miércoles, 7 de septiembre de 2011

"El perro de terracota": Una bella historia de amor escondida en una novela negra

¿Recuerdan cuando les hablaba de mi "nuevo" detective, Salvo Montalbano? En aquél post les contaba que había leído la catorceava novela de su autor, Andrea Camillieri, y que como me gustaba mucho el personaje, las tramas y la manera de escribir, me pensaba ir leyendo toda la saga.

También les adelanté que había leído la primera novela de Salvo, pero que me había gustado algo menos que la otra más reciente.

Hoy vamos con la número dos, llamada "El perro de terracota", que también me ha gustado mucho.

Todo comienza con varias tramas que luego se transformarán en secundaria, dejando el protagonismo al enigma que quita el sueño a Montalbano. 

  • En primer lugar, un conocido mafioso y asesino intenta contactar con Montalbano para, simplemente, hablar con él. ¿será una trampa? ¿qué le propondrá el asesino? ¿a qué vienen ese riesgo e interés?
  • Sucede un extraño robo en un supermercado de la localidad de donde Salvo es comisario, Vigata, y tan extraño, porque el camión cargado con la mercancia robada aparece al día siguiente en una gasolinera cercana...¿ con qué objetivo?
  • Y finalmente, la trama que da entidad y objetivo a la novela: aparecen, en una cueva oculta, dos cuerpos asesinados desde la segunda guerra mundial, rodeados de un extraño ritual: un cuenco con monedas, una escudilla y un perro de terracota. Son un hombre y una mujer de edad similar...¿quienes son? ¿porqué los asesinaron y los dispusieron de esa forma?¿qué quería transmitir el que lo hizo?


Si quieren respuesta a estas preguntas...ya saben. Yo solo les adelanto que cada vez me gusta más el temperamento de este policía con auténtica vocación, que se inclina más a investigar lo que le intriga, más que lo que le ordenan. En esta entrega, además, conocemos mejor una faceta curiosa pero algo divertida del comisario: los cambios de tiempo le ponen de un humor de perros.
Además Camillieri vuelve a echar mano, como siempre, de situaciones absurdas e irónicas para provocar la risa del lector (sale un personaje asesorando a Montalbano que es la monda, menudo tipejo!!).
Por otra parte, el libro ofrece también una visión bonita de la amistad y el amor.
Espero que si se animan, lo disfruten. 
BESOS!

Me gusta