viernes, 27 de mayo de 2011

LA FELICIDA-A-A,A-AD


…No puedo evitar recordar está canción setentera (creo) cuando toca abordar este tema. Hay mucho tópico sobre el concepto “felicidad” en el imaginario popular, e incluso me da a mi que en el ciudadano de a pie despierta cierto recelo lógico. No puedo evitar, tampoco, imaginarme la típica portada de revista con la Fulanita de Copas del momento, con una sonrisa congelada por el bótox, el colágeno o a-y-b-son-ciertas, encabezando un titular tipo “Soy totalmente feliz”.
…pero…¿qué es realmente la felicidad? ¿existe? ¿le toca solo a unos pocos afortunados, como la primitiva y el euromillón? Vamos a verlo.
En psicología existe un constructo llamado “bienestar subjetivo” para tratar el tema. Porque, lógicamente, la felicidad o el sentimiento de esta no se pueden explicar solamente desde el campo psicológico. En este sentido, autores como Avell y More nos señalan que la felicidad depende de dos factores muy diferenciados…
-          Las circunstancias que nos rodean (y en ese caso, chacho, a menudo hay poco que hacer)
-          El cómo “YO” interpreto esas circunstancias (y ahí nos han dado, este sí que es nuestro campo).
Es decir, que dentro de lo complicada y a menudo, afanosa, que es la vida de la gente…como siempre…depende del color del cristal con que lo miremos. Obviando grandes tragedias (que también pueden superarse de una manera u otra, o no superarse según el ánimo del “sufridor” en cuestión), sí es cierto que me vienen a la cabeza personas que parecen eternamente insatisfechas con su vida (algunas lo exteriorizan abiertamente y otras a través de actos y actitudes) y también todo lo contrario, aquella persona que se ve feliz con lo que le rodea, a menudo hasta dar una impresión algo despreocupada pero simpática, y de quien decimos “éste está feliz de la vida” jajajaja
Respecto a aquéllas circunstancias que ayudan o no a nuestra percepción de felicidad podemos encontrar aportaciones de lo más variopintas desde la filosofía clásica hasta la psicología actual, pero resumiendo, podemos decir que Maslow dio en el clavo con aspectos como…

  • -          Contactos sociales
  • -          Sexualidad placentera
  • -          Comida y bebida
  • -          Familia
  • -          Satisfacción profesional
  • -          Ocio y deportes…

Ojo, no necesariamente en este orden, y como ya habrán visto, algunas de corte más “animal” (necesidades primarias) y otras más “social” (necesidades psicológicas).

…Pero estos aspectos, dado su condición de status quo a menudo (son difíciles de cambiar quiero decir, o al menos, más difíciles: si no te sientes a gusto en tu familia o tu trabajo dar el paso para cambiar a veces cuesta, otras no compensa y otras no es posible), son muy relevantes en nuestra sensación de satisfacción con la vida.
Ahora bien, como decíamos, también hay otras características, rasgos de personalidad o modos de afrontar la realidad que pueden ayudarnos a que esta sensación de bienestar subjetivo aumente.
Mañana veremos diferentes estudios que han relacionado rasgos de personalidad con el grado de bienestar subjetivo de las personas y los analizaremos con ojo crítico. En el siguiente post a este, nos dedicaremos a ver cuáles son esas otras características que sí podemos trabajar para mejorar nuestra satisfacción personal con el mundo (qué grande suena esto, my god!).

11 comentarios:

Rafa dijo...

Arf, cómo me gustan estas entradas... has hablado de las necesidades primarias y me has recordado a cuando hacía mis pinitos en publicidad en la agencia Trébol, en Cádiz. Ciertamente las necesidades primarias influyen en la felicidad, pero a la vez en la infelicidad, pues es trabajo de la publicidad conseguir despertar necesidades que difícilmente vas a satisfacer, y menos aún comprando el determinado objeto puesto a la venta, por mucho que la maciza del anuncio así te lo haga creer.
Me quedo con lo primero, el punto de vista de cada persona: efectivamente, hay gente que parece ser feliz sólo cuando se muestra insatisfecha, es gente a la que es imposible contentar y que sólo se encuentra a `pleno rendimiento cuando su vida "es una mierda" o eso le gusta hacer creer al resto, casos extremos como el munchasen se pueden ver a diario en los hospitales.
En cuanto a lo de ser feliz como una perdiz, vuelvo a mi punto de vista zen de la vida, creo que es posible cuando nos dedicamos a simplemente disfrutar de lo que tenemos sin mirar más allá. Mi padre siempre me dijo: "Sólo puedes conducir un coche,vestir un traje, llevar dos zapatos y comer tres veces al día. Todo lo que se salga de ahí, es superfluo e innecesario" y creo que he intentado convertirlo en mi ley de vida.
Un besote, Gadi, y eh, tienes un premio en mi blog ^__^

HD Beauty Style dijo...

Como se suele decir nunca somos felices con lo que tenemos y sin embargo lo tenemos todo para serlo! Mi abuelita de 96 años que ha pasado una guerra es un ejemplo de humildad que intento seguir dia a dia para ser feliz! Un besito.

Miss Potingues dijo...

Primero de todo, he tenido un flash de Luis Aguilé con sus corbatas imposibles (a mí me parece una imagen algo petarda, pero muy divertida)

El zen dice: cielo e infierno están en tu cabeza; tú decides dónde ir.

Que sí, que las circunstancias ayudan, vale; pero hasta cierto punto. Yo también conozco gente con la vida resuelta y que está amargada, y otras, con un cerro de problemas, son mucho más felices, pese a ser conscientes de esos problemas.
Si a la parte negativa le prestas toda la atención, te pierdes lo bueno que te puede llegar.

Besos!

Ginger dijo...

Gadi estas entradas están muy bien, no me quiero extender mucho por falta de tiempo, pero en líneas generales pienso que aparte de que las condiciones de vida sean favorables influye mucho el carácter de cada persona, hay gente negativa, pesimista que aunque todo lo de alrededor les vaya bien siempre encuentran algo de lo que quejarse y que les hace sentirse amargados... no vamosa entrar en detalles de gente que realmente tiene unas condiciones de vida infrahumanas porque esta mañana estaba oyendo el programa de Juan Ramón Lucas y daban ganas de llorar, lo estaba haciendo desde Haiti, la gente del terremoto del año pasado de quien ya nadie se acuerda los estaba entrevistando, durmiendo en cajas familia con 4 niños, eso si que son razones para sentirse desgraciados. ¿Que és la felicidad? preguntas pues siempre es relativo ¿no crees? Besos

Aydita dijo...

Hola!! Pues todo esto lo estoy estudiando yo en psicologia :P jeje y hay bastantes cosas mas para llegar a autrrealizarse como estar seguro de uno mismo y cositas asi pero tienes mucha razon en todas las pautas que has puesto =) un beso

Pitty dijo...

la felicidad para mi, son esas pequeñas cosas que te hacen sentir bien y te sacan LA sonrisa. La sonrisa que te diferencia. A veces parece que todo va mal y q no va a mejorar nada, pero no por ello no se es feliz!

Necesidades, satisfacción, alegría y mil cosas más, si, pero yo lo reduzco a LA sonrisa.

te parecerá q estoy loca, pero en estos tiempos de locos, en los que nos quieren fastidiar y no podemos levantarnos, es LA sonrisa la que nos hace seguir, no dejarnos caer y seguir adelante.

menudas tonterias te acabo de soltar jejejej

tita hellen dijo...

Creo que nos viene bien leer estas cosas ahora que estamos tan estresados con lo que pasa en el mundo. La felicidad, hace falta. Besotes

BEAUTYVICTIM dijo...

Me acabo de llevar un palo importante y podría calificar el día de ayer, en Vigo, como uno de los más duros de mi vida. Esta mañana la he pasado bastante "tocada". He querido llorar para desahogarme, pero casi no he sido capaz de soltar más que una o dos lágrimas.
Me dolía tanto que no era capaz de llorar.

Poco a poco, y sin saber muy bien por qué, se me ha ido pasando esa sensación de dolor tan intenso. No he querido reprimir el dolor en ningún momento, he querido que saliera y deseaba llorar. Me he permitido dejar salir el dolor y le he escrito una carta a la persona causante del mismo. Supongo que todo esto ayuda también.

Ahora vuelvo a encontrarme en mi punto de equilibrio, de estar bien y tranquila. Veo el dolor lejos y ya no lo siento. Lo que no significa que no vuelva a sentirlo de nuevo en fechas próximas.

Si esto mismo me hubiera pasado con 20 años, no habrá sido capaz de levantar cabeza en 6 meses, pero lo que tiene la edad (y el currártelo un montón) es que acabas tomando distancia para que te afecten menos las cosas.

Ojalá no me vuelva a pasar. Pero posiblemente, no será la última vez que me pase algo así. Creo que si no ha sido peor, es principalmente porque en mi vida normal soy una persona feliz, tranquila y equilibrada, en buen grado, y eso ayuda, pero desconozco la fórmula mágica.

Solo sé que ahora me encuentro bien y ya no siento ese dolor.
Un besazo fuerte.

Inma

Salander dijo...

Un post muy interesante. Si que es verdad que todo depende de cómo veamos las cosas y que hay gente que vive permanentemente amargada y hacen un mundo de cualquier cosita. Los años también enseñan...

Yoli dijo...

Guapa cuando vengas a Cádiz te voy a secuestrar, necesito tus posts psicológicos pero en persona jajaja.
Me estoy leyendo el libro que me dijiste a ver si me funciona sino me doy por caso cerrado xD

tereG dijo...

A se feliz también se aprende. Veo muchos niños con la necesidades básicas más que cubiertas y con ceño fruncido constantemente.... no me cuadra.... la mayor parte del tiempo el niño está enfadado ¿por qué? El niño sabe enfadarse más fácilmente que sabe alegrarse...mmmmm... También se enseña a saber ser feliz y a apreciar las cositas que aportan esta felicidad. Bsos. Tere

Me gusta