martes, 31 de diciembre de 2013

Esperanza y fuerza para el 2014.

Hoy, último día de este 2013 difícil para todos, no quiero hablar de cosmética ni belleza en el blog.
Saben que no es habitual en mi alejarme mucho de temas "pintureros" o al menos, que ronden mis hobbies, porque siempre he tenido claro que lo que pretendo del blog es que sea ante todo, un divertimento (para mí y para los lectores).
Pero el post de hoy me lo pedía el cuerpo.

No voy a entrar en política ni en medidas gubernamentales, eso lo dejo para mis círculos más íntimos. Obviamente tengo unas inquietudes concretas como ciudadana, mujer y educadora, pero prefiero como digo, reservarlas para foros más privados.

Sí quiero lanzar mi deseo  - que estoy segura de que compartimos - de que el ambiente mejore. Y elijo ambiente, que es un término difuso, de una manera totalmente consciente, porque tras pasar por lo que llevamos pasado en España (que no es cosa solo de 2013), lo que anda enrarecido...o más bien entristecido es todo el ambiente.

  • Familias sin un sustento básico para sus niños, sin más remedio en algunos casos que acudir a comedores escolares (que ya han sufrido también recortes humanos y presupuestarios) para que los sostengan.
  • Adolescentes sin ilusión, con un "estudiar, ¿para qué?" en los labios cuando se les habla de futuro.
  • Jóvenes cansados: cansados de buscar trabajo, cansados de aceptar "beca-empleos" sin sueldo (esto, los afortunados), cansados del INEM y de renunciar a su país, en algunos casos, buscando una vida digna (que no mejor, en algunos casos).
  • Dependientes (abuelos, discapacitados...) sin cobertura, cada vez más indefensos en una sociedad cada vez más competitiva.
  • Parados de cuarenta años perfectamente formados (licenciados y "Masterizados") sin esperanza alguna de llegar currando a la jubilación.


...y con este plan, es normal que el ambiente esté triste y descorazonado. La gente no tiene ganas ni de luchar y esto es lo peor porque nos conduce a una espiral sin salida que es difícil de resolver. Nadie tiene la culpa, no podemos decir al que sufre que "sea fuerte" ni al que desespera que "tenga ilusión".

Pero sí me gustaría, desde este rincón mío, mandaros a todos los que me leéis mis más sinceras fuerzas y energías para que al menos, la emoción (la desolación) vaya cambiando. Vaya habiendo un poquito de luz, vayamos avanzando.
Ojalá.
Feliz 2014 y que paséis una noche rodeados de quien os quiere.
Un abrazo.

Me gusta