miércoles, 3 de septiembre de 2014

Skinny tan: Anticelulítico y bronceado, todo en uno (Review)

Hoy os quiero hablar de un corporal que ha sido un gran descubrimiento de este (casi) pasado verano. No os he comentado antes nada de él porque quería probar su efectividad. Se llama Skinny tan (ya veremos más adelante también qué me parece su nombre) y me ha gustado mucho por su composición, facilidad de uso y efectividad.
Pero antes de adelantar más, vamos a conocerlo en profundidad.
1. Skinny Tan: Qué es.


Skinny Tan es una marca australiana fundada por dos amas de casa que se propusieron reducir la apariencia de su celulitis utilizando productos naturales...a la vez que se autobronceaban. Su producto fue un boom en Australia y pronto fueron también lideres de venta en Reino Unido. Este año, por primera vez, se ha dado a conocer en España.
Sus indicaciones son muy sencillas, aunque unidas a su impactante nombre puede despertar nuestras sospechas sobre su fiabilidad. El producto promete:
  • Broncear gradualmente la zona en que se aplique.
  • Reducir la apariencia de la celulitis
  • Hidratar la piel.

Sinceramente, me pareció un "pelotazo" desde el primer momento la idea de unir dos productos en uno - y más de cara al verano que solemos viajar - pero me daba algo de "miedo" que no funcionase o fuese un engorro... y para nada, porque funciona y es comodísimo de usar. Pero veamos primero sus características generales porque otro aspecto que me gusta mucho de él es su composición.

2. El producto: Características generales.
Empezando por su presentación, nos encontramos un formato tipo tubo, sencillo pero muy práctico, acompañado de un pequeño guante para aplicar y masajear si se desea. Contiene 150 ml. que en mi caso han cundido muchísimo porque lo aplicaba sólo en glúteos y parte alta de los muslos, que es donde tengo celulitis - para una primera prueba - y en toda la pierna después. Aún me queda producto.
Su precio es de 19'99 y se vende online en la web de la marca, aunque les recomiendo que echen un vistazo porque tienen sets muy apañados combinando con otro tipo de productos como exfoliantes o packs masculinos incluso.
La textura del producto es una crema untuosa con olor a coco dulce - pero suave y no ese olor artificial de algunas colonias - que es de color blanco. Además del olor, me ha gustado muchísimo que no mancha ni deja "rodales" - es decir, se extiende uniformemente sin grandes dificultades - . Y yo, personalmente, me lo aplicaba directamente con las manos y luego me las lavaba y no me ha manchado nada.
Me lo daba por la noche, antes de acostarme, porque se recomienda estar unas horas sin ducharse tras su aplicación (y porque tengo costumbre de usar el anticelulítico en ese momento).
Su composición, como les decía, es como me gusta a mi: breve y con principios activos naturales donde destacan un DHA natural, derivado de las semillas de la planta Brassica Napus (los DHA químicos, presentes en muchos autobronceadores a la larga resecan la piel), guaraná, extracto de aceite de almendras dulces y de aceite de girasol.

3. Impresión personal: Porqué me gusta.
Muy sencillo: Porque funciona.

  • Broncea - de una forma muy natural y sin ser naranja ni marrón como ocurre con algunos autobronceadores que terminan dejando un tono muy extraño - .
  • Hidrata: Aquí no hay especiales explicaciones, es lógico utilizando una crema que contiene diversos aceites en su composición.
  • Reduce la celulitis: Aquí sí me voy a detener más. De nuevo con mi "suspicacia" de consumidora de anticelulíticos, pensé "claro, igual se me nota menos la celulitis porque el bronceado atenúa las marcas del cuerpo". Pero nada como pellizcar la zona o contraer el glúteo (es cuando más se marcan los característicos hoyuelos) para ver que también funciona como anticelulítico. Como todos, sin hacer grandes milagros (yo tengo algún hoyuelo desde la adolescencia que pienso que podría ya incluirlo en mi testamento) pero sí alisando y mejorando los más leves.

Y como prueba gráfica - aunque no pienso mostrar el noble lugar donde tengo la celulitis aposentada ;) - arriba tienen un trozo de mi muslo (también se ve alguna estría, una que es completita) tras una semana de aplicación del producto (en la zona alta) y nada en la baja. Se nota perfectamente el tono y como ven, es un color bonito y natural.


Solo hay una cosa que no me ha gustado del producto y no es relevante: su nombre... pero me gustaría hacer una reflexión sobre ello porque creo que sería mucho más acertado haberlo llamado "Slim tanner" que Skinny Taner. La palabra "skinny" en inglés alude a un grado de delgadez que yo asocio ya con una delgadez extrema, aunque es verdad que se ha popularizado en otro tipo de productos (como los pantalones pegados que llamamos a veces skinny jeans). Bueno, igual son cosas mías, pero al principio me chocó y no quería dejar de expresarlo.

No obstante, por todo lo que les he contado, me ha parecido un gran descubrimiento con el que repetiré sin duda el año que viene, porque de un plumazo trata dos temas que suelen preocuparnos de cara al momento biquini, ¿verdad?
Espero que les haya resultado interesante.
BESOS!!

Me gusta