jueves, 13 de diciembre de 2012

Civilizaciones: Islam

Vamos con otro de los looks inspirados en civilizaciones, y en este caso tiramos para Oriente. Hacía tiempo que tenía ganas de hacer un look arabesco en los ojos y esta idea me daba la excusa perfecta. He intentado seguir la disposición e sombras que se ve en los looks típicos árabes y me ha sorprendido gratamente aprender un detalle: cerrar el delineado hasta el lagrimal e incluso alargarlo un poco hacia el interior rasga mucho la mirada y hace un efecto muy bonito, así que como me ha gustado lo voy a poner en práctica a menudo.
En este caso, los tonos rojizos y dorados son los predominantes en el look.




Para trabajar los ojos comencé marcando, o mejor dicho, delimitando el área en que iba a disponer las sombras. Si se fijan, están más bien dispuestas en horizontal, al contrario que hago habitualmente que las voy degradando de dentro a fuera.
Así que comencé por marcar la banana con un lápiz marrón cremoso y difuminarla. Además dí otro toque en la zona externa del párpado, para oscurecer fácilmente el único tono que usaría en el párpado móvil, que es un amarillo mostaza de la paleta de 120 colores.

A continuación, en la zona de la banana en que había marcado el corte con marrón, apliqué una sombra rojiza, casi frambuesa y difuminé en sentido horizontal para no emborronar mucho los tonos al intergrarlos.
Finalmente, hice algo a lo que son muy aficionadas algunas bloggers extranjeras: apliqué jumbo blanco (Milk, de Nyx) bajo la ceja y sobre él, una sombra muy clara. Digo que no lo hago habitualmente porque veo que queda demasiado artifical con respecto del resto de la piel de mi rostro, pero en looks dramáticos como este la verdad es que el efecto es muy bonito.
A ras de pestañas inferiores delineé con un lápiz verde de Essence (que la verdad es una caca maraca, ya que apenas pinta). 
Y finalmente, vamos con el delineado. Como les decía, yo suelo empezar a delinearme a ras de las pestañas y dejo el lagrimal limpio, pero al cerrarlo de esta manera lo cierto es que la forma del ojo queda muy rasgada y llamativa, ¿no creen?
Acabamos con máscara y negro en la waterline.

El resto del look intenta mantener la calidez en la que quería inspirarme a nivel de colorido, así que utilicé un labial rojo frambuesa que armonizaba bastante bien con el tono de los ojos. Es el Red Butler de Catrice.
Y el colorete es uno "rescatado" de Kiko. Digo rescatado porque este verano no le dí uso, es un rojo teja muy bonito y perfecto para esta época. El tono es el 101.


Cositas utilizadas...

Como viene siendo habitual, también hice manicura. Verán, a mi las "caviar nails" me gustan mucho, pero lo que no me gusta es que las perlitas no queden bien alineadas (sí, soy maniática pero crónica). Así que decidí hacerlo yo a mi bola con apliques y paciencia...


Preferí hacer solo media uña para que no fuese muy cargante, ya que las perlas son grandecitas.

¡¡Cómo para recoger el fregao con esta manicura recién hecha, vamos!! jajaja


Y eso es todo! El próximo día seguiremos en oriente, pero más al este ;)
BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM