martes, 17 de mayo de 2011

El marco de la competencia emocional: primera parte

En todos los post del bloque que nos ocupa estamos hablando de diferentes características y logros (en el caso del desarrollo, que también vimos) que nos hacen "emocionalmente competentes"; sin embargo,  ¿cuáles son las dimensiones que podemos analizar para determinarlo? Aunque el marco de referencia es más útil para un psicólogo a nivel profesional, creo que puede ser también una herramienta para trabajarlo nosotros mismos. Por otra parte, me gusta mucho el hecho de que es una herramienta abierta y no tipificada (como son los tests, que siempre pierden frescura porque siempre tienen sesgos, y que además etiquetan a las personas basándose más en déficits que en logros, creando sensación de incompetencia en quien lo hace y recibe el "veredicto").

Este marco que os comento se divide en dos partes (competencia personal y social), que a su vez se van desarrollando en base a distintas características, a sí que lo vemos mejor utilizando los cuadritos. Pensaba desarrollarlo en un post, pero como al hacerlo me ha quedado (quijotesco (de largura, no de locura jajaja), lo vamos a ver en varios.

1. LA COMPETENCIA PERSONAL.
O referida a mí misma, hace por tanto alusión a las habilidades que me permiten gestionar mis propias emociones. Como ya introducíamos en otro día, en la medida en que sepa descubrir lo que me sucede (primero) y gestionarlo (después), habré desarrollado una serie de habilidades para mi propio mundo emocional. Habilidades que son las siguientes: 
  • Conciencia de uno mismo
  • Autorregulación
  • Motivación
Hoy vamos a ver la primera (conciencia) y los próximos días iremos desarrollando los demás.


(Ampliar para leer mejor)


¿Nos aplicamos el cuento?¿En qué sacáis 10 y en qué menos? Jajaja!
Mañana veremos los otros dos rasgos que caracterizan esta parte de competencia personal.

@gadirroja en INSTAGRAM