sábado, 6 de septiembre de 2014

Especial acabados de verano

Ya saben que mensualmente suelo publicar un post con 5 productos variados de los que haya ido terminando y es una manera de profundizar en la impresión final sobre los mismos. Aprovechando que en verano he gastado muchos formatos viaje y otros de uso asiduo pero específico en esta época, os hablo de lo que he ido acabando estos meses de calor.
1.Champú Bonacure Hair Therapy Oil Miracle.
Les hablé de él hace tiempo pero me quedaba un poco guardado que decidí reservar para los viajes, ya que el formato lo permite (no como otros que tenía por casa, por ejemplo los de Tressemé que me gustan mucho pero cualquiera los mete en un neceser! Jajaja).
Como ya os conté, es un champú que deja el pelo muy suave e hidratado sin apelmazar y es por eso que me vino genial para los días de lavados continuos por la piscina. Eso sí, como me quedaba poco, enseguida tuve que reponerlo por el de Naturvital del que os hablaré en breve.


2. Crema de pies Burt Bee’s.
Os la enseñaba en el kit hace unas semanas y me ha gustado mucho, aunque claro, al ser formato prueba y utilizarlo tanto de vacaciones, me ha durado un suspiro. De todas formas, y aunque me ha gustado por su olor, su INCI y su profunda hidratación, no sé si lo compraría en talla grande: es una textura que se hace “esperar” para que se absorba. Lo veo como un producto más bien para usar antes de dormir, exclusivamente.


3. Base de maquillaje Avril
Como ya les conté en un tag, lo cierto es que para verano suelo tirar de cremas con color o BBcreams, pero este año debido a que dí con dos formatos ligerísimos de base, también he estado utilizándolas a diario. Una de ellas, de hecho, la he gastado y es esta de Avril que ven en la imagen.
Ya en su momento les dí toda la información sobre la marca - de cosmética natural a precios muy económicos - y sobre esta base en concreto...sólo me queda reiterarme: me gusta por su ligereza, por el buen aspecto que deja, porque se desmaquilla con facilidad y utilizarla a diario no me ha ensuciado en absoluto los poros.

4. Máscara de pestañas L'oreal
Ya saben que soy fan de las máscaras de esta marca porque siempre me sorprenden. Y de hecho, no les he hablado de ésta porque cuando salió - y tuvo bastante repercusión mediática en la tele, revistas, etc. - no me convencía mucho su cepillo.
Ha sido de esos productos que, cuanto más los uso...más me gustan, y al final la usaba a diario porque, ya que mi maquillaje para el día a día es muy sencillo, al menos me gusta que las pestañas estén bien definidas y con volumen.
¡Así que la he consumido por completo!

Me había echado otra al neceser, también de L'oreal pero con efecto más alargador que de volumen (ya saben que personalmente prefiero esto último) y se me ocurrió probar a usar el gupillón de la gastada con ésta...como he hecho en otras ocasiones con resultados sorprendentemente satisfactorios. Pues bien...en este caso no ocurre como en aquel post...el truco de la máscara es  su fórmula, no sólo el cepillo como ocurría con la de Eyeko.

5. Geles "de verano".

Cuando los compré ya sospechaba yo - por su cantidad - que me durarían poco...pero es que ha sido un suspiro: mis hijas se han aficionado a robarme este tipo de potingues (en unos años empezarán a caer lápices de labios también, ¡horror! jajaja). Me gustaba más el olor de la edición de este año que el de monoï, pero ambos son deliciosos. Eso sí, no perduran en absoluto, así que me quité la curiosidad y no repetiré otros años.

6. Segundas oportunidades: Base Couleurs nature y limpiadora Etat Pur.
Finalizo con dos productos que tenía sin terminar. La base, por habérseme quedado clara y la limpiadora porque en su momento - dado que prefiero desmaquillantes - no me terminó de convencer. Sin embargo, a ambos les he encontrado su puntito:
  • La espuma es de esos productos a los que, dando la benevolencia de una segunda vuelta, al final te acaban convenciendo más. No es el formato que más me guste para la limpieza, pero hace bien su trabajo, cunde mucho y es respetuosa con la piel.

  • La base - que me gustaba pero como os decía, se me había quedado un tono clara por el verano - la he utilizado para aplicar como corrector en la zona del contorno. Les recuerdo que mis necesidades en este sentido son de poca cobertura (no tengo ojeras) y algo de "frescor" (sí tengo arrugas de expresión). Dado que era justo un tono menos pero muy natural y debido a que antes de las vacaciones fui tan "buena" acabando correctores que me quedé sin ninguno, decidí darle este uso y la verdad es que ha sido una manera estupenda de acabarla y aprovecharla.

¡Y eso es todo!
Ahora toca reponer y prontito les hablaré de los sustitutos, a ver qué tal se dan.
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM