viernes, 27 de mayo de 2011

LA FELICIDA-A-A,A-AD


…No puedo evitar recordar está canción setentera (creo) cuando toca abordar este tema. Hay mucho tópico sobre el concepto “felicidad” en el imaginario popular, e incluso me da a mi que en el ciudadano de a pie despierta cierto recelo lógico. No puedo evitar, tampoco, imaginarme la típica portada de revista con la Fulanita de Copas del momento, con una sonrisa congelada por el bótox, el colágeno o a-y-b-son-ciertas, encabezando un titular tipo “Soy totalmente feliz”.
…pero…¿qué es realmente la felicidad? ¿existe? ¿le toca solo a unos pocos afortunados, como la primitiva y el euromillón? Vamos a verlo.
En psicología existe un constructo llamado “bienestar subjetivo” para tratar el tema. Porque, lógicamente, la felicidad o el sentimiento de esta no se pueden explicar solamente desde el campo psicológico. En este sentido, autores como Avell y More nos señalan que la felicidad depende de dos factores muy diferenciados…
-          Las circunstancias que nos rodean (y en ese caso, chacho, a menudo hay poco que hacer)
-          El cómo “YO” interpreto esas circunstancias (y ahí nos han dado, este sí que es nuestro campo).
Es decir, que dentro de lo complicada y a menudo, afanosa, que es la vida de la gente…como siempre…depende del color del cristal con que lo miremos. Obviando grandes tragedias (que también pueden superarse de una manera u otra, o no superarse según el ánimo del “sufridor” en cuestión), sí es cierto que me vienen a la cabeza personas que parecen eternamente insatisfechas con su vida (algunas lo exteriorizan abiertamente y otras a través de actos y actitudes) y también todo lo contrario, aquella persona que se ve feliz con lo que le rodea, a menudo hasta dar una impresión algo despreocupada pero simpática, y de quien decimos “éste está feliz de la vida” jajajaja
Respecto a aquéllas circunstancias que ayudan o no a nuestra percepción de felicidad podemos encontrar aportaciones de lo más variopintas desde la filosofía clásica hasta la psicología actual, pero resumiendo, podemos decir que Maslow dio en el clavo con aspectos como…

  • -          Contactos sociales
  • -          Sexualidad placentera
  • -          Comida y bebida
  • -          Familia
  • -          Satisfacción profesional
  • -          Ocio y deportes…

Ojo, no necesariamente en este orden, y como ya habrán visto, algunas de corte más “animal” (necesidades primarias) y otras más “social” (necesidades psicológicas).

…Pero estos aspectos, dado su condición de status quo a menudo (son difíciles de cambiar quiero decir, o al menos, más difíciles: si no te sientes a gusto en tu familia o tu trabajo dar el paso para cambiar a veces cuesta, otras no compensa y otras no es posible), son muy relevantes en nuestra sensación de satisfacción con la vida.
Ahora bien, como decíamos, también hay otras características, rasgos de personalidad o modos de afrontar la realidad que pueden ayudarnos a que esta sensación de bienestar subjetivo aumente.
Mañana veremos diferentes estudios que han relacionado rasgos de personalidad con el grado de bienestar subjetivo de las personas y los analizaremos con ojo crítico. En el siguiente post a este, nos dedicaremos a ver cuáles son esas otras características que sí podemos trabajar para mejorar nuestra satisfacción personal con el mundo (qué grande suena esto, my god!).

@gadirroja en INSTAGRAM