domingo, 8 de febrero de 2015

¿Pensando en "moverte"? (Post motivador para hacer ejercicio de manera regular).

Al empezar 2015 (pero bien empezadito, allá por la segunda semana jajaja) empecé a CUMPLIR DE VERDAD un propósito que me llevo haciendo desde hace años: retomar una rutina semanal de ejercicio físico.
Hoy os hablo de ella e incluyo algunos tips motivadores porque, una vez que he empezado, me siento tan bien que me pregunto porqué no lo hice antes…y sé que fue más por el tema mental que otra cosa. En otro post, compartiré con vosotras mi rutina y los recursos que tengo.
Vamos, que os cuente!
1. Los antecedentes: años “sin moverme”.
Desde la adolescencia he sido una persona con bastante afición por el ejercicio físico. No es que destacase en ningún deporte (creo que soy bastante patosa en realidad) pero sí he ido alternando periodos de actividad física “motu propio” (caminatas por la playa, cuando vivía en Cádiz, senderismo cuando me mudé a la sierra) con otros más monitorizados (baloncesto, aerobic, step, rutina de gimnasio…).
Tras tener a mi primera hija, retomé esta costumbre…pero tras tener a la segunda (que ya va para seis años) me ha resultado muy difícil todos estos años atrás. Pese a que, cuanto menos hace una “menos quiere” – o eso dice el refrán – en mi fuero interno siempre he echado de menos esa necesidad de hacer “algo” (de deporte, de ejercicio) que me hacía sentir tan bien a nivel físico y mental.
Hoy, por fin, tras un mes de mantener una rutina de ejercicios, puedo decir que HE VUELTO (como El Barrio jajaja).
Algunos sábados y todos los domingos, parte de la actividad es dar un paseo en familia.
Es divertido, nos une - más aún - y vamos creando un hábito en los más pequeños de la familia...en los cánidos, también ;)

2. Tips para motivarte: SÍ SE PUEDE.
Cuando miraba con añoranza mis años de ser una persona “activa” siempre me venían a la cabeza argumentos mil para autoconvencerme de que ya no podía sacar un rato para retomar mi antiguo ánimo. Ahora que lo he hecho, me gustaría compartir con vosotras los argumentos que sí veo que me han ayudado a dar el paso, los que me han motivado:


  • No es tanto cuestión de “tener tiempo” como de saber gestionar el que tenemos. Hay muchas actividades que (supuestamente “nos atan”) que podemos hacer en casa o con los pequeños (y de paso, les inculcamos a ellos/as el amor por practicar una actividad física moderada de forma periódica).
  • Anota tus progresos en un “diario de entrenamiento”. Si tienes objetivos (perder peso, reducir volumen o ganarlo, endurecer, ser capaz de andar “equis kilómetros”…lo que sea) anótalos al principio y ve evaluándolos de manera periódica (semanal, quincenal…). En el próximo post os enseñaré el mío.
  • Hazte una “carpeta” de recursos: En la web hay muchísimas páginas con orientaciones y en Youtube, muchos canales de los ejercicios más diversos. Algunos son muy entretenidos y se hacen divertidísimos. Os dejaré también los que más me gustan a mi. Además, hay gadgets para el móvil que sirven para medir nuestro entrenamiento (distancia, calorías, rendimiento…) y son también una herramienta para motivarnos y sentirnos bien. También os hablaré en el siguiente post sobre la app que uso yo.
  • Diversifica: No se trata de hacer todos los días lo mismo, sino de hacer lo que más se adapte a tus necesidades, tu tiempo y tus recursos. En la variedad está el gusto. Veréis también que mi rutina es bastante variada y flexible en cuestión a cómo me vengan los días.
  • Empieza despacio…y sé paciente (my friend). No se trata de pretender pasar de cero a cien en días porque si tienes la suerte de no lesionarte…sufrirás unas agujetas de órdago. Piensa que muchos de tus músculos “has olvidado que estaban ahí” y el despertar puede ser duro si no te lo tomas con calma.
  • Concéntrate en TU CUERPO. Cuando más beneficios he sacado de la actividad física ha sido cuando he sido capaz de desarrollar CONCIENCIA  de la zona que estaba trabajando. Algunas zonas son fáciles de “percibir” (los glúteos, por ejemplo me resultan muy sencillos a mi) pero otras parecen “haber perdido conexión con el cerebro” (la cara interna de los muslos…me pasa con ella por favor? Jajajaj).
  • Si puedes, ¡con compañía! Siempre es mil veces más  motivador, divertido…y sano mentalmente. Cuando salgo a caminar con Manolo o en familia, siempre pasamos un rato magnífico.
  • Aprovecha todo esto, “vente arriba” y ve sumando nuevas costumbres a tus cuidados: aprovecha para cenar ensalada un par de veces por semana, para ser constante con el anticelulítico…). Cada vez te sentirás mejor a nivel mental…pero también a nivel físico.
Momento "qué bien me siento".
Al sol, y con mi perrita tras un buen paseo.

No quiero eternizarme con el post, así que he pensado dejar éste en plan “motivación” y seguir en el próximo fin de semana hablándoos de mis recursos y entrenamiento.

Si has leído esto y estás pensando en volver o empezar a practicar actividad física de manera regular…recuerda que PUEDES y que te vas a sentir muy bien contigo misma en pocos días.
Si ya lo haces, ¿por qué no nos cuentas qué te decidió a hacerlo?
BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM