martes, 21 de febrero de 2012

1000 y 1 delineados con el truco del almendruco

Hace un siglo (bueno, no tanto, pero varias semanas sí, es lo que tiene no poder programar más que los fines de semana, jajaja)...bueno, como iba diciendo, hace semanas les contaba que gracias a un lápiz de Kiko y un despiste vacacional, descubrí una manera nueva de multiplicar nuestros delineados y hacerlos ponibles pero un poquito especiales.
El caso es que me fui unos días de viaje y cuando abrí mi neceser de maquillaje ví que el único lápiz que me había llevado fue este, que me regaló Miss Potingues:                                            
...y sombras. Pero no eyeliner, ni cakeliner ni nada-liner. Por cierto que el lápiz, por su pigmentación, cremosidad y calidad, se ha convertido en uno de mis favoritísimos junto con los de Milani y Prestige.
Y precisamente andaba yo en una época de mucho delinearme y nada más porque al Manolo le da por decirme "qué ojos tan bonitos tienes" cada vez que me hago esos looks. Es bueno que tras muchos años aún me importe que me diga estas cosas, digo yo!
Total, a lo que iba, que hoy ando dispersa. Como no tenía para delinear más que el lápiz y sombras, anduve probando combinaciones y descubrí 4 posibilidades de hacerlo que dan lugar a muchísimos looks. Les cuento cómo podemos usarlo...

1. Intensificando un tono: Lápiz + sombra de la misma gama: Aquí tienen la parte morada del lápiz con una sombra encima. Esto hace, por un lado, que su duración y fijación al párpado sea mayor y por otro, que la sombra se vea con bonitos destellos metálicos por la intensidad del lápiz.


2. Dando un toque discreto: Lápiz de color + sombra negra. En el look que ven abajo he usado el lápiz azul intenso y metálico de Prestige. El lápiz solo es mucho más vistoso y puede echarnos para atrás en según qué looks. Sin embargo, con una sombra negra mate, se vuelve más elegante pero conserva un puntito especial: nos sale un azul oscuro muy ponible y variado del típico negro.



3. Dando un aire diferente: Lápiz negro + sombra de color. Ahora lo hacemos al revés: en vez de delinear en color y perfilar con sombra negra (oscureciendo el tono del lápiz) delineamos en negro y sobre él aplicamos una sombra de color (la intensifica). Por ejemplo si intento delinear con una sombra plata (si no tenemos gel liner de ese tono, que es normal), no me va a destacar en el look tanto como sucede en este, que lleva negro por debajo que la fija y la realza...




4. Experimentando: Lápiz de un color + sombra de otro tono...¿Qué pasa si a un lápiz de un color le sumamos una sombra en una gama totalmente distinta a la hora de delinear? En el look que ven mezclé el lápiz turquesa de Milani con una sombra marrón-rojiza de SMUH, obteniendo como resultado un tono curioso. Imagínense qué de posibilidades hay: Lo mismo damos con tonos que nos encanten, todo es cuestión de probar, ¿no creen?


En estos días les iré enseñando los 4 looks del post. No sé si les habré descubierto algo con alguno de ellos, pero para mí ha sido todo un hallazgo para ir renovando mis looks de diario o de noche.
BESOS!!