jueves, 18 de agosto de 2011

"No abras los ojos", la segunda trama del policía retirado

No sé si recordarán la review de la primera obra que leí de John Verdon, titulada "Sé lo que estás pensando". Me encantó por la acción que mantiene a lo largo de toda su trama: parte de un misterio aparentemente inexplicable, a la que el protagonista de la novela, David Gurney, debe poner explicación para resolver lo que empieza siendo un asesinato y termina siendo una serie de ellos.

En esta obra, Verdon vuelve a utilizar una fórmula similar, partiendo de nuevo de un horrible asesinato sin aparente explicación. Una novia aparece decapitada el mismo día de su boda (en el mismo banquete, de hecho), en una cabaña que había en mitad de donde se producía la recepción. El supuesto asesino, un jardinero mexicano, ha desaparecido por la ventana pero aunque el arma homicida desaparece, el rastro se corta unos metros más allá incluso para los perros policía.

¿Qué puede haber sucedido?¿Porqué querría el jardinero asesinar a la pobre novia? ¿Y cómo se ha esfumado para que incluso los entrenadísimos perros policía la pierdan el rastro? El departamento asignado al caso maneja varias teorías...pero cuatro meses después no se ha obtenido el más mínimo avance.

Por ese motivo, la madre de la novia, una mujer aparentemente muy inestable pero como ella misma se describe, "podrida de dinero" intenta contactar con Gurney, a quien su fama le precede. Pero Gurney, retirado hace dos años, debe debatirse entre aceptar un nuevo reto intelectual de los que daban sentido a su existencia ...o complacer a su mujer, a la que prometió tras prejubilarse, no volver a implicarse en ningún caso y a quién ya decepcionó haciéndolo en el anterior libro.

Mientras lo duda, aparecen retratada la pareja nupcial (la víctima y su viudo) que es más que curiosa...él, un afamado psiquiatra envuelto ahora por el dolor...ella una enferma, una sociopáta sexual drogadicta, según su propia madre.

¿Quién es el misterioso jardinero y qué tiene que ver en esta trama? ¿Qué descubrirá Gurney y cómo se tomará su mujer que acepte el caso? ¿Porqué leches no hay que abrir los ojos? A medida que el libro va avanzando, nuevos misterios se suman a estos, pero no os los voy a desvelar. Solo el final responde poco a poco a todas las preguntas que van surgiendo en esta investigación cuyas piezas nunca parecen terminar de encajar.
¿Se animan con ella?

Aunque parezca que devoro los libros, no voy a uno al día. Leo por las noches y a veces a la hora de la siesta, pero al me nos me duran 3 días cada obra. Así que ahora he terminado las reseñas, ya que me encuentro empezando otro. Volveré por aquí cuando lo acabe!!