lunes, 1 de agosto de 2011

El contrato, de Lars Kepler: otra trama más que interesante.

Todos estos días que no ha salido "primer post" ha sido por una sencilla razón: no tengo tiempo. Es curioso, aunque estemos en vacaciones, pero como paso muchísimo menos rato sentada ante el ordenador, no me da tiempo a postear sobre otros temas como ha sido habitual todo el invierno.
Esto no quiere decir que no vaya a retomar psicoposts, pensamientos variados o reviews de libros en el blog, pero a ver qué puedo hacer cuando empiece el curso que este año se me presenta movidito.
Por lo pronto, aprovecho un ratico que he tenido para hacer posts sobre los libros que he leído en este mes y pico, que sé que a muchas os gusta también leer.

El primero que leí tras el hipnotista (ya publicado en el blog), fue el siguiente de Lars Kepler, llamado "El contrato".
Ya os comentaba que este autor es un matrimonio sueco que trabajan y publican juntos bajo este seudónimo. Muy interesante, y desde luego un trabajo muy encomiable, puesto que las dos obras que he leído me han encantado.
En esta obra, de trama muy diferente a la anterior, el hilo común es Joona Lina, el detective con esa personalidad algo misteriosa y muy intuitiva que ya se dió a conocer en El Hipnotista.
Pero como decía, el argumento es muy diferente. En esta ocasión aparecen dos cadáveres que, a primera vista, no podrían estar menos relacionados:
  • El suicidio de una figura importante dentro de el tráfico "legal" de armas sueco...que no está tan claro que se trate de un suicidio.
  • El cuerpo de la hermana de una famosísima activista por la paz, mientras que la citada pacifista y su novio están desaparecidos.

¿Cómo se relacionará el hallazgo de estos dos cadáveres, aparentemente tan dispares?
Si el hipnotista era una novela muy psicológica, este relato es muy, muy político.
A todo esto: uno de los malos da miedo, pero que mucho miedo. 
¿Se animan?

@gadirroja en INSTAGRAM