sábado, 29 de marzo de 2014

Estuve en Londres...y no compré nada ;)

No por predecible podía yo dejar de hacerme
esta foto!! Jajaja
Hace ya tiempo les propuse hablar de mi viaje a Londres en el blog porque, como advierto en el título del post de hoy, no compré absolutamente nada de cosmética. Desde luego, fue toda una experiencia, pero no sabía si les iba a interesar.
Como me comentaron que sí, hoy vengo con mis aventuras ;)
Lo primero que quiero dejar claro es que fue un viaje fantástico porque fue MUY familiar. Mi hermana está allí y además de ir con Manolo y nuestras niñas, se vino mi madre. Eso lo hizo muy divertido porque cualquier momento era un momento de risas y complicidad. Se lo resumo hoy con algunas fotos (muchas recortadas para mantener la privacidad de mi familia ;)

1. Los lugares

1.1. Transportes y comunicaciones.
Quienes no hayáis estado nunca pensaréis -como hacía yo- que Londres debe ser increíblemente grande. Pues es más que eso! Para ir a cualquier lugar, a menudo teníamos que coger una combinación de metro +  bus, bus + tren, varios metros...pero está todo muy bien organizado y eso es fantástico. Además de puntuales, los transportes están agrupados de manera que con sólo una tarjeta puedes usar en un día todos los que necesites, incluso aunque sean de varios tipos como les comentaba. Para aprender más si están preparando un viaje a Reino Unido, les recomiendo la utilísima página http://www.diariodeunlondinense.com/.
Como perderse es fácil pero vivimos en el mundo de las nuevas tecnologías, el GOOGLE MAPS fue muy útil para saber qué línea y tipo de transporte teníamos que coger en cada momento (y también dónde apearnos, que es igual de importante!).
Con respecto a los teléfonos, nosotros compramos tarjetas GIFF GAFF que nos permitieron comunicarnos entre nosotros sin tener que activar el roamming (más económico) y ya tienen de varias tarifas con Internet incluído (para usar por ejemplo What's App o Line para comunicarnos con España).

En el Museo de Historia Natural había una maqueta animada de
dinosaurio que parecía real (de ahí la cara de susto de mi hermana
 y servidora jajaja)
1.2. Los museos:
De lo que más me ha gustado del viaje, son sus impresionantes museos. Son gratuitos y abren los domingos, aunque les recomiendo que estén muy prontito en la puerta porque en algunos se forman unas colas espectaculares. Nosotros por suerte entramos temprano tanto al British Museum como al Museo de Historia Natural, y ambos nos gustaron muchísimo, especialmente el último también a las niñas porque es muy interactivo (algo parecido a los "parques de las ciencias" que tenemos en España, pero en plan gigante).








1.3. Parques y monumentos.
De nuevo si van en familia (y sino, también) no pueden dejar de pasear por los numerosos y enormes parques que tiene esta ciudad. Nosotros estuvimos en el de Saint James de camino que íbamos a ver el palacio de Buckingham y a la guardia real (otro acontecimiento ineludible) y nos encantó ver la de animales que hay, especialmente las ardillas, tan confiadas que llamaba la atención.












Me gusta mucho esta foto con mi hermana viendo a la Guardia Real...


2. El clima y la comida.
Nosotros tuvimos muchísima suerte porque en los dos días "fuertes" de salir a ver cosas no llovió, pero es cierto que el clima es muy cambiante y especialmente el tema de la niebla hace que la sensación térmica varíe mucho. Yo vivo en plena sierra y por eso pensé que las temperaturas de Londres (en Marzo) no iban a sorprenderme...y no lo hiceron, pero frío...hace y mucho. Es aconsejable llevar gorro y guantes desde Noviembre a ahora, por lo menos.
Para ilustrar lo que les cuento, miren estas fotos que están por orden cronológico en el intervalo de un par de horas...observen el cielo y verán lo que les digo...
1. Aquí, caminando y con el cielo raso, se estaba bien.

2. Llegando a Saint James, bajó la niebla...









3. Y voilá, gorro al canto que no vean cómo cala la humedad!!


Con respecto a la alimentación, sabía por supuesto lo del horario (ellos almuerzan mucho más ligero y a una hora más temprana que nosotros) pero me llamó la atención que muchos comen de pie (de hecho, los establecimientos de comida apenas tienen sitio para sentarse) en plena calle o en un banco y que los supermercados tienen muchísima comida precocinada frente apenas una pequeña zona de frutas y verduras (donde hasta las ensaladas vienen ya preparadas en bolsas). Imagino que la cosa cambiará en los mercados, pero en los super la comida es cara y poco natural (un pack de 4 manzanas pequeñas, 4 libras, ajusten...).
Sí que les recomiendo comer en algún pub, es curioso y el rato de descansar y charlar viene genial. Me gustó mucho la cadena Wetherspoon, con buenos precios y el típico aire de pub inglés muy agradable y ameno.

3. Las (no) compras
Aunque ya sé que algunas piensan como yo, voy a abrir un poquito de polémica aquí. Leer y ver la cantidad de compras de posts en la red me hizo pensar siempre que ciertas marcas (Sleek, Soap & Glory, 7, Aussie, Barry M...) serían asequibles en Londres. Igualmente, tenía entendido que los precios de marcas que aquí son de gama media (L'oreal, Max Factor, Bourjois, Rimmel, Maybelline...) allí pueden comprarse en Super Drugs o Boots por precios casi de risa en comparación...pues bien, NINGUNA DE LAS DOS COSAS ES CIERTA.
Estuve mirando productos de todas las marcas mencionadas anteriormente, y al cambio me salían igual, incluso si las compro en páginas webs españolas. 
  • Por ejemplo, un champú Aussie me costaba 4'70 libras (5'63 euros al cambio) y en Bodybell online lo tienen a 5'99. Treinta céntimos. 
  • Una Color Tatto (Maybelline) costaba 4'99 libras (5'97 euros al cambio) y en Primor online lo tenemos a 5'95.

Lo mismo sucedía con todo lo que puedan imaginar de las marcas que les digo.

Para que me merezca la pena, en este plan, tenía que arrasar, así que finalmente no compré nada.
Pienso que es por ciertos motivos:

  • El cambio de euros a libras es muy desventajado para los europeos por la tesitura económica.
  • Las marcas, cada vez más, se pueden adquirir por Internet en webs españolas lo que hace que ya no nos sean tan difíciles de adquirir. Si encima no sale a cuenta de precio, apaga y vámonos.

...me sentí un poco como el españolito de "No hay marcha en Nueva York" jajaja



...y esto es, resumido y condensado, lo que les puedo contar.
¿Opinan como yo? ¿Es que hace unos años sí merecía más la pena que ahora?
De todas formas, me quedó muy buen sabor de boca :)

BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM