miércoles, 13 de abril de 2011

Psiconeuroinmunología... ¿comorl?

Desde finales del siglo pasado (sueña añejo, pero no hace más de 20 años), diferentes investigaciones en el campo de la Medicina, la Psiquiatría y la Neurología han PROBADO que los estados emocionales pueden alterar (para bien o para mal) la respuesta inmunitaria.

La frase en negrita se dice pronto, pero conlleva una carga tremenda: cómo vivamos nuestros procesos emocionales (ojo, se habla de estados con cierta permanencia en el tiempo no de emociones aisladas y/o puntuales) influyen en nuestra salud. No le estoy descubriendo la piedra de roseta a nadie: en la cultura popular hace mucho que se comenta que cuando la gente está tristona se ponen más enfermos. Del mismo modo, se ha constatado que los pacientes con cáncer viven de una forma muy diferente su proceso de tratamiento e incluso curación según el ánimo con que lo afronten. Pero vamos a profundizar un poco más en esto...

Como me enseñaron mis maestros, lo primero es definir. La Psiconeuroinmunología o PNI, que para algo están las abreviaturas, es la ciencia que estudia las influencias recíprocas entre...




...y a pesar de la sentencia del principio, lo cierto es que esta ciencia está aún en pañales, pero hay estudios que relacionan aspectos muy curiosos y por eso me ha parecido interesante dedicar un post al tema...

  • Algunos péptidos (compuestos proteínicos de 2 o más aminoácidos) como las citoquinas se producen tanto en el sistema inmunitario como en el cerebro. Están relacionadas tanto con temas de salud (intervienen en la regulación de la temperatura corporal, el hambre y los ciclos de sueño) pero también con el interés social.
  • La norepinefrina es una sustancia que la segregan las personas en estados de optimismo, alegría o positividad. Comparte receptores con las células que NO son atacadas por algunos virus como el resfriado.
  • Las células "k" (= natural killer cells) son aquellas que nuestro cuerpo produce para que detecten y eliminen a los agentes extraños/dañinos. Se producen en mayor cantidad en personas que han trabajado terapias de relajación (estudio de Kiekolt-Glaser).
  • Hay numerosísimos estudios que relacionan el estrés con un peor funcionamiento del sistema autoinmune. El típico herpes que sufrimos en las épocas de estrés es simplemente una de las pruebas que se manejan, pero una aportación más concreta es la que relaciona la ACTH, hormona que se segrega por causa del stress, con la inhibición de la capacidad de las células de agrandarse y elaborar anticuerpos.


Como veis, respecto a este campo, hay muchísimas y muy interesantes aportaciones (y cada día más porque es un campo como hemos dicho, "nuevo" y que despierta un gran interés). ¿La conclusión? ¡Trabajemos la positividad que es gratis y beneficiosa!

Resumiendo un poco lo que se sabe sobre el tema, obtenemos las siguientes máximas (que deberíamos tener en nuestro frigorífico con un imán jajaja):
  • Cuando nos preguntamos acerca de nuestro estado, o sobre el de otras personas, es mucho más útil en vez de "¿Cómo estas?/¿Cómo te encuentras?", decir "¿Cómo te sientes?". Obtendremos mucha más información al incluir a las emociones y constataremos el papel que juegan en nuestra percepción global de lo que es SALUD.
  • Las emociones positivas tienen una función mantenedora o recuperadora del equilibrio del organismo, por lo tanto, contribuyen a nuestro bienestar: preservan la salud. Las emociones positivas las veremos más adelante, algunas de ellas son: alegría, esperanza, optimismo y risa.
  • Las negativas, por la contra, pueden ser, desde coadyudantes a incluso desencadenantes de procesos de enfermedad y/o recaídas, agravamientos, recurrencias, etc.. Igualmente veremos más adelante las emociones negativas, pero las más perjudiciales en el sentido en que estamos tratándolas son ira, ansiedad y depresión.
  • Como el proceso emocional y la salud son dos variables interdependientes de muchas otras circunstancias, se influyen también mutuamente: nuestra salud influye en cómo nos sintamos ; cómo nos sintamos influye en nuestra salud.
  • Antonovsky es un autor que nos plantea un enfoque positivo también de la SALUD. A menudo, a nivel fisiológico y mental se estudian más las enfermedades...sin embargo, para que un ser humano esté saludable, él habla de que existe "un sentido de coherencia" entre su fisiología, su mente y el medio en el que está. Y mucho optimismo, porque señala que estas personas "saludables" suelen basar sus razonamientos en 2 supuestos:
    • Sentido de confianza: el mundo es predecible
    • Hay una gran posibilidad de que las cosas vayan tan bien como razonablemente se pueda esperar que vayan.


Los próximos posts vamos a dedicarlos a explicar cómo se desarrollan las emociones (desde que nacemos hasta que llegamos a la madurez). Sí, esa madurez que alguno aún no alcanzó jajaja!
Besos!

@gadirroja en INSTAGRAM