martes, 2 de julio de 2013

Azul eléctrico y plata (look & outfit)


Hoy vamos con un post completito en el que os enseño una combinación completa para una noche de verano. Además de vestido, complementos y maquillaje, hay también un recogido, aunque como aún no me siento muy ducha en estos lares, no lo he incluído en el nombre del post ya que es bastante sencillito. La verdad es que el azul eléctrico es un tono que ya saben que me encanta para cualquier temporada, y en verano, combinado con plata queda muy lucido con la piel doradita. Les enseño paso a paso cada parte de esta combinación.









1. El look: toque de plata, tope de azul.

Porque, realmente, en toda la mezcla el azul tiene un lugar más protagonista y el plata, más de complementario. En lugar de dejar solo el lagrimal sí que apliqué la sombra plata - de la paleta Bad Girl de Sleek - hacia el primer tercio del párpado para marcarlo un poquito más, y como ven en la imagen siguiente, delineé a ras de pestañas inferiores también casi hasta el centro del ojo.

Es el turno del azul, para este tono tan eléctrico elegí una sombra mono de Deborah que ya saben que me encantan por calidad y pigmentación. Ésta es el número 16 y como ven, está aplicada por todo el párpado móvil y a ras de pestañas sobre un lápiz azul marino de Essence para fijarla mejor a esa zona delicada.


Finalmente, tenemos un azul mucho más intenso (y menos brillante), casi añil, marcando la "uve" externa. Vuelve a ser un tono de la paleta de Sleek.


El trabajo de sombras lo terminé difuminando el corte con una sombra vainilla mate de una paleta básica de Douglas. Finalmente, delineé la waterline y apliqué máscara.



El resto del look es muy discreto puesto que ya los tonos usados "hablan por sí mismos" (jajaja). Usé iluminador Watt's Up de Benefit (próxima reseña), colorete Peach Bouquet de Zoeva, Broncer Flormar y un gloss Rimmel.

En la manicura no llevo plata: en realidad es un topo brillante de Essence, el Irreplaceable. Creo que queda incluso mejor que un plata puro, al ser algo más discreto, sin romper la armonía que buscaba en el look.


Como siempre, les dejo foto de los potingues usados...





2. Recogido sencillo:
 Porque yo no sé ustedes, pero servidora al llevar tantos años el pelo corto, en verano apenas lo luce suelto. Así que me estoy poniendo las pilas con los recogidos y este me gusta por su sencillez: consiste en dividir todo el pelo por la mitad, trenzarlo de raíz a cada lado y hacer un recogido sencillo con lo que sobre al unir las puntas de las trenzas. Rápido, lucido y lo mejor: fresquito.


3. Vestido y complementos:
Que ya han visto arriba, pero que les presento: el vestido es de Mango y me costó unos 15 euros en las rebajas del pasado verano. Me gusta porque la tela es finita y se hace muy fresco. Además, aunque marca la silueta, no queda pegado-pegado, que es más incómodo.
Las sandalias tienen varios años: siempre me gusta tener unas plata porque las veo muy elegantes y favorecedoras, con un punto exótico. Son cómodas porque el tacón es muy bajito y me gusta el detalle de los circulitos en el centro de las tiras.
Y esto es todo: una combinación que me gusta mucho.
Y a ustedes, ¿qué les ha parecido?
BESOS!!

Me gusta