jueves, 6 de noviembre de 2014

Alisado brasileño en casa: Mi experiencia


Hoy os quiero contar con todo detalle mi experiencia con el kit de alisado Kativa que adquirí en Mazuelas. Siempre me ha dado curiosidad el alisado brasileño porque, aunque mi pelo es liso, tiene muchísimo volumen y es muy grueso. Conozco mujeres que – con mis condiciones de cabello – se lo hacen y sólo un golpe de secador les deja una melena espectacularmente lisa. En ese sentido, el hecho de poder prescindir de una plancha para lucir un liso pulido durante semanas…me parecía un auténtico “pelotazo”! Si además, lo puedo conseguir a un precio más que asequible contando lo que dura, y sin salir de casa, más todavía.
Pero claro, me asaltaban las dudas: ¿Será perjudicial para el pelo?¿Me quedará a mi así de bien? ¿Seré capaz de hacerlo yo, y sin complicaciones?
Hoy os lo cuento todo, en este post J
1. El kit: características básicas e información importante.
Como no quiero dejarme nada en el tintero, os voy a ir desgranando todos los detalles y empezaré por tanto por el producto en sí. El kit de alisado Kativa se compone de 4 productos (champú pre-tratamiento, tratamiento alisador, champú post-tratamiento y acondiconador) más una brocha para aplicar el tratamiento alisador y un par de guantes. Como todos los productos de este tipo, cuenta con un folleto de instrucciones que os recomiendo leer detallada y tranquilamente antes de empezar; no obstante yo misma os lo cuento todo hoy desde mi punto de vista personal. Como os decía en la entradilla, lo conseguí en Mazuelas y su precio es de 15’37 €, que me parece baratísimo teniendo en cuenta lo que dura y lo que cuesta que te lo hagan en cualquier peluquería.
Para daros más información que considero de mucho interés (al menos yo, como usuaria me la planteaba), voy a ir planteando el contenido restante de este punto mediante preguntas y respuestas.




  • ¿Cuáles son los efectos de este alisado? ¿Cuánto dura?
Pasos 1 y 2: Champú prelavado y tratamiento alisador.
El tratamiento de alisado brasileño Kativa está indicado para conseguir una melena lisa durante diez semanas sin necesidad de usar plancha o cepillo moldeador + secador. Con secar el pelo “libremente” con el secador, es suficiente. Obviamente, los resultados van a depender de cómo sea nuestro pelo de partida (ya os he explicado como es el mío) pero personalmente, a mí me ha reducido todo el volumen y me lo ha dejado muy liso. Lo sigo notando después de varios lavados, pero aún no he llegado a las diez semanas de uso. Con respecto a cómo lo noto… pues como recién salido de la peluquería.




  • ¿Daña el pelo? ¿Da problemas de alergia? ¿Debo tener especial cuidado si llevo el pelo teñido?
Pasos 3 y 4: Champú y acondicionador para lavado final.
Me daba miedo utilizar algo que resecase o estropease mi pelo, como es lógico. En este sentido me gustó comprobar que el tratamiento no lleva formol y sí contiene arginina (aceite de argán) y keratina. A mí no me dio ningún problema de alergia pero, igual que cuando usamos un tinte, os aconsejo que lo probéis en una zona pequeña del cuero cabelludo de forma previa a su uso. En las indicaciones se advierte que si tenemos el pelo teñido, puede aclarar levemente el tono del tinte; esto me daba respeto, pero como andaba próxima a mi nueva coloración – vamos, que ya lucía alguna cana – “tiré p’adelante”. Es cierto que algo aclara, pero en mi caso ha sido poquísimo. No obstante, en las instrucciones te aconsejan que si llevas el pelo teñido hagas como yo: primero el tratamiento, y después el tinte.



 
A la izquierda, el resto del set. A la derecha, el aspecto del tratamiento en sí: muy fluído, con cantidad más que de sobra para mi melena. Tiene un olor intenso - pero no desagradable, semejante a un tinte sin amoníaco - y no mancha.

2. El proceso de alisado: Paso a paso, todos los detalles.
Podría haber incluído otra pregunta (“¿es fácil de usar?”) pero para responderla, tenemos este punto ;) Os cuento cómo hice yo en casa el proceso de alisado, siguiendo paso a paso las indicaciones del folleto incluido en el kit.
2.1.Preparando mis herramientas.
Los pasos para darnos el tratamiento son sencillísimos y se resumen en: lavado del cabello, aplicación en húmedo del tratamiento alisador, secado y planchado y vuelta a lavar, aplicando también el acondicionador. Finalmente, tras lavarlo en esta última ocasión, ya se puede secar sólo a golpe de secador y queda perfecto.
Pero para todo este proceso, usaremos como habéis visto un secador y una plancha. Os reseño brevemente los míos.
Sobre la plancha tenéis información en este post. El secador es de la marca profesional Limhair y lo compré a través de mi peluquera de confianza. Estoy contentísima con sus prestaciones y potencia, si queréis reseña, no tenéis más que pedirla.


2.2. El proceso en sí: fácil.
Con respecto a si sería capaz de “hacerlo bien” y a si tardaría mucho…también me asaltaban las dudas, para qué decir lo contrario. Pero fue todo muy sencillo; os dejo mis impresiones:
  • La cantidad de los satches (champú prelavado, postlavado y acondicionador) es adecuada para pelo largo (siempre me da cosa que me vengan cortos, habida cuenta de la cantidad de pelo que tengo y su largura).
  • El producto alisador se aplica fácilmente y no mancha, no obstante yo utilicé una toalla sobre los hombros para evitar problemas, pero no deja residuos como un tinte: si se mancha alguna superficie o la toalla, sale fácilmente. Tras aplicarlo, me lo recogí durante 15 minutos, que es el tiempo que debemos dejarlo actuar.
  • Como veis, el “trabajo activo” del producto son 15 minutos, pero contando todo el proceso desde el primer lavado al último secado, yo tardé unas 3 horas. Puede parecer mucho tiempo, pero contando el que me estoy ahorrando ahora en secarlo y que quede lucido…ya lo he amortizado en los tres lavados que llevo.
3. Los resultados: ¡Para repetir!
No puedo decir más que estoy contentísima con los resultados. Por precio y facilidad de aplicación, y porque cumple, me parece un inventazo.
   
A la izquierda, mi pelo al natural y antes del tratamiento. Liso, pero con mucho volumen (se aprecian mucho las capas, ademas). En el centro, con el tratamiento aplicado, secado y planchado antes del lavado final. A la derecha, lavado y secado sólo con secador...la diferencia con la primera imagen habla por sí sola. Se puede apreciar también el leve aclarado de mi tinte que os comentaba, en mi caso...incluso me gusta más el color porque tiene matices más rojizos.

Sí os quiero comentar un consejillo: la primera vez que lo utilicé, me limité a los productos del kit y por tanto no apliqué mascarilla ni aceite antes de secarme el pelo, tal y como suelo hacer siempre. Esto hizo que la primera vez me notase el pelo algo seco; lógico si tenemos en cuenta que siempre uso ambos productos. En la siguiente ocasión (el siguiente lavado) ya utilicé mi mascarilla y aceite postlavado habituales y quedé encantada: liso, suave y brillante.
Puedes comprar el alisado brasieño Kativa en Belletica.com
Si quieres saberlo TODO SOBRE EL ALISADO, te recomiendo esta guía.
Y otra puntualización: si dudas entre un alisado con keratina y el japonés...te recomiendo este artículo.
¿Han probado alguna vez un alisado de este tipo?
Si les gustaría hacerlo, estén atentísimas al post de mañana ;)
Espero que les haya resultado interesante!
BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM