sábado, 4 de enero de 2014

Una buena tarde de compras


Hoy os quiero hablar de mis últimas adquisiciones de invierno que compré hace más de un mes, y se me van a acumular con los regalos de estas fechas (que digo yo, algo caerá jajaja!). La verdad es que aunque son unas compras variadas, también eran necesarias: tenía prendas y complementos de mucho tiempo y uso ya muy estropeados, por lo que aproveché una excursión a la ciudad para ir en busca de dos pares de botas y un bolso que sustituyesen a los que estaban ya de vergüenza. Como no me puedo resistir a las ofertas, cayó algo más…ahora lo vemos todo.
En la foto de al lado me tienen (casi) estrenando todas las compras que verán ...es que una es así de impulsiva.


 1.    Calzado: Botas y botines.

Me gusta tener siempre unas botas claras (aparte de unas negras) para combinar con las prendas marrón, beige, naranja… con tonos más bien “terrenales”, vamos. Como además mis botas negras son casi a la rodilla, la quería cortas para variar también un poco el estilo (a veces con las negras me veo demasiado “arreglada” para diario).
Así que me dio mucha alegría encontrar éstas, que tienen un tacón y una horma muy cómodos y además son a media pierna. El color es algo especial, ya que no son beige como las que reemplazaban, sino más bien verdosas (entre verde y gris), pero siguen combinando bien con los tonos anteriormente comentados e incluso con negro. Me costaron 45 euros en el Corte Inglés, ni muy caras ni muy baratas.
 
Con respecto a los botines, necesitaba unos marrones que sustituyesen a otros del mismo tono que me daban ya vergüenza de viejos que andaban. Estos sí los compré de piel, en una zapatería local, y me costaron 70 euros, pero no me arrepiento porque son buenos, cómodos y de fabricación española.
 

2.       Bolsos: EL BOLSO.
Igual que en el caso del calzado, mi bolso claro (uno topo, de Misako) se había “despellejado” cual alemana en La Barrosa en el mes de Julio. Está claro que no era de piel porque la mayoría de los bolsos de esta tienda están a buen precio pero no tienen mucha calidad: ojo, esto no quiere decir que no me guste, en ocasiones prefiero invertir menos y poder variar (y en otras, apuesto por la calidad como en el caso de los botines).
La historia es que caminábamos por la ciudad y pasamos por una tienda – también local – con muchos bolsos en el escaparate que siempre me llama la atención por la variedad de modelos y precios que tiene. Entramos y me gustó uno de 35 euros, pero cuando vi éste – de color idéntico a las botas – con dos “versiones” de modelo y de correa, decidí pagar los 20 euros más que costaba (alentada por Manolo, que en vez de frenarme, suele darme alas…como si yo lo necesitase jajaja!).
Detalles del bolso:
 






















3. Ropa: Rebecas y vestido de punto.
Esto ya, era prescindible. No obstante, sí es cierto que mis rebecas necesitaban cierta renovación porque la mayoría de ellas son muy finas (como de entretiempo) y aquí, y ahora, me resultan insuficientes. Cuando vi éstas tan calentitas por 15 euros en Hipercor no me lo pensé. Nunca miro ropa allí porque tenía yo el prejuicio de que es cara y de poca calidad, pero me ha sorprendido gratísimamente.
A la derecha tienen una color topo, y compré también una en negro.









Lo mismo me pasó con el vestido, que estaba a 12 euros y me encantó su color rosa tan claro. Además, tienen mucha variedad de tallas ya que esta es la 1 y creo recordar que llega hasta la 5.
















Finalmente, les dejo algunas imágenes de cómo quedan algunas de las compras en un look combinado...
 
Como ven, ya me preparé bien preparada para el invierno.

¿Qué les ha gustado más?

Me gusta