lunes, 7 de noviembre de 2011

Grandes canciones, grandes looks: Parole, de Mina

El otro día les adelantaba que me hace ilusión eso de versionar looks de mujeres que, bajo mi punto de vista, han sido grandes artistas del siglo pasado. Precisamente empezamos con un look muy dramático de los años sesenta y hoy vamos con otro similar, aunque con matices.
Dedico especialmente este look a Ginger y a la Tía Maruja, en quienes he descubierto la misma admiración por esta mujeraza que profeso yo.
La protagonista es Mina, aunque también podríamos llamarla...
...la mujer de las cuencas gigantes (jajaja)
Mina es una cantante italiana que triunfó en los años 60 a nivel internacional, pero la fama pudo con ella. A principios de los ochenta, anunciaba su retirada de la vida pública, que no de la canción. Siguió grabando discos pero redujo a cero sus actuaciones en público y se recluyó en Suiza. Esta decisión, junto con su imagen dramática y su voz llena de fuerza, la rodearon de una aura de misterio que hacen de Mina un personaje casi teatral, más que una simple cantante.


En la primera foto es donde mejor se aprecia su look agresivo y con un toque incluso trágico: unos ojos marcados hasta la indiscreción con ausencia casi de cejas, unos labios en rouge y unos pómulos bien esculpidos. Me daba mucha curiosidad probarlo por ver si esa manera de destacar la mirada los hacía tan grandes, tan expresivos, y tan trágicos, como los de ella.

Al contrario que la cantante que veíamos el otro día, Mina ha envejecido con dignidad. Sigue presentando una imagen muy "suya", pero elegante y sin haberse deformado los rasgos con cirugía. Esta foto es mucho más actual y se ve, tras las gafas, como sigue destancado su mirada.
Así que vamos al lío que les cuento qué hice yo!

Una vez más el look parte de unas cuencas en tonos muy claros, blanco sucio mate, para destacar y abrir la mirada todo lo posible, así que apliqué el jumbo milk de nyx a modo de prebase en todo el párpado y la sombra más blanca de la paleta "Au naturelle" de Sleek.
A continuación empecé a aplicar el negro con el pincel de difuminar, pero en lugar de empezar a ponerlo en el propio pliegue de mi ojo, como hago siempre, lo apliqué bastante más arriba. esto crea una sensación de "falsa cuenca", de ojos más grandes, muy dramática y curiosa. 
Como ven. el negro avanza bastante hasta el interior del ojo, cerca de la nariz y da un aire misterioso. Finalmente con un marrón rojizo difuminé los contornos, especialmente en las zonas interna y externa de esa "falsa cuenca". El perfilado de pestañas superiores e inferiores está muy alargado, aumentando el tamñao del ojo también a lo largo y no solo a lo ancho. El lagrimal va limpio, y la waterline blanca. 

Como ya habrán visto, llevo pestañas postizas. Cogí las más grandes que tengo y no me gustó mucho el hecho de que se noten tanto con el ojo cerrado pero sucede porque son muy "sintéticas", muy plasticosas. Con unas de una marca mejor como las que suelo yo usar, de Ardell,  habría quedado menos evidente.


En el resto del rostro seguí las pautas que se observan en la primera foto también: los pómulos están muy iluminados y el color oscuro, el blush, está aplicado en la parte baja del rostro.

Yo no suelo hacerlo nunca así porque al tener la cara delgadita me la afina más ópticamente, pero desde luego crea un juego de luz y oscuridad que hace unos pómulos muy bonitos, ¿no creen? Usé el tono otoñal de Lola.
En los labios llevo el rojo de Lime Crime, el retrofuturist, y un gloss por encima para dar ese efecto mojado.
Bodegón:

Soy consciente de que estos looks no son para que me digan "esta tarde me lo hago para ir a llevar al niño a extraescolares" (al menos no la mayoría) pero los hago porque me gusta experimentar y además, creo que de ellos también se aprende. Sin ir más lejos, tenemos un puñado de trucos para agrandar la mirada que podemos poner en práctica con tonos menos dramáticos (recuerden que blanco y negro es que son puro teatro ;):
  • Subir la cuenca algo más arriba que nuestro pliegue natural
  • Dejar el lagrimal limpio, solo con el color base
  • Perfilar la waterline de blanco
  • Alargar el perfilado para rasgar la mirada pero sin rabillo, uniendo el inferior y el superior
  • Usar pestañas postizas
Igual combinarlos todos a la vez nos da pie a un look muy recargado como el de hoy, pero para ir experimentando cual nos va mejor, pueden ser buenas ideas. Finalmente, no quiero terminar sin dejaros mi canción favorita de esta italiana, apodada no en vano "la tigresa de Cremona".



Espero que les haya resultado interesante!
BESOS!