psicología la corriente cognitivista se ocupa de explicar muchos procesos mentales (y las conductas que les suceden) a través de las teorías del procesamiento de la información. En este sentido, sus aportaciones son muy interesantes también para la educación emocional, ya que nos aportan conocimiento acerca de cómo la manera en que interpretamos racionalmente nuestras emociones, influye en la percepción que tengamos de estas y en las tomas de decisiones y/o conductas que tras ellas llevemos a cabo.

Como las aportaciones son muchísimas y puede resultar excesivamente teórico ir contando cada una de ellas, he pensado reflejarlo en forma de preguntas con su respuesta (y el teórico que la postula, claro).

¿Quién empieza  a hablar de la relación mente y emociones?
A nivel formal y desde una perspectiva de la disciplina de la psicología (porque la filosofía llevaba siglos haciéndolo ojo, pero a otro nivel) fue una mujer en los años 60, antes incluso de la “moda” del cognitivismo. Arnold fue quien “abrió la caja” cuando afirmó que la secuencia de una emoción puede reflejarse como:


Como veis, el esquema es sencillísimo (lo de afuera del recuadro lo he puesto yo) pero tiene el mérito de aunar en una sola propuesta, informaciones diferentes que había dado distintas corrientes psicológicas, y así retrata a la “emoción” como un PROCESO, y además, complejo.

¿Influye nuestra información en lo que percibimos?
Sí. No en lo que percibimos, pero sí en lo que interpretamos. Recordemos que hay un cuadro en el gráfico de arriba que se llama “experiencia subjetiva” y ahí es donde cabe toda nuestra historia previa a la hora de interpretar una emoción.

En este sentido se han llevado a cabo muchos experimentos, como el de Schater y Singer. Me parece interesante contarlo para que veámos como, efectivamente, la información de que dispongamos influye en nuestra interpretación de las situaciones (imagináos lo que sucede con los testigos en los juicios! Jajaja).

Este par de dos cogió a 2 grupos de personas y a uno de ellos les inyectaron epinefrina (que produce palpitaciones, temblores, respiración agitada…) y a otros, un placebo.
A la hora de dar la información, dentro de cada uno de los grupos, a algunos les contaron lo que es la epinefrina y lo que produce, a otros, una serie de síntomas que no tienen nada que ver con ella, y finalmente, a otros no les dijeron nada.
Una vez preparados, hicieron pasar a los dos grupos (el inyectado y el placebo) por una situación emocional provocadora de euforia y por otra, provocadora de ira. En ambas había un “cómplice” de los investigadores, que era un sujeto que se dedicaba a expresar sus emociones de una forma totalmente desaforada (un numerito, vamos jajaja)
¿Qué pasó?
  • Los que sabían qué era la epinefrina: Atribuyeron sus emociones (las propias) a la epinefrina, y no se alteraron por el “compañero histérico”
  • Los que NO habían sido informados, atribuyeron su malestar al compañero, que estaba creando mal ambiente y poniendo nerviosa a la gente.

Conclusión: aunque ojo, esto solo es un estudio (hay como infinitos) fue una manera de demostrar CÓMO, LA INFORMACIÓN DE QUE DISPONEMOS SOBRE LAS COSAS EN UN MOMENTO DADO, influye en las atribuciones (los porqués, las relaciones) que hacemos sobre las mismas.

¿Y nuestra “parte animal”, es que no influye?
¡Claro que sí! Aquí llegó Plutchik a demostrarlo. Otras veces que hemos hablado de emociones hemos dicho también que las más “puras” son un mecanismo de supervivencia heredado desde que el hombre puso un pie en la tierra (y se bajó de las ramas, vamos). Pues este autor completa esta teoría con las siguientes aportaciones:



¿Y no hay una teoría general que agrupe varias corrientes y aportaciones?
Sí que la hay. Hemos dejado atrás muchísimos autores para abreviar que nos hablan de aspectos como…
  • ¿Cómo influye la motivación en las emociones?
  • ¿Y el feedback facial? (lo que me devuelve el otro, el lenguaje corporal?
  • ¿Hay patrones de emoción semejantes entre los humanos?

…todos muy interesantes. En este sentido, Lazarus nos propone una METATEORÍA en la que intenta recoger de manera esquemática todos los aspectos que podemos plantearnos a la hora de hablar de emociones. Es muy interesante porque además de englobar muchas aportaciones, nos servirá de guía para seguir profundizando en este tema. Así que mañana lo veremos.
Espero que os esté resultando interesante!