martes, 17 de junio de 2014

A juego con mi vestido (look & outfit)

En el haul de ropa de hace unas semanas les mostré un sencillo vestido negro que me gusta muchísimo por el toque de color que le da el bordado que lleva a un lateral. Se trata de un motivo que, al llevar tanto colorido, hace muy fácil que combinemos con él nuestro maquillaje: Amarillos, azules, verdes, fucsias y naranjas dan un toque muy veraniego y ofrecen una y mil posibilidades. En mi caso, decidí arriesgarme con una combinación de ojos cobrizos y labial fucsia oscuro.
¿Quieren ver los resultados?


Ayer les enseñaba los pigmentos de Essence y hoy vengo con el tono Cop & Copper, un intenso color cobre muy vivo con pequeños destellos dorados. Un color arriesgado para los ojos, que podemos equilibrar con unos pequeños trucos.

El primero de ellos es el lugar de aplicación: poner naranja en el lagrimal o ascenderlo por la cuenca puede dar lugar a un aspecto demasiado llamativo o, lo que es peor, cansado y poco favorecedor. Siempre que uso esos tonos se me viene a la cabeza este maquillaje...
Personalmente, Scarlet no me parece el icono de belleza en que la quieren (o han conseguido) convertir. Pero preferencias aparte, creo que ese tono cobrizo tan ascendido por la cuenca fue un error bastante grande de acuerdo a sus rasgos.
Por ese motivo en estos casos, marcar el "uve" con un tono suave (en este caso la sombra 30 de Deborah que es la que ascendí en la cuenca) y dejar para el lagrimal un vainilla, creo que acaba equilibrando más el final. El vainilla que yo apliqué es mate porque quería dejar todo el protagonismo al destello metálico del naranja, pero esto ya va en gustos.
El otro truquito que siempre pongo en práctica es perfilar muy bien el ojo en un tono oscuro - en este caso el clásico negro. Esto hace que la mirada no pierda intensidad al haber usando un color tan intenso. Finalmente, apliqué máscara.


Como iba buscando el tono fucsia oscuro para los labios, utilicé como colorete el Dolce Pink de Milani: un rosa muy luminoso con destellos dorados y por eso a medio camino entre ojos y labios. Y los labios van con el Rebel de MAC, que ya saben que siempre me quejo de lo "poco morado" que me queda a mi, pero en esta ocasión me ha venido de lujo para combinar con los pendientes y el propio bordado del vestidito.

Les dejo foto porque algunos productos no los he mencionado, pero son los habituales de estos meses (salen en casi todos los looks):


Finalmente, les dejo un par de fotos del resultado al completo. Creo que el hecho de que el vestido sea negro con tonos vivos en un detalle y el maquillaje aunque colorido, no ha forzado labios ni mejillas, lo hacen una propuesta viable. Por otro lado, de nuevo gracias a su multitud de tonos en el bordado, es fácil dar con una chaquetita de punto que combine con alguno de ellos :)
 

Espero que les haya gustado.
¡BESOS!