jueves, 4 de julio de 2013

Aceites de argán...y aceites de argán (comparativa/reflexión)

Desde que descubrí los aceites basados en el argán para el pelo, han entrado a formar parte dentro de mi rutina periódica de cuidados. Sin embargo, ni todos me van bien ni todos debo usarlos igual para conseguir el mismo efecto (pelo hidratado, suave y a menudo perfumado). Además, si tiene cierto grado de pureza, no solo es útil para el pelo, sino también para la piel: podemos usarlo mezclado con cualquier tratamiento o incluso verter algunas gotas sobre el agua del baño. Analizar un poco cómo me funciona cada uno puede serles de utilidad también a ustedes. Además, les hablaré del último que he descubierto: el de Marcel Cluny.

1. El "Oro fluido", mi primer contacto con el aceite capilar.
Ya saben ustedes que para mí, el "Oro fluido" fue todo un descubrimiento. Lo aplicaba con el pelo húmedo, antes de secarlo, y me lo dejaba hidratado, perfumado, flexible...y no me lo engrasaba. No obstante, como todo, no es la panacea y le encuentro algunos "peros":
  • Es exclusivo para el cabello, por lo que no podemos darle otros usos.
  • Además de "argán" como extracto y principio activo, contiene muchos más ingredientes, entre ellos varias siliconas. A mi no es un tema que me preocupe excesivamente para el cabello, pero tenía curiosidad por probar uno más "auténtico".

2. Aceite de argán "puro y duro"
...y así fue como llegué hasta aquí. Bueno, así y porque mi amiga Ana es un primor y me trajo un frasco directamente de Marruecos. No les he hecho una reseña sobre él porque apenas lo he usado...y es que le noto un gran inconveniente...¡¡el olor!!
Tanto en el pelo como si lo utilizamos en una rutina corporal, tiene un olor fuerte (a mi me recuerda a cierto tipo de aliño) que, ciertamente, para llevarlo encima - y más ahora, con la calor -  me resulta de lo más desagradable. Una pena, porque es PURO y en sus ingredientes solo figura argán.

3. El de Marcel Cluny, una opción intermedia que me funciona muy bien.

Con lo de "opción intermedia" me refiero a que la única diferencia con el aceite puro anterior es que entre sus ingredientes encontramos, además del aceite de argán, un conservante (solo uno, y detrás del anterior). Podríamos decir que es "casi" puro.
Pero es que, además, a diferencia del anterior, huele muy, muy suave, de manera que no se hace nada cargante. Imagino que esto quizá se debe a la técnica y calidad del prensado, que tiene mucho que ver con que luego un aceite sea puro y efectivo: éste está prensado en frío.
Eso sí, para el cabello debo usarlo antes del lavado, porque después del mismo me lo engrasa demasiado, pero todo es cuestión de cambiar la rutina.

El único inconveniente que le encuentro es que sus 15 ml. tienen un precio de más de 33 euros (aunque en oferta de lanzamiento está a algo más de 26). Cunde muchísimo, y es como decía, casi puro en su composición.

Como nota final: otros productos que me van bien (como el aceite milagroso de Garnier o el de Ainhoa cosmetics) no los he incluído porque no son "al argán". Y no obstante, también he probado aceites que me engrasaban un horror (el afamado y caro aceite de Nuxe, por ejemplo). No sé qué diferencia puede haber para que unos aceites me vayan tan bien, y otros fatal. Echaré un ojo a las composiciones, y si llego a alguna conclusión les contaré, por si está en casos parecidos al mío.
BESOS! 

Me gusta