miércoles, 28 de enero de 2015

Rêve de miel, de NUXE...no eres para tanto (Review)

Hay productos que son tan sonados, que una se genera una serie de expectativas con ellos...que son como "de obligada probatura". Algunos, incluso, no sólo tienen buenas críticas sino re-ediciones por parte de la marca, premios en revistas de belleza...incrementando así nuestras expectativas. Pero claro, cada cual es diferente y no todos los "productos fantásticos" lo son tanto, según la usuaria.
Algo así me ha pasado con este bálsamo de labios: no es un mal producto, pero no me ha parecido - en absoluto - la octava maravilla.
Hoy os cuento porqué.

1. Réve de miel, el producto...y las expectativas.
Réve de miel se presenta como un bálsamo de labios ultra-nutritivo que nutre y repara los labios agrietados. Se presenta en un formato tipo tarro en el que hay que tomar el producto con el dedo y, como su textura es muy muy densa (un poco menos que un aceite sólido), hay que calentar y trabajar sobre la piel de los labios. Después os contaré porqué éste me parece uno de sus inconvenientes.
El tarrito trae 15 gramos que pueden durar un eón porque por su textura, cunde muchísimo. Su precio ronda los ocho euros, variando algo según el lugar de compra.
Su olor y aroma es ESPECTACULAR - eso es un punto fuerte e innegable del Réve de Miel - . Huele a una mezcla de miel con cítricos deliciosa.



Como principios activos, su web destaca los siguientes:

  • Miel,
  • Aceites Vegetales
  • Manteca de Karité
  • Esencia de Pomelo.


No obstante pronto veremos que su INCI tiene más intríngulis.
Además, la propia marca lo presenta como "best seller" con informe adjunto y claro, una termina pensando el típico "algo tendrá el agua cuando la bendicen" ;)

2. Los ingredientes: primer desencanto.
Cuando lo compré (en una farmacia en que lo tenían en expositor) no puede leer los ingredientes, pero vamos que sinceramente les digo que igual lo hubiera comprado tras leerlos, de tanta curiosidad como tenía. No tiene mal INCI, pero sí un detalle que me irrita un poco:


¿Por qué incluir DIMETICONA en un producto con una base tan buena como la cera alba, la manteca de karité, el aceite de almendras dulces, la miel, el aceite de rosa mosqueta...etc.?

De verdad que no lo entiendo, para mi sobra. Tampoco es un motivo para rechazarlo (son otros), pero me chirría, la verdad.

3. El uso: porqué no lo repondría.
Llegados aquí, creo necesario que os explique claramente los motivos por los que a mi personalmente no me ha convencido.
  • De entrada os digo (u os recuerdo) que a mi personalmente no me molestan los formatos tarro ni aplicar productos con las manos. Con las manos nos maquillamos, nos extendemos la crema, comemos, curamos heridas...si las manos están limpias, no veo porqué tiene que ser un inconveniente. Ahora sí, cuando estamos hablando de una textura que es tan densa que hay que "frotar" con el dedito para coger producto, pues entonces ya rozamos la "guarrería", no por temas de higiene sino porque nos manchamos/pringamos. Esto hace que lo reserve a la noche, porque sinceramente, me parece bastante engorroso para llevar en el bolso y usarlo en cualquier momento. Para eso, tiro de stick.

  • Por otra parte, yo no he notado esa "hidratación/reparación milagrosa" en mis labios. No mejor que cualquier stick sin petrolatos. Incluso menos. Hidratar, hidrata...pero en condiciones de labios algo secos o irritados no veo yo esa reparación tan intensa tras varias noches de uso (antes la encuentro siendo constante con un stick, insisto).

Por estos motivos no es un producto que me haya encantado como para volver a él, la verdad. Para eso prefiero tirar - ha quedado claro, Gadi! - de las típicas barritas de cacao de toda la vida. "Malo" no es...pero no me entusiasma. Como veis, me ha pasado igual que con el contorno, mientras que la facial me gusta muchísimo. Ninguna marca es perfecta, está claro ;)

¿Lo habéis probado?¿Os ha ido mejor que a mi?
Ya me contaréis.

BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM