sábado, 7 de enero de 2012

Y hasta aquí llegaron los de Oriente!

...porque a veces, de lo lejos del mundo que vivo, dudo que llegue casi cualquier cosa, oye! ...pero llega, llega.
Como habrán imaginado, este post trata de los regalitos que me han caído durante estas fiestas. Pero antes de enseñároslo quería compartir con vosotras lo especial que se vive la noche del 5 de Enero aquí en la localidad alpujarreña en la que vivo.
Mientras que en la mayoría de sitios que yo conozco la Cabalgata de los reyes magos se produce por la tarde (a eso de las 6 o las 7), aquí la cabalgata tiene su punto álgido pasadas las diez de la noche. Al principio de ser mamá esto me chocó muchísimo, porque en plena sierra en Enero nos plantamos en muy pocos grados en menos que canta un gallo... y claro, yo me decía a mi misma "El  de Enero, todos los niños del pueblo en urgencias!" jajaja
...pero no es para tanto y merece mucho la pena: en la oscuridad de la noche la cabalgata compuesta por lanceras, pajes, los "negros", los "rojos"...todo tipo de personajes acompañados de fuegos, lanzas y caballos...crea un ambiente mágico de verdad. Además muchos de ellos son o han sido (o serán) alumnos míos y me hace mucha ilusión verlos en su papel. Por otro lado y como es lógico, mis nenas se lo pasan pipa.

Aparte de esa experiencia que cada año me encanta, os quería enseñar hoy algunos de los regalitos de estas fechas. Empecemos, como no, por los potingues...
Qué mejor regalo para una potinguera que un set de estos, que además de traernos muchas cositas para nuestras amadas "poti duchas" suelen venir muy bien presentados y en recipientes reutilizables...
 Mi madre me regaló este set de vainilla (claro, me conoce mejor que la madre que me parió jajaja): Es de Carrefour y viene muy completito con...
Su propio recipiente es una bañerita la mar de coqueta con buena cabida, así que la reutilizaré para labiales o glosses que van a quedar mucho más bonitos que en la caja que suelo usar. Además traía una polverita muy suave y monísima (que confieso no creo que use por pena y porque me apaño más con brocha) y un busto de jabón.

Además lo que son potingues propiamente dichos, son los que ahora os cuento: Un exfoliante corporal que es lo que más me ha sorprendido y gustado a un tiempo, porque tiene una textura de gelatina y nunca los he probado así. Ya os contaré qué tal. También trae un gel con olor a vainilla muy agradable y de tamaño ideal para viajes (aunque yo no me he resistido a estrenarlo jajaja) y unas sales de baño grandes (tipo cristales).

Por si fuera poco, y de manera agradablemente sorprendente para mí, mi cuñado del alma me regaló este otro set:
Que se compone de los siguientes complementos: unas zapatillas de viaje de esas que tienen la suela finita (y que me están pequeñas porque calculo yo que serán un 38). Una esponjita con una cara de crin que me ha venido de perlas porque mi manopla de crin estaba ya muy fea y un cepillo.


De cositas para el baño trae una pastilla de aceite de oliva y unas sales de baño y un gel de Karité.


La cesta en la que venía todo es apañadísima también, hala otro tiesto para guardar potis de forma mona:

En cuanto a la bisutería, también me cayeron algunas cositas:

Manolo me regaló esta bolsita, dentro de la cual venían una pulsera y un par de pendientes...

La pulsera tiene un aire cañero y étnico que voy a explotar este verano:

Y los pendientes son muy elegantes y delicados:
Además, mi hermana me regaló estos preciosos pendientes de ojo de tigre:



Voy a cortar el rollo aquí y les enseño más adelante la ropa y complementos que me cayeron para que el post no se eternice. Además tengo pendiente también enseñaros dos paquetitos de dos querísimas amigas bloggers que han sido muy generosa conmigo, también en estas fiestas.
¿Se han portado bien los reyes con vosotras? Seguro que sí!

@gadirroja en INSTAGRAM